Ballet clásico, ¿arte o deporte?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Abel Verdejo el 4 marzo, 2019
Oriana Noguera · 1 marzo, 2019
Hay disciplinas y actividades que, pese a no ser consideradas un deporte en sí mismas, someten al cuerpo a grandes esfuerzos. ¿Es el ballet una de ellas?

Los bailarines de ballet clásico tienen la capacidad de transmitir emociones y contar una historia a través de los movimientos. Asimismo, pueden saltar tan alto como un jugador de fútbol americano y tener la misma resistencia que un atleta. ¿Se los puede considerar ‘deportistas’ entonces?

El ballet clásico es una disciplina artística que requiere condiciones físicas que desafían la anatomía humana. Por ello, lo más recomendable es empezar los estudios de danza desde una edad muy temprana.

Ahora bien, ¿el ballet clásico puede ser visto como un deporte, o simplemente debe apegarse a fines artísticos? ¡Sigue leyendo y descúbrelo en este artículo!

¿Qué es el arte y qué es el deporte?

Según Aristóteles, el arte es aquella producción humana realizada de manera consciente. Es fruto, por tanto, de su conocimiento. Por otro lado, el Diccionario de la Lengua Española define el arte como la ‘actividad humana que tiene como fin la creación de obras culturales’.

De esta forma, el arte es cualquier tipo de transmisión de ideas, sentimientos, pensamientos, entre otros aspectos provenientes del ser humano.

Por su parte, el deporte es cualquier actividad o ejercicio físico sujeto a normas específicas. Asimismo, involucra competición, trabajo en equipo, habilidad y destreza física. Los deportes más populares son la natación, el baloncesto, el tenis, el béisbol y el voleibol, entre otros.

¿Los bailarines son deportistas?

Muchas personas consideran el ballet y el deporte como áreas totalmente distintas. Sin embargo, existen muchas similitudes a nivel físico entre el deporte y el ballet clásico.

Por ejemplo, en ambas disciplinas el individuo debe desarrollar una condición física adecuada para lo que hace, como fuerza, resistencia y control del cuerpo, por nombrar algunas.

El ballet clásico es una gran actividad para la infancia.

A pesar de que no veas a un bailarín de ballet dentro de un campo de fútbol o levantando pesas, sin duda hay muchos factores que hacen del bailarín un atleta:

  • Capacidad aeróbica: Los bailarines desarrollan grandes capacidades cardiovasculares para poder llevar a cabo los pasos de danza y, a su vez, controlar su respiración para no lucir cansados.
  • Fuerza muscular: En los hombres, la fuerza es estrictamente necesaria para ejecutar distintos pasos y cargadas. Al mismo tiempo, las mujeres deben trabajar esta cualidad en las piernas, el abdomen y las caderas para utilizar las zapatillas de punta.
  • Resistencia muscular: Los bailarines de ballet pueden hacer un salto vertical mucho más alto que la población normal. También pueden adaptarse fácilmente a largos períodos de exigencia muscular.
  • Flexibilidad: Las extremidades de los bailarines son realmente fuertes, pero también tienen una flexibilidad que desafía las extensiones naturales del cuerpo.
  • Agilidad: Gran parte de los pasos de baile y las coreografías ayudan a desarrollar agilidad y rapidez para hacer los movimientos.

Ballet clásico: ¿deporte o arte?

Con base en todo lo anterior, el ballet clásico puede ser visto desde una perspectiva deportiva. Los fundamentos están relacionados al entrenamiento al que es sometido el cuerpo, las habilidades físicas y mentales que adquieren y otras cuestiones, como las lesiones o el desgaste muscular.

A pesar de todo esto, el ballet clásico no es reconocido por ser un deporte, sino un arte. El motivo es que incluye varios elementos que no forman parte del mundo deportivo, te los mostramos a continuación:

  • Teatro: El ballet clásico plasma la narrativa de una historia a través de la danza. Por lo tanto, a pesar de no usar palabras, se utilizan técnicas teatrales para transmitir las emociones. No solamente a nivel de expresiones faciales y corporales de los bailarines, sino también de la obra en sí. Es decir, la obra posee una secuencia y un orden específico para que el público pueda interpretarla de manera adecuada.
El ballet clásico puede considerarse como una alternativa para hacer deporte.

  • Música: Los bailarines de ballet deben desarrollar oído musical para lograr coordinar los pasos de danza al ritmo de la música. Así, deben adaptarse a los tiempos musicales del allegro, adagio, vals, mazurka, entre otros.

Un arte que desafía el cuerpo

El ballet clásico puede considerarse como una alternativa para hacer deporte, ya que cuenta como una actividad física exigente. Incluso muchas personas lo practican de forma aficionada para mantenerse en forma.

Esta arista deportiva consiste en mantenerse al borde de las líneas, de seguir las reglas y avanzar a nivel físico y de competición. En cambio, el arte intenta ir más allá de todo esto: muestra el lado humano y busca que las personas puedan sentir algo a través de él.

Por consiguiente, el ballet clásico es un arte puro que utiliza el cuerpo humano y desarrolla sus habilidades físicas para transmitir sentimientos, darle vida a la música, poesía, obras teatrales. Y lo que es más importante, busca evocar sensaciones en quienes lo observan.

  • Slavin. R. Debate: Is ballet an art form or a sport? Royal Opera House. https://www.roh.org.uk/news/debate-is-ballet-an-art-form-or-a-sport
  • Diccionario prehispánico de dudas. Arte. Real Academia Española. http://lema.rae.es/dpd/srv/search?key=arte