Analizamos la hierba de Wimbledon

Jorge Camon · 27 octubre, 2018
Wimbledon se juega en césped como superficie, y es el único Grand Slam en hierba, en concreto se utiliza un tipo especial denominada Perennial Ryegrass, que se sembró por primera vez en 2002

El torneo de Wimbledon es el más antiguo del circuito profesional de tenis. En 2017, cumplió 140 años desde su inicio en 1877. Este torneo sufrió dos parones, entre 1915 y 1918 y entre 1940 y 1945, debido a las dos grandes guerras mundiales en Europa.

Así es Wimbledon

Este campeonato, lo organiza desde su primera edición el All England Tennis and Croquet Club. Además, es un torneo que se juega en los meses de verano en Londres, Inglaterra.

Este Grand Slam, tiene una duración aproximada de dos semanas, aunque por motivos meteorológicos como puede se la lluvia, puede alargarse.

La pista central, se llama Centre Court y las finales del torneo siempre se juegan allí. En 2009, se decidió construir un techo retráctil por las posibles lluvias que se daban durante este torneo.

Rafa Nadal en Wimbledon.

Los colores característicos de este campeonato son el verde oscuro y púrpura, y es el único torneo donde se exige que la vestimenta sea lo más blanca posible, ya sea en el femenino o masculino.

En la categoría individual, el ganador masculino recibe un trofeo de plata, mientras que a la ganadora femenina se le entrega una bandeja del mismo metal llamada ‘Rosewater Dish’ o ‘Venus Rosewater Dish’.

Wimbledon, a pesar de tener 140 años de historia, junta tradición e innovación. Eso sí, continúa siendo característico por su superficie de hierba, el viejo marcador de luces en cada una de las pistas, el público característico, el blanco casi absoluto de la vestimenta de los jugadores…

Un invitado especial

Otra característica peculiar a destacar en Wimbledon, es el personaje ya famoso; Rufus, el halcón. Desde 2009 vuela por los aires del All England Lawn Tennis and Croquet Club.

Rufus es el que se encarga de patrullar el recinto para ahuyentar a las palomas que amenazan el estado del césped –que ya se ve afectado con el paso de los partidos- como la tranquilidad de los jugadores y el público.

El halcón ha hecho que la pista central, que durante años fue escenario de divertidas imágenes de recogepelotas espantando a las palomas, ahora sea una pista tranquila.

Por todos estos motivos, Wimbledon es un monumento vivo del deporte mundial en general y del tenis en particular.

Federer es por número el rey de Wimbledon.
Federer es por número el rey de Wimbledon.

La evolución del torneo

La primera edición del torneo, en 1877, solo se disputó en categoría de individuales masculinos y con un cuadro de 22 jugadores, todos amateurs británicos. En 1884 se sumaron los individuales femeninos y los dobles masculinos, y en 1913 los dobles femeninos y los mixtos.

Tres jugadores comparten el puesto uno del ranking, con siete victorias en Wimbledon cada uno. William Renshaw, Pete Sampras y Roger Federer, este último, además, es el jugador con más finales.

La hierba de Wimbledon

Debido a la irregularidad en el bote, por ser superficie de hierba, el juego es mucho más directo que en las demás superficies y hay escasez de peloteos largos.

Además del bote irregular, en Wimbledon la pelota resbala cada vez que bota, haciendo que no coja mucha altura, por lo que los jugadores tienen que flexionar mucho las rodillas cada vez que tienen que golpear la pelota.

Por las características de la hierba, el estilo de juego más utilizado en este torneo es el ‘saque-volea’ desde sus comienzos, debido a que los jugadores prefieren golpear la pelota sin que bote previamente en la hierba.

Actualmente, no se juegan muchos torneos en hierba, debido a la gran dificultad de mantener las pistas y la importancia de las condiciones climatológicas.

Durante el torneo de Wimbledon, la hierba tiene una altura de ocho milímetros, mientras que el resto del año se encuentra a trece milímetros.

No obstante, en la actualidad no es fácil ver un mal bote en Wimbledon, ya que el desarrollo en las técnicas de mejora de las pistas ha conseguido una perfección en la hierba que la desvirtúa.

“Lo ideal sería que cada superficie tuviera sus propias características y en Wimbledon jugáramos sobre una hierba de verdad, que hiciera que las pistas fueran las más rápidas del mundo”

–Dustin Brown-

Estas declaraciones de Dustin Brown sobre la pista de Wimbledon de 2017, han sido repetidas por varios jugadores a los que, por su estilo directo de juego, ya no les favorece tanto la hierba de este torneo como antes.