Cómo se juega al críquet

Este artículo fue redactado y avalado por Yamila Papa Pintor
· 8 junio, 2019
El críquet es un deporte nacido en Inglaterra y que en la actualidad se juega en algunos países más, como en India o Sudáfrica. Algunas de sus reglas han sido tomadas del béisbol.

El cricket o críquet es un deporte en el que se usan dos elementos: un bate y una pelota. Podríamos decir que es el par inglés del béisbol, aunque se trata de disciplinas diferentes. En este artículo te contaremos sobre esta disciplina y cómo practicarla.

Historia del críquet

No se sabe muy bien cuáles son los orígenes del críquet, aunque se cree que fue inventado por un grupo de niños durante la Edad Media en las localidades británicas de Sussex y Kent. Otra teoría afirma que el Príncipe Edward de Nawenden lo practicaba para el año 1300.

También se le atribuye a este deporte cierta influencia flamenca debido a un poema de 1533 escrito por el dramaturgo John Skelton. Él indicaba que ‘los flamencos son los reyes de los crekettes, palos curvados usados para golpear una bola’.

Lo que sí podemos afirmar es que el críquet es un deporte inglés con todas las letras. A partir del siglo XIX, se fijaron las reglas y en 1975 se disputó la primera Copa del Mundo.

Además de jugarse popularmente en Inglaterra, es practicado en los países de la Mancomunidad Británica de Naciones —entre ellos Canadá, Australia y Jamaica— y en el subcontinente indio es un deporte de masas.

Conceptos básicos del críquet

El críquet enfrenta a dos equipos de 11 jugadores cada uno en un campo de hierba elíptico de dimensiones similares al de fútbol. En el centro se localiza el pitch, un terreno rectangular sin césped.

El objetivo del juego es anotar carreras. Los bateadores juegan en parejas, uno a cada extremo del pitch. Al igual que sucede con el béisbol y el sótfbol, la idea es batear la pelota lo más lejos posible para que los jugadores de campo puedan anotar una carrera.

De los deportes inventados en Inglaterra, el críquet es uno de los menos globalizados.

Un partido puede consistir en una o dos entradas por equipo. En el último caso, se disputa en varios días (de tres a cinco, según si es un partido nacional o internacional). En cada jornada se juegan seis horas —tres sesiones de dos horas cada una— y hay dos descansos: uno para la comida y otro para el té.

Los dos elementos más importantes del críquet son el bate y la pelota. El primero debe ser de madera (el mango es una combinación de caña y madera) con una longitud máxima de 965 mm, una anchura no superior a los 108 mm y un peso de entre 1,1 kg y 1,4 kg.

En cuanto a la pelota, es similar a la que se usa para jugar al tenis: núcleo de corcho y cobertura de capas de cuerda. Al ser cosida a mano, presenta una imperfección que no le permite ser completamente circular.

Existen diferentes tipos de boleo y, en algunos casos, los lanzamientos alcanzan los 150 km/hora. Todo depende de la capacidad del lanzador, del uso de la pelota y de las condiciones climáticas, ya que se juega al aire libre.

Cómo jugar al críquet

Si te interesa jugar al críquet, es necesario que cumplas con ciertas condiciones o requerimientos básicos. Entre ellos, se destacan:

1. Indumentaria y equipo

Para practicar este deporte de forma adecuada, precisas como mínimo seis tocones (piezas de madera para crear el portillo o wicket), cuatro travesaños o bails, dos bates y una pelota.

En algunos casos, los guardametas llevan accesorios de seguridad. Los demás jugadores visten pantalones largos, camisas de mangas largas o cortas y zapatos con o sin base de clavos. Los uniformes son blancos en su totalidad (o con algunos detalles en otro color).

2. Campo de juego

El campo de críquet es grande, de forma ovalada y al aire libre. Cuenta con una línea divisoria en el borde exterior y en el centro, el pitch. La cancha mide 10 metros de largo por 3 metros de ancho. Se marcan las líneas de ataque o bateo, las de retorno, las de lanzamiento y las exteriores.

Entre los deportes no olímpicos, el criquet es uno de los más antiguos.

3. Reglas de juego

El objetivo del críquet es anotar más puntos (carreras) que el otro equipo. Cuando un equipo tiene el bate, se lo denomina ‘bateador’; el otro es el defensor. Los bateadores golpean la pelota lanzada por los defensores y cambian de posición en cada out.

4. Los portillos y los out

Se trata de una parte central del juego, ya que una de las maneras de eliminar a un bateador es golpeando los palos. Otras formas de lograr el out es cuando un lanzador golpea el portillo y lo rompe o cuando los no bateadores rompen el portillo antes de volver a la línea.

Existen muchas reglas de críquet, por lo cual la mejor manera de aprenderlas es empezar a jugar. Ten en cuenta que se trata de un deporte con mucha tradición y rutinas bien marcadas. Por ejemplo, se juega en verano entre las 13 y las 18 horas, con los cortes para almorzar y tomar el té, al mejor estilo británico.

  • Naipaul, V. S. (1974). Cricket. Journal of Ethnic and Migration Studies. https://doi.org/10.1080/1369183X.1974.9975265