La peor época de Jorge Lorenzo

Pilar · 15 noviembre, 2018
Ni Jorge Lorenzo ni nadie podían esperar el naugfragio que iba a suponer su llegada a Ducati, el mallorquín ha puesto punto y final a su pesadilla tras anunciar su fichaje por Honda para la temporada 2019, pero tardará en olvidar las atípicas dos temporadas que corrió para el equipo italiano

Jorge Lorenzo es uno de los pilotos más laureados de la historia del motociclismo español. Cuenta con dos títulos mundiales en la categoría de 250cc y tres en la categoría de MotoGP como piloto de Yamaha. Su carrera plagada de éxitos se ha visto truncada tras fichar por Ducati. Lo que parecía una relación idílica que llevaría a piloto y equipo a lo más alto ha resultado ser una gran decepción definitiva, tras su fichaje por Honda.

Decepción en Ducati

Tras nueve temporadas como piloto de Yamaha, con los que había logrado tres campeonatos del mundo y tres subcampeonatos, Lorenzo pone fin a la relación con la marca nipona y ficha en 2016 por Ducati. Esta decisión es tomada como consecuencia de la mala relación con Valentino Rossi y el poder que este tiene en Yamaha y por los buenos resultados que Ducati tuvo durante la temporada 2016.

Jorge lorenzo con Yamaha.
Tras su salida de Yamaha, Jorge Lorenzo no ha podido sonreír tan a menudo, a pesar de quitarse el problema de Rossi.

Desde el principio de la temporada se ve que las cosas no pintan bien. Lorenzo empieza con una discreta 11º posición a la que le sigue un abandono y una 9º posición. A pesar de que en el Gran Premio de España logra subir al tercer escalón del podio los resultados no son ni mucho menos los esperados.

La actuación de Lorenzo a lo largo de la temporada ha sorprendido y decepcionado a partes iguales. Hasta la pasada temporada su peor resultado en MotoGP era una 4º posición en el mundial que logró en su primer año como novato. En cambio, esta temporada se ha tenido que conformar con quedar en 7º.

Al parecer todos los problemas tienen el mismo origen: la mala adaptación de Jorge Lorenzo a la Ducati. La forma de pilotar del mallorquín no es la idónea para llevar esta moto, que poco se parece a la Yamaha. Para facilitar la adaptación a Jorge de Lorenzo, Ducati se planteó fabricar un chasis diferente para cada piloto, pero finalmente descartó la idea.

Jorge Lorenzo con Ducati.

Derrotado por su compañero de equipo

Como se suele decir en el mundo del motor, tu máximo rival es tu compañero de equipo. El piloto que obtenga mejores resultados que su compañero demuestra que sabe exprimir mejor el potencial de la moto y que es más competitivo. Para ningún piloto es agradable que un compañero con la misma moto consiga más puntos al final de la temporada.

Este ha sido el caso de Jorge Lorenzo. El piloto mallorquín ha visto como Andrea Dovizioso le superó durante toda la temporada y en todos los aspectos. Mientras Lorenzo luchaba por entrar en los puntos o subir al podio, Dovizioso tuvo opciones de ser campeón del mundo hasta la última carrera del mundial. Unos resultados excelentes teniendo en cuenta la superioridad de Honda y de Marc Márquez.

El piloto de MotoGP, Andrea Dovizioso.

A continuación, realizamos una comparación entre el rendimiento de Lorenzo y Dovizioso a lo largo de la temporada 2017. Como puede apreciarse, el piloto italiano lejos de amedrentarse con la llegada de Lorenzo a Ducati, ha sacado lo mejor de sí demostrando que es el piloto principal del equipo.

Jorge Lorenzo Andrea Dovizioso
Puntos 137 183
Podios 3 5
Victorias 0 4
Poles 0 0
Vueltas rápidas 0 0
Posición en el mundial

No mucho mejor en 2018

Tras la mala actuación del 2017, la temporada posterior no ha supuesto un gran cambio para el piloto español. Pese a ello, sí que ha conseguido volver a ganar carreras, con 3 victorias a falta de disputar el Gran Premio de Valencia. Jorge Lorenzo marcha décimo en el campeonato, lo que sí supone un resultado peor al séptimo cosechado el año pasado.

Jorge Lorenzo Andrea Dovizioso
Puntos 13o 220
Podios 4 8
Victorias 3 3
Poles 4 2
Vueltas rápidas 2 4
Posición en el mundial 10º

Parece que no acaba de sentirse a gusto con la Ducati y la factura está saliendo cara para ambos, equipo y piloto. Nadie duda de que es cuestión de tiempo que vuelva a pelear por el título, pero parece que este no es un futuro tan cercano. Honda le espera y es posible que la situación cambie drásticamente, habrá que estar muy atentos.