El culturismo no es solo levantar discos y barras pesadas

Este artículo fue redactado y avalado por Yamila Papa Pintor
· 18 diciembre, 2018
Para muchos, el culturismo consiste en pasarse cada día levantando pesas y yendo a certámenes de belleza. Sin embargo, para otros es un estilo de vida, una pasión y un culto a la forma perfecta del cuerpo.

Cuando pensamos en alguien que practica el culturismo, creemos que solo se trata de una persona que pasa su vida levantando discos y barras pesadas. Sin embargo, esta disciplina es mucho más que eso, se trata de un arte y de una expresión de la belleza humana. Te contamos más en el siguiente artículo.

¿Qué es el culturismo?

Antes que nada, debemos hablar un poco de lo que se conoce como culturismo o fisicoculturismo. Se trata de una disciplina en la cual se combinan el entrenamiento con pesas y la percepción del cuerpo humano como algo bello y armonioso.

El objetivo de los culturistas no es solamente tener fuerza, sino generar una distrofia muscular que los permita ver “bellos” como un Adonis. Se trata de un personaje mitológico griego, caracterizado por la juventud, fortaleza y belleza de su cuerpo.

Esta actividad se puede realizar en los gimnasios y no es igual que la halterofilia —levantamiento de pesas—. En esta última, los atletas son musculosos, pero no tan marcados.

La historia del culturismo comienza hace miles de años, aunque en ese entonces no se llamaba como lo conocemos hoy en día. Para hablar de sus orígenes, debemos remontarnos a la Antigua Grecia, donde los hombres rendían culto al cuerpo humano y varios de ellos entrenaban para parecerse a un Dios en la Tierra. Los primeros culturistas fueron Hércules, Laocoonte y los guerreros.

Ahora bien, acerquémonos un poco en el tiempo para hablar de los culturistas modernos. Francia fue donde se dio origen a esta disciplina en el siglo XVIII; en principio, fue pensada no como un deporte, sino como una actividad con finalidades estéticas.

El padre del culturismo moderno fue Eugen Sandow, un prusiano que realizó las primeras exhibiciones para mostrar sus músculos bien marcados. Él decía que seguía el “ideal griego” y que su anatomía cumplía con las proporciones perfectas.

Sandow también fue el encargado de organizar el primer concurso de culturismo, en 1901, y de sentar las bases para las “poses” que muestran al jurado el desarrollo muscular en todo el cuerpo.

Todo sobre el culturismo femenino.

El culturismo es un estilo de vida

Mucho ha cambiado la imagen de ese Adonis que pregonaba Sandow con los cuerpos de los culturistas que hoy vemos en los certámenes. Todo eso se debe a que entre los años 40 y 70 —conocida como “la edad de oro del culturismo”— muchos atletas, como Arnold Schwarzenegger, le dieron un giro más comercial.

A partir de ese momento, ser Mr Olympia se convirtió en una obsesión para cientos de hombres. En los años 90, más allá de la simetría, la proporción o la definición, comenzó a importar más el volumen de los brazos o los pectorales.

Sin embargo, para aquellos que practican el culturismo, se trata de un estilo de vida basado en el ejercicio físico y la buena alimentación.

Críticas hacia el culturismo y los riesgos que implica

No podemos dejar de lado los aspectos negativos de este deporte, como pueden ser la ingesta de ciertas sustancias prohibidas u hormonas que generan problemas de salud y sexuales. También se han de considerar los trastornos psicológicos derivados de la obsesión por el cuerpo, entre ellos la vigorexia.

Además, debemos mencionar a las mujeres que practican culturismo, quienes aún reciben rechazo social en muchos países. Muchas personas sostienen que ellas dejan de lado su feminidad y que atrofian sus músculos para parecer hombres.

No obstante, puede ser considerado como una variación de los certámenes de belleza más conocidos, en los que lo que se busca es premiar a la más bonita de las concursantes.

Suplementos para ganar músculo.

Para muchos, el culturismo es un arte… para otros, un deporte muy completo. Por supuesto, también están los que afirman que se trata de una disciplina para narcisistas.

Lo cierto es que si hay algo que debemos admirar de los culturistas es la constancia, el compromiso y el esfuerzo que tienen para entrenar, marcar sus músculos y seguir una dieta repleta de proteínas.

Justamente por eso y por su principios, el culturismo es mucho más que levantar cargas cada vez más pesadas o ir a certámenes para posar de diferentes maneras; es una manera de buscar la excelencia, de querer superarse día a día y de dar todo para lograr un objetivo.

Más allá de estar de acuerdo con los cambios que produce en el cuerpo o de si es bello o no un culturista (hombre o mujer), no podemos negar que aquellos que lo practican se sacrifican por lo que quieren y no descansan hasta lograrlo.

  • Arbinaga Ibarzábal, F. (2008). CONSUMO DE ESTEROIDES ANDROGÉNICOS ANABOLIZANTES EN EL FISICOCULTURISMO: RELACIONES CON VARIABLES DEL ENTRENAMIENTO Y LA IMAGEN CORPORAL. REVISTA DE IBEROAMERICANA DE PSICOLOGÍA DEL EJERCICIO Y EL DEPORTE3(1), 47–60. Retrieved from https://repositorio.ulpgc.es:8443/bitstream/10553/7785/1/0537108_20081_0003.pdf
  • Arbinaga Ibarz�bal, F., & Caracuel Tub�o, J. C. (2006). Perfil socio-deportivo de f�sicoculturistas competidores versus no competidores. A Social-Sports Profile of Competitive vs Non Competitive Bodybuilders.
  • Ibarzábal, F. A. (2013). Fisicoculturismo: Diferencias de sexo en el estado de ánimo y la ansiedad precompetitive. Revista de Psicologia Del Deporte22(2), 353–360.
  • Montoya Arroyo, J. ., & Araya Vargas, G. (2003). Identificación y comparación de síntomas de Dismorfia Muscular entre sujetos que practican fisicoculturismo y otros que realizan entrenamiento con pesas. Revista de Ciencias Del Ejercicio y La Salud.