Los mejores deportes para niños

Practicar deporte es algo fundamenta pra todos, pero más aún si cabe en los más pequeños, quienes se encuentran en pleno proceso de desarrollo, por eso repasamos algunos de los mejores deportes para ello

Antiguamente, los pequeños solo ejercitaban algunas horas semanales durante las clases en la escuela. Sin embargo eso ha cambiado: hoy parece que son más ‘inquietos’ y necesitan actividades para pasar el tiempo, por lo que debemos tener en cuenta cuales son los mejores deportes para niños, pensados para que puedan desarrollar sus habilidades, aprender a trabajar en equipo y cumplir con las reglas o la disciplina.

El amor por el deporte comienza por casa

Uno de los principales errores de los padres es sumarle y sumarle actividades a sus hijos ‘para ocupar horas’ o ‘para que no se lo pase frente al televisor’. Si bien el deporte es muy importante desde temprana edad, lo cierto es que el pequeño debe sentirse feliz por participar de un campeonato o practicar un ejercicio.

El deporte es más que beneficioso para los niños ya que les permite tener huesos más fuertes, mantener el peso adecuado, llevar un estilo de vida saludable… y además les enseña sobre sacrificio, compañerismo, valores y solidaridad.

La mejor manera de inculcarle el amor por el ejercicio a un niño es permitirle que juegue al aire libre desde bebé: llevarle al parque, a la playa, a la montaña o al jardín refuerza su motricidad y le permite relacionar la diversión con el deporte.

No podemos pretender que nuestros hijos sean unos deportistas ‘de élite’ o que ganen trofeos si por empezar nosotros como padres no hacemos actividad física. Si el niño ve que en casa lo más común es sentarse en el sofá a mirar televisión… es difícil que tenga voluntad para jugar al fútbol, nadar o andar en bicicleta.

Mejores deportes para niños.
En el caso de los más pequeños, deportes colectivos también son muy útiles para socializar.

Esto no quiere decir que los progenitores han de apuntarse en el gimnasio y andar con calzado deportivo de aquí para allá, pero al menos sí salir en familia los fines de semana a disfrutar de la vida al aire libre, de los juegos con el balón o de las caminatas con el perro. ¡No olvides que los hijos son nuestro reflejo!

Deportes para niños según gustos y edades

No todos los pequeños son iguales… Pero la buena noticia es que existen decenas de deportes disponibles. ¡Pueden hacer la prueba en varios hasta hallar el que más le guste! Aunque tu deseo es que tu niño sea el nuevo Messi, si le gusta el balonmano o el taekwondo, permite que realice esa disciplina… ¡Ya para hacer cosas que no le agraden tendrá tiempo en la adultez!

La edad es una cuestión muy importante a tener en cuenta a la hora de elegir los deportes para niños. Aunque puedan hacer ejercicio desde los tres años, lo recomendable es que lo hagan de manera ‘formal’ a partir de los ocho, cuando su capacidad física y motriz está más desarrollada.

¿Y mientras tanto? Tranquilos, que hay opciones. El primer deporte que todo niño debería experimentar es la natación. Existen clases para bebés e infantes acompañados por sus padres donde aprender sobre coordinación y resistencia a través de juegos en el agua.

Una vez que el peque está en la escuela y hace deporte en el establecimiento se puede añadir una actividad física extracurricular (una o dos veces por semana).

Aquí es cuando comienza la etapa de experimentar: si no le gusta el fútbol, que pruebe con el baloncesto; si no es su favorito que vaya a clases de judo; si las patadas o la filosofía oriental no es lo suyo, que practique natación… si eso tampoco le gusta, que haga gimnasia deportiva… ¡Al final encontrará lo que le apasione!

Mejores deportes para niños.
La natación es recomendable practicarla a cualquier edad, pero los más pequeños son los que sacan el lado más divertido a los deportes de agua.

Lo importante de los deportes para niños es que practiquen una actividad que le guste, que les haga sentir bien y que no sea tediosa o un compromiso. Las disciplinas en equipo son muy interesantes sobre todo si el niño no tiene hermanos o primos de su edad, e incluso si en la escuela es un poco tímido.

Por supuesto debemos conocer la personalidad de nuestro hijo antes de ‘mandarle’ a practicar un deporte. Quizás nuestro afán (con buena intención) es que esté en contacto con otros niños, que juegue al aire libre o que baje de peso… Pero debemos dejar que decida qué le gusta y apoyarle en la elección que tome.

Cualquier ejercicio será beneficioso para él y ayudará en su desarrollo en la medida en que lo practique con un profesional y con los elementos adecuados.

Te puede gustar