Las locas celebraciones de Valentino Rossi

Valentino Rossi es para bien y para mal, único, su talento natural para la competición solo es igualable por su más que curioso sentido del humor

Valentino Rossi es un piloto que no deja indiferente a nadie. Es por ello que a lo largo de su larga trayectoria se ha ganado enemigos y fans a partes iguales. Es un piloto que está siempre fuera de la norma y se sale de lo convencional, y como no, las celebraciones de sus victorias tenían que ser también así. Repasamos las locas celebraciones de Valentino Rossi.

A pesar de que en las últimas temporadas sus celebraciones han sido más convencionales, el piloto italiano tiene un largo de historial de momentos estrambóticos encima del podio.

Mugello 1997, celebración con una muñeca hinchable

Para Valentino Rossi, como para todo piloto italiano, el Gran Premio de Mugello es algo especial. Es por ello que el por entonces jovencísimo piloto, decidió celebrar su victoria haciendo una performance que daría mucho que hablar.

A lo largo de esa temporada y de las siguientes, Rossi mantuvo una fuerte rivalidad con el piloto Max Biaggi, y su mala relación llega hasta hoy en día. En los días previos a la carrera se rumoreaba que Biaggi estaba comenzando una relación sentimental con la modelo Naomi Campbell.

El italiano asegura diversión y espectáculo de igual forma en la pista como fuera de ella.

Para no quedarse atrás, o simplemente para reírse de Biaggi, Rossi dio la vuelta de honor al circuito de Mugello con una muñeca hinchable como copiloto. En la camiseta de la muñeca se podía leer el nombre de la top model internacional Claudia Schiffer. 

La imagen dio la vuelta al mundo y copó las portadas de todos los periódicos deportivos. Para algunos fue una de las mejores celebraciones de Rossi y para otros una broma de mal gusto. Lo que está claro es que fue una de las más locas celebraciones de Valentino.

Cataluña 1998, la pollería Osvaldo

La pollería Osvaldo es el mejor ejemplo de que las bromas se pueden ir de la manos. Todo empezó en el Gran Premio de Cataluña de 1998, donde Rossi se hizó con la victoria. El italiano lo celebró montando de copiloto a un pollo y poniéndose una camiseta en la que se podía leer “Pollería Osvaldo”.

Junto a su club de fans, había ideado una empresa ficticia que les patrocinaba, y en realidad la pollería Osvaldo tan solo era otra broma más de Rossi. Cuando se bajó de la moto explicó a los periodistas que Osvaldo era el dueño de una pollería y que le había ayudado mucho moralmente a lo largo de su trayectoria deportiva.

La broma se había ido demasiado lejos: los periodistas querían conocer al tal Osvaldo, y lejos de reconocer que todo era una broma, Rossi llevó a los periodistas a conocerlo a una granja.

Un amigo suyo disfrazado fingió ser el empresario avícola y…en fin, podéis ver aquí el vídeo completo. Años más tarde la pollería Osvaldo volvió a las pistas, ya que Rossi volvió a empapelar su moto con esta publicidad durante una pretemporada en la que no tenía patrocinadores.

Jerez 1999, celebración en el baño

Otra de las celebraciones de Valentino Rossi tuvo lugar en un baño, concretamente en uno portátil instalado en el circuito de Jerez. La carrera de 250cc había sido una lucha encarnizada entre Rossi, Ukawa y Capirossi, e ‘il Dottore’ había acabado ganando.

Cuando cruzó la línea de meta aparcó la moto en una de las protecciones y empezó a correr. Parecía que se disponía a acercarse a una grada cuando de repente se acerca a un baño portatil y se encierra en el. En este vídeo puedes ver como el periodista que lo narra queda anonadado mientras retransmite como puede esta secuencia.

Le Mans 2008, la celebración más emotiva con Ángel Nieto

Te caiga bien o mal, nadie puede dudar de que Valentino Rossi es un genio peculiar.

En el Gran Premio de Le Mans de 2008, Valentino Rossi se hizo con la victoria, con la que igualó a la leyenda de Ángel Nieto. Para celebrar que había alcanzado a uno de los mejores pilotos de la historia del motociclimo, Rossi hizo que Nieto subiera a la moto.

Ambos dieron la vuelta de honor, Ángel Nieto como piloto y Rossi detrás sujetando una bandera en la que se podía leer 90+90 en referencia a las victorias de cada uno. Sin duda alguna es una de las celebraciones más emotivas y que siempre se recordarán. Ambos pilotos eran muy amigos y lejos de rivalidades, los dos decidieron festejar por todo lo alto la victoria del italiano.

Te puede gustar