Los peores Fórmula 1 de la historia

Pilar · 2 noviembre, 2018
Damos un repaso a la historia de la Fórmula 1 para centrarnos en la parte más sórdida de este competitivo mundo del motor, aquellos monoplazas que fueron incapaces de alcanzar el nivel propio de la categoría

Después de 68 temporadas son muchos los Fórmula 1 que han pasado a la historia. Algunos de ellos han llegado a marcar una época y están en la memoria de los aficionado de este deporte. Pero hoy nuestra intención no es hablar de los mejores monoplazas de la Fórmula 1. Hoy nos proponemos todo lo contrario, vamos a recopilar los que han sido los peores Fórmula 1 de la historia.

Cientos de ingenieros trabajan duro y aportan sus conocimientos para fabricar un coche competitivo cada año. Al igual que los pilotos, como humanos que son también cometen errores y en ocasiones sus diseños no rinden como se esperaba.

Estos son los peores Fórmula 1 de la historia

March 2-4-0

Lo primero que llama la atención de este monoplaza son sus cuatro ruedas traseras. March fue uno de los equipos que arriesgó en la mitad de la década de los setenta con este tipo de diseño.

March 2 4 0.

El March 2-4-0 se basó en el P34 que tenía cuatro ruedas delanteras. Los ingenieros de March pensaban que trasladando las cuatro ruedas a la parte de atrás se mejoraría la aerodinámica y el agarre. Nada salió como se esperaba y la temporada supuso un auténtico fracaso. La única solución para ser competitivos fue volver a la siguiente temporada con las cuatro ruedas clásicas. 

Maki F101

El Maki compitió en la temporada 1974, o mejor dicho intentó competir porque nunca se llegó a clasificar para la salida. Fue pilotado por Tony Trimmer, Hiroshi Fushida y Howden Ganley.

Además de ser uno de los mayores fracasos de la Fórmula 1 también podría ostentar el título al monoplaza más feo, tal y como podemos ver en nuestra portada. No sabemos si lo ganaría pero seguro que estaría entre los finalistas.

Lejos de rendirse, este monoplaza tuvo una evolución y volvió a competir al año siguiente. Nos cuesta decidir si seguía igual o incluso fue empeorado. Basta con decir que llegó a explotar en el GP de los Países Bajos justo después de clasificarse para carrera.

Mclaren MP4-30

El más reciente de los fracasos de la Fórmula 1. Desde que McLaren y Honda anunciaron su alianza a partir del año 2015 las expectativas alrededor del monoplaza que iban a crear eran muy altas.

El McLaren MP4-30 es uno de los peores Fórmula Uno de la historia.

Además, Fernando Alonso salía de Ferrari tras unos años en los que los resultados no llegaban y aterrizaba en esta escudería. Parecía que la combinación Alonso- McLaren Honda iba a ser imbatible.

En cambio, desde la pretemporada se pudo ver que este monoplaza no era lo esperado. Roturas de motor, pérdidas de potencia, poca fiabilidad… todas las averías posibles sucedieron.

Con el paso de la temporada el McLaren evolucionó pudiendo clasificarse para tomar la salida y siendo cada vez doblado un menor número de veces en carrera.

Andrea Moda S921

Este Fórmula 1 diseñado por Simtek para el equipo Andrea Moda compitió en la temporada de 1992. Fue pilotado por  el brasileño Roberto Moreno y el inglés Perry McCarthy. 

El  monoplaza fue un auténtico desastre a todos los niveles. Una prueba de ello es que su mejor resultado fue rodar en decimonovena posición en el GP de Mónaco. Al igual que el resto de carreras, también acabó abandonando.

Por si fuera poco, además de los pésimos resultados, ya que que lo normal era que ni siquiera se clasificara para carrera los problemas no acabaron allí, el dueño del equipo, Andrea Sassetti fue arrestado por problemas financieros.

Life L190

A pesar de que lo dejamos para el final, es probablemente el peor de todos. El Life L190 compitió en la temporada de 1990 y fue pilotado por Braham y Giacomelli. Aunque quizá la palabra competir se quede demasiado grande para este monoplaza porque nunca llegó a tomar la salida.

Life 190.

Su velocidad punta era 65 kmh más baja que la del resto de competidores y tenía la mitad de caballos. Nunca llegó a rodar más de dos vueltas seguidas sin sufrir una avería. A mitad de temporada Ernesto Vita, jefe del equipo se retiró del mundial asumiendo el fracaso.

Viendo los resultados que cosecharon esto monoplazas en la categoría, parece bastante obvio que estuvieron lejos de lo que se puede esperar de un bólido de estas características, por lo que merecer el poco honorable título de ser los peores Fórmula 1 de la historia.