Los accidentes más surrealistas de la Fórmula 1

Pilar · 4 noviembre, 2018
La historia de la Fórmula Uno guarda para el recuerdo momentos épicos con grandes victorias y adelantamientos, pero también tiene en su haber una buena colección de accidentes y algunos muy difíciles de comprender

Casi siete décadas de Fórmula 1 dan para mucho. A lo largo de estos 68 años ha habido accidentes que nos han encogido el corazón y que desgraciadamente se han llevado por delante la vida de algún piloto. Hoy dejamos de lado las tristezas y rememoramos los accidentes más surrealistas de la Fórmula 1 en los que afortunadamente todo quedó en un susto y no hubo que lamentar daños personales. A continuación, accidentes más propios de una película de ciencia ficción que de la vida real.

El choque deliberado de Nelson Piquet Jr

La historia del choque de Nelson Piquet en el Gran Premio de Singapur podría ser el argumento de una película. Lo que empezó como un simple accidente acabó siendo todo un escándalo deportivo a nivel mundial. Todo empezó en el Gran Premio de Singapur de 2008, cuando Nelson Piquet impactó contra las protecciones provocando la salida del coche de seguridad.

Más tarde se demostró que el accidente no había sido un error del piloto sino que horas antes de la carrera la cúpula de Renault lo había obligado a provocar un accidente. De este modo Alonso, que salía desde el fondo de la parrilla, acabó ganando la carrera.

Los españoles más importantes en la Fórmula 1

Finalmente la FIA decidió no sancionar al piloto español, porque no se pudo demostrar que tuviera conocimiento del plan. El que sí fue sancionado fue Flavio Briatore, sobre el que recayó una expulsión de por vida de la Fórmula 1

Taki Inoue, atropellado dos veces por el coche de seguridad

Este es sin duda alguna uno de los accidentes más surrealistas de la Fórmula 1. Si es complicado que el coche de seguridad atropelle a un piloto, lo es todavía más que lo haga dos veces en dos carreras diferentes. Taki Inoue sigue siendo recordado por estos sucesos, además de estar considerado el peor piloto de la historia de la Fórmula 1.

Taki Inoue.

El primer accidente tuvo lugar en esa misma temporada. Fue durante la sesión de clasificación del Gran Premio de Mónaco. Inoue rompió los frenos de su monoplaza e inexplicablemente la grúa en vez de retirarlo del trazado lo devolvió al asfalto. El coche de seguridad pasaba por el lugar del accidente cuando impactó con Taki Inoue que todavía se encontraba en pista.

El segundo atropello tuvo lugar en el Gran Premio de Hungría de 1995. Taki Inoue había sufrido un percance en su monoplaza por lo que estaba parado en medio de la pista.

El piloto se encontraba al lado del monoplaza intentando sofocar el fuego con la ayuda de un extintor al mismo tiempo que el coche médico se acercaba para socorrer al piloto. Inoue estaba ocupado cogiendo el extintor para volver rápidamente al monoplaza que no vio que el coche médico se acercaba. El conductor del coche no pudo esquivarlo y lo atropelló. Como una imagen vale más que mil palabras, aquí te dejamos el vídeo, que no tiene desperdicio. 

Alberto Ascari acaba en el mar

Afortunadamente un accidente como este sería impensable hoy en día, ya que la Fórmula 1 es mucho más segura que en los años 50 y muchos de los peligros de esa época actualmente son inexistentes. El surrealista accidente de Alberto Ascari tuvo lugar en el año 1955 en el circuito de Mónaco. El piloto italiano se disponía a trazar la chicane del puerto cuando acabó en el mar. Milagrosamente Ascari pudo ser rescatado del mar y todo se quedó en un susto.

Alberto Ascari.

Paradojas de la vida, tras haber salvado la vida de un accidente que lo tenía todo para ser mortal, Ascari falleció unos días después realizando unos test en el circuito de Monza. Eran unos entrenamientos informales, en los que acudió con unos amigos y no llevaba ni el caso ni ningún tipo de protección, así que el accidente resultó mortal.