Fernando Alonso y Flavio Briatore, dúo invencible

Pilar · 3 febrero, 2018
Fernando ALonso y Flavio Briatore llegarón a ser mucho más que piloto y jede de equipo, su amistad no se ha disipado con el tiempo ni los problemas, basada en una mutua admiración y un gran pasado que les llevó a conseguir dos Mundiales de Fórmula Uno

Se trata de una de las parejas de mayor éxito en la Fórmula 1. No se sabe si Alonso hubiera sido bicampeón del mundo si Briatore no hubiera estado a su lado. Del mismo modo, tampoco podemos saber si Briatore hubiera encontrado otro piloto como Alonso. Lo único claro, es que Fernando Alonso y Flavio Briatore formarón una pareja invencible en la Fórmula Uno.

El inicio de su relación

Se puede decir que la relación entre ambos comienza porque Flavio Briatore quiere repetir la jugada que había realizado tiempo atrás fichando a un jovencísimo Michael Schumacher y convirtiéndolo en campeón del mundo. Briatore se fija en el talento del joven y novato Alonso y la jugada le sale tal y como él espera.

En el año 2002 Fernando Alonso ficha por Renault como piloto probador. Al año siguiente su oportunidad llega y por fin tiene un asiento competitivo en la parrilla. Ese mismo año llega su primera victoria, es el piloto más joven en ganar una carrera. Esta victoria era esperada puesto que ya había debutado con un meritorio 7º puesto.

El año 2004 supone la consolidación de Fernando Alonso como piloto. Pese a no ganar ninguna carrera finaliza la temporada en cuarta posición en el campeonato de pilotos.

Durante todo ese año Michael Schumacher se había mostrado intratable y ni Renault contaba con un coche lo suficientemente competitivo ni Alonso tenía la experiencia necesaria como para luchar por un mundial.

Las temporadas 2005 y 2006 suponen el éxito total de Fernando Alonso y Flavio Briatore. Durante dos años consecutivos logran el campeonato del mundo de constructores y el de pilotos.

Al acabar la temporada, Alonso busca nuevos retos y ficha por McLaren. Por todos es sabido que esa fue una relación tormentosa de la que el piloto asturiano huyó en cuanto pudo.

Después de salir escaldado de McLaren , Fernando Alonso y Flavio Briatore volvieron a encontrarse. Fueron dos años duros en los que los resultados no llegaban.

La normativa poco tenía que ver con la que estaba vigente cuando ambos fueron campeones del mundo. Fue la época más dura para ambos ya que los resultados nunca llegaron.

2009, cada uno emprende su camino

La temporada 2009 es la última en la que Fernando Alonso y Flavio Briatore comparten garaje. Los resultados ya no eran los esperados y apenas podían luchar por los puntos.

Era un secreto a voces que Alonso iba a marcharse a Ferrari al acabar la temporada para así lograr su ansiado tercer título mundial. Una investigación por parte de la FIA aceleró la marcha de Flavio Briatore de la Fórmula 1.

 

La investigación se centraba en el accidente sufrido por Nelson Piquet Jr -segundo piloto de Renault- en el Gran Premio de Singapur de la temporada 2008. Al parecer, Briatore le había dado órdenes de que impactara contra las protecciones de manera deliberada para que así Fernando Alonso ganara la carrera.

Finalmente la FIA le impuso una sanción nunca vista: la expulsión de por vida de la Fórmula 1. Flavio Briatore tuvo que abandonar la Fórmula 1 ese mismo mes de septiembre.

Al año siguiente, la FIA tuvo que rectificar ya que se demostró que la desmesurada sanción había sido consecuencia de la mala relación personal entre Max Mosley -presidente de la FIA- y el italiano. Pese a ello, parece ser que a Flavio Briatore no le han quedado ganas de volver a la Fórmula 1.

 

Su relación hoy en día

A pesar de que Flavio Briatore está totalmente desvinculado de la Fórmula y se ocupa de otros asuntos, su relación con Fernando Alonso se mantiene intacta. Es habitual que ambos compartan fotografías en las redes sociales o que intercambies comentarios de apoyo.

En alguna ocasión Alonso ha comentado a los periodistas que llama habitualmente a Briatore y que sigue siendo su consejero y un pilar fundamental de su carrera aunque el italiano ya no pise los circuitos.

Parece ser que el vínculo que se creo durante la etapa de ambos en Renault se va a mantener intacto con el paso del tiempo, ya que han pasado de ser piloto y jefe a dos grandes amigos que se apoyan mutuamente en sus proyectos presentes.