Senna y Prost, una historia de rivalidad

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 24 marzo, 2019
Pilar Gimeno Landa · 9 enero, 2019
Senna y Prost protagonizaron la mayor historia de rivalidad del mundo de la Fórmula 1. Estos dos hombres tenían tal talento, que marcaron toda una época. 

Es imposible hablar de Alain Prost sin mencionar a Ayrton Senna, y viceversa. Ambos protagonizaron la mayor historia de rivalidad de la Fórmula 1. Temporadas plagadas de conflictos, dentro y fuera de la pista, reproches, enfados y tensión, mucha tensión. Sin duda, Senna y Prost se han convertido en leyendas de la Fórmula 1.

Una rivalidad que comenzó en una inocente exhibición con coches de calle, vivió su punto álgido en la época en la que ambos fueron compañeros de equipo en McLaren y acabó con la trágica muerte de Senna.

El inicio de la rivalidad

La primera vez que Senna y Prost se vieron las caras fue en una exhibición en el circuito alemán de Hockenheim, en la primavera del año 1984. Se trataba de una carrera inaugurativa amistosa, con coches de calle. Y aunque los dos llegaron juntos al circuito en un ambiente de cordialidad, este se esfumó al acabar la carrera.

Senna y Prost, historia de una rivalidad.
Foto cortesía de: grandprix247.com

Prost ha contado en varias ocasiones a la prensa que, a pesar de que en los momentos previos de la carrera conversaron de manera cordial, al acabar la carrera, Senna no le volvió a dirigir la palabra. Quizá sea porque fue el francés el vencedor de la prueba.

En ese momento Prost ya era piloto de McLaren y Senna comenzaba su andadura en la Fórmula 1 con el equipo Toleman. Un piloto veterano frente a un novato que daría mucho que hablar.

1988, el comienzo de la guerra

En el mundo de la Fórmula 1, muchas veces se ha escuchado la frase «no hay que juntar dos gallos en un mismo corral» y eso fue justamente lo que hizo McLaren. Compartir equipo fue lo que hizo a Senna y Prost se convirtieran en los mayores rivales.

La primera temporada fue relativamente pacífica o al menos en comparación con lo que vendría después. Senna llegaba a McLaren, donde Prost ya llevaba varias temporadas y se había ganado una merecida reputación.

Durante toda la temporada, compitieron a un nivel altísimo repartiéndose las victorias. En el Gran Premio de Portugal tuvo lugar una de las primeras maniobras que acabaría con la cordialidad. Senna arrinconó a Prost en el muro de boxes y este, lejos de aminorar la velocidad, siguió acelerando y acabó ganando la carrera. Más tarde Senna le pidió disculpas.

En la última carrera de la temporada, el Gran Premio de Japón, ambos se disputaban el mundial. En una de las mejores carreras de la historia de la Fórmula 1, Senna se quedó parado en la salida pero realizó una espectacular remontada bajo la lluvia hasta llegar a la primera posición y proclamarse campeón del mundo.

1989, Prost campeón

Alain Prost, campeón de la Fórmula 1.
Foto cortesía de: Stuart Seeger.

La siguiente temporada supone un aumento en la tensión entre ambos pilotos. En el GP de San Marino Prost acusa a Senna de haber roto el pacto que tenían hablado de respetarse en pista. Es entonces cuando se producen enfrentamientos entre ambos, dentro y fuera de los circuitos. 

El desarrollo de la temporada no estuvo tan igualado como la anterior. Senna sufrió averías de todo tipo mientras que Prost iba sumando podios. Una vez más el Gran Premio de Japón supuso la explosión entre ambos pilotos.

Senna tenía que adelantar a Prost si quería seguir con opciones de ganar el título. Cuando los dos se encontraron en la pista acabaron impactando. Senna volvió a carrera y ganó pero fue descalificado. Prost se proclamó campeón del mundo y fue fichado por Ferrari. 

1990, Senna se toma la revancha

Ayrton Senna, campeón de la Fórmula 1 en 1990.

En 1990 Ayrton Senna compitió al más alto nivel, permaneciendo durante prácticamente todo el campeonato como líder del mundial. No obstante, Prost seguía teniendo opciones.

Para sorpresa del brasileño, tras hacer la pole, la FIA le indicó que habían cambiado la parrilla de salida y tendría que salir por el lado sucio. Senna, enfadado, matuvo la trayectoria en la salida y ambos pilotos acabaron en la grava al final de la primera curva. Así fue como se proclamó campeón del mundo.

El fin de la rivalidad

La rivalidad continuó en años posteriores pero no fue hasta el retiro de Alain Prost (en el año 1993) cuando ambos hicieron las paces. En la última carrera de Prost, ambos se abrazaron y bromearon en el podio. Se ponía así el broche final a la rivalidad más fuerte en la historia de la Fórmula 1.

Posteriormente Senna reconoció que las carreras sin Prost no eran lo mismo y que hasta se telefoneaban a menudo. Cuando el trágico accidente acabó con la vida de Senna, Prost viajó hasta Sao Paulo para portar su féretro. Además, Prost pasó a ser miembro de la Fundación Ayrton Senna.