Cómo mejorar el revés en el tenis

9 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el periodista deportivo Fernando Clementin
El revés puede ser una gran falencia o un recurso fundamental para el ataque. Mucho dependerá de la técnica individual del jugador y de cuánto lo practique. Te presentamos algunos trabajos y consejos para mejorarlo.

Para mejorar su rendimiento y, consecuentemente, sus resultados, un tenista debe ser completo. Esto implica manejar todos los golpes, además de tener una buena dinámica, colocación en la cancha y lectura del juego. Sobre el primero de estos ítems profundizaremos a continuación; precisamente, contaremos cómo mejorar el revés.

Con unos meses de práctica, una persona que nunca jugó al tenis puede aprender el golpe de derecha; es decir, el drive. No obstante, el revés suele llevar algo más de tiempo, tanto si es a dos manos como con una sola.

Incluso puede ser un déficit de los jugadores más avanzados. Está claro que cada tenista tiene su punto débil, y es frecuente que uno de ellos sea el golpe del lado menos hábil.

Ejercicios para mejorar el revés de un tenista

Para solucionar este déficit, es posible recurrir a diversos trabajos y aplicar algunos consejos. Lo mejor es siempre contar con la ayuda y guía de un entrenador, quien notará rápidamente los defectos que debemos corregir.

En caso de no contar con uno, cualquier compañero podrá ayudarnos a practicar este golpe; si vas a entrenar solo, bien puedes valerte de un frontón para realizar algunos de los ejercicios que vamos a describir en la siguiente enumeración:

1. Revisa tu técnica

Si pretendes mejorar el revés de tu tenis, lo primero que tienes que hacer es evaluar si estás llevando a cabo los gestos técnicos correctos. Para empezar, la empuñadura con la mano que sostiene la raqueta (la hábil) debe ser continental (o martillo) o semiabierta; es decir, con la cara que impacta en el revés levemente girada hacia abajo.

Lo siguiente es la posición del cuerpo. Si te paras de frente a la red, el golpe saldrá desviado; establece tus hombros como mira y haz que el de tu mano hábil apunte a la red.

El tenis es uno de los deportes individuales en los que los resultados dependen exclusivamente del protagonista.

En cuanto a la posición de pies, esta dependerá de la situación de juego. Por lo general, se siguen los mismos patrones que con el golpe de derecha, pero invertidos. No cruces demasiado el pie delantero, ya que eso te impedirá llevar el impulso del cuerpo hacia adelante al impactar la bola.

2. La repetición, una clave para mejorar el revés

Puede que suene a algo básico y evidente, pero nada mejor que el peloteo en diferentes intensidades para dominar una técnica en el tenis. Puedes hacerlo acompañado (es mejor ubicarse en diagonal, ambos jugadores de revés) o contra una pared.

La idea es, en primer lugar, sostener un peloteo con golpe plano o liftado. Luego, cuando se haya ganado confianza, uno pasará a ser más agresivo, lo que permitirá al otro practicar el slice o revés cortado; finalmente, se invierten los roles.

3. Ejercicio para el revés a una mano

Más allá del slice, para el cual todos los tenistas golpean con una sola mano, hay muchos que optan por usar este método para todos sus golpes de revés. Suele ser algo más difícil de dominar, pero permite un golpe muy agresivo si sale bien. ¿Cómo mejorarlo?

La progresión suele venir muy bien en estos casos. La primera medida es memorizar el golpe; si bien la posición de pies es la misma, la raqueta no comienza por debajo de la cintura como en el revés a dos manos; debemos colocarla a la altura de la cabeza, con la cara que golpea apuntando hacia el lateral de la cancha y el codo hacia abajo.

El movimiento para el impacto se produce primero hacia abajo (hasta la cadera) y después hacia adelante; finaliza, al igual que el drive, arriba, para ‘cerrar el golpe’.

Practícalo primero despacio, sin pelota. Luego, repítelo peloteando contra una pared; cuando lo sientas medianamente dominado, llévalo a la cancha para jugar con un compañero.

4. Agregando velocidad al revés

Existe una manera de dotar de mayor impulso a nuestro golpe de revés. Con esto, pasará de ser un mero golpe defensivo para continuar el juego a un arma efectiva para lastimar al rival.

El punto fuerte de David Goffin es su mentalidad.

Se trata del backswing; este movimiento no es más que extender la rotación de caderas hacia adentro para llevar los hombros todavía más lejos de la red. Esto hará que la raqueta se aleje del punto de contacto; esta mayor distancia ayudará a trasladar más el impulso al golpe.

Es importante aclarar que, al realizar esta rotación extra, la mano no hábil debe acercarse a la otra en la empuñadura; de lo contrario, el codo inhibirá el movimiento.

¿Cómo practicar este movimiento? Para visualizarlo mejor, puedes colocarte delante de un espejo y grabar los pasos que debes seguir. Posteriormente, lleva la práctica al frontón y, como paso final, al peloteo en cancha.

Para finalizar, un consejo muy útil si no cuentas con un profesor que te corrija es el de grabarte a ti mismo con un teléfono móvil y luego observar tus movimientos. ¡Será la mejor manera de saber qué estás haciendo bien y qué te falta trabajar más!

  • Russell, Alejo. Desarrollo y técnica. Tácticas de tenis. Federación Dominicana de Tenis. http://www.fedotenis.org/media/16913/t%C3%A1cticas%20de%20tenis.pdf
  • Russell, Alejo. Manual de tenis - Nivel 1 Instructor. https://torchpadeltenisadministracion.files.wordpress.com/2008/06/manual-de-tenis.pdf