Kin-Ball, el deporte especializado para fomentar el trabajo en equipo

Oriana Noguera · 3 enero, 2019
¿Has oído hablar del Kin-Ball? Se trata de una disciplina moderna y sumamente divertida. ¡Descúbrela a continuación!

El Kin-Ball es un deporte grandioso para fortalecer lazos grupales y, a su vez, aumentar el nivel de autoestima y confianza. ¡Te contamos a continuación en qué consiste!

En muchos deportes se forma una especie de división dentro de los equipos debido a las diferencias que puedan existir entre los jugadores. No obstante, en el Kin-Ball muy difícilmente sucede eso, ya que es un deporte que fomenta la unión. ¿Habías oído hablar de esta disciplina alguna vez?

Origen del Kin-Ball

El Kin-Ball nace a través de un profesor canadiense de educación física en 1986, quién ideó este deporte con el fin de eliminar el individualismo y promover la unión grupal. Se trata de un deporte practicado en países como España, Francia, Canadá, Japón, Bélgica, Malasia, China, Argentina, Chile y Uruguay.

La Federación Internacional de Kin-Ball cuenta con un aproximado de 3,8 millones de jugadores repartidos a nivel mundial. Es la entidad encargada de analizar, discutir y realizar cambios en las reglas y detalles del juego.

¿En qué consiste?

Las características de este deporte son simples, para que todo el mundo pueda integrarse fácilmente y sin ningún inconveniente. Además, es dinámico, divertido y sencillo de comprender.

La práctica de Kin-Ball se realiza en un campo cubierto, amerita un árbitro —en el ámbito profesional requiere un árbitro principal y otro auxiliar— y una pelota de 1,22 metros de diámetro. La pelota suele ser un factor representativo de este deporte, debido a su gran tamaño.

Los lineamientos para jugar son los siguientes:

  • Para iniciar, se necesitan tres equipos de cuatro jugadores, máximo ocho. Participa un total doce jugadores (cuatro por cada equipo), y durante el juego se pueden realizar cambios.
  • Los equipos pueden estar conformados por hombres o mujeres; también puede ser mixto. No puede haber más de cuatro jugadores en la banca durante el partido.
  • Los jugadores deben utilizar un peto de un color específico para representar a su equipo. Los colores suelen ser negro, azul, gris o rosa.
  • Es necesario un marcador de puntaje, un controlador de tiempo y una bocina para anunciar los tiempos.
La Federación Internacional de Kin-Ball cuenta con un aproximado de 3,8 millones de jugadores repartidos a nivel mundial.
Imagen: International Kin-Ball sport Federation.

Objetivo del juego

El juego básicamente se trata de ocupar los roles de atacante y receptor, puesto que un equipo se encarga de hacer la primera jugada hacia los otros dos conjuntos. La jugada del equipo atacante es lanzar la pelota a cualquier parte del campo; uno de los equipos receptores debe evitar que la pelota toque el suelo.

En caso de que el conjunto designado no atrape la pelota, se asigna un punto a cada rival. No obstante, en caso de atraparlo, se debe designar rápidamente otra formación receptora. Es decir, el equipo que atrapa el balón pasa a ser atacante y debe nombrar otro equipo para atrapar la pelota.

Los tiempos duran entre 7 y 15 minutos, y se debe nombrar en voz alta el equipo que le toca atrapar la pelota. El equipo que tenga la mayor cantidad de puntos acumulados al final del partido resulta el ganador. 

Reglas del Kin-Ball

En todo deporte existe un orden y, por lo tanto, reglas que cumplir. A continuación, te mostramos algunas normas del Kin-Ball:

  • Solamente se pueden dirigir al árbitro los capitanes de los equipos. De lo contrario, cuenta como falta y podrían expulsar al equipo entero.
  • Para que el saque del equipo atacante sea válido, todos los integrantes deben tener contacto con el balón. Usualmente, tres de los jugadores forman una especie de trípode y el cuarto se encarga de golpear el balón.
  • Es imperativo que los atacantes, al lanzar la pelota, griten “Omnikin seguido del color del equipo al que irá dirigido el lanzamiento.
  • Una vez que el equipo receptor tenga el balón, tiene un aproximado de diez segundos para sacar. De no ser así, el árbitro los penalizará con un punto para cada jugador de los equipos contrarios.
El Kin-Ball es un deporte excelente para afianzar relaciones interpersonales y trabajar en equipo.
Imagen: International Kin-Ball sport Federation.

Unión y trabajo en equipo

El Kin-Ball es un deporte excelente para afianzar relaciones interpersonales y trabajar en equipo. La razón principal es que los roles de atacante y receptor se van rotando a lo largo del juego. Se han de conformar, entonces, equipos sólidos que se ayudan entre sí no para derrotar a los otros equipos, sino para acumular la mayor cantidad de puntos.

Si te gustan los deportes grupales y quieres mejorar tus habilidades para relacionarte con otras personas, entonces sin duda deberías probar con el Kin-Ball. ¡No te arrepentirás!