3 razones por las que la dieta no resulta como quieres

Pilar · 26 junio, 2018
Descubre cuáles son los errores que puedes estar cometiendo, no debes dejar que la frustración por no perder peso te haga abandonar la dieta; rectifica estos fallos y realiza una dieta saludable para adelgazar de la forma más eficaz

Es habitual empezar una dieta y con el paso de los días ver que los resultados no llegan. Esto es debido a que algo se está haciendo mal. Para que consigas perder peso y hacer dieta de manera eficaz a continuación te damos una serie de razones por las que la dieta no resulta como quieres.

1. No realizas el ejercicio necesario

Estar a dieta es para muchas personas un sinónimo de comida sana. La realidad es que una dieta engloba además de una alimentación saludable la realización de ejercicio de forma habitual. Si estás realizando una dieta y no obtienes los resultados deseados probablemente sea porque no estás realizando el ejercicio necesario. 

Lo recomendable es realizar ejercicio durante una hora al día. Si no sueles hacer ejercicio y no estás en buena forma física puedes caminar a un ritmo rápido o ir a correr durante unos minutos y cuando te sientas cansada continuar caminando. Si vas alternando ambos ejercicios con el paso del tiempo conseguirás salir a correr durante toda la hora.

Dos chicas caminando por un parque.

Realizando ejercicio de forma regular la grasa se quema más rápido y de una forma más eficaz. Además, la piel se tonifica y se vuelve más firme. Es una forma eficaz de acabar con la piel de naranja o la piel flácida tan habitual en aquellas personas que están perdiendo peso.

2. Tomas demasiados alimentos procesados

Otra de las razones por las que la dieta no resulta como quieres puede ser porque consumes demasiados alimentos procesados. Habitualmente, cuando comenzamos una dieta dejamos de consumir alimentos procesados no saludables como la comida rápida o los refrescos azucarados.

En cambio, hay otros alimentos que aunque parecen saludables en realidad están haciendo que no consigamos los objetivos marcados por la dieta. Se trata de alimentos procesados que contienen una gran cantidad de azúcares añadidos y grasas. Algunos de estos alimentos pueden ser los siguientes.

  • Zumos envasados. Contienen una gran cantidad de azúcar añadido. Esto quiere decir que el azúcar es mucho mayor que el que contiene la fruta de forma natural.
  • Cereales de desayuno. Al igual que pasa con los zumos envasados, estos cereales contienen mucho azúcar. Opta por opciones naturales e integrales.
  • Helados. Contienen mucha grasa y azúcar. Preparar un helado casero de frutas es así de fácil. Toma nota y hazlos tu mismo para refrescarte de forma saludable durante el verano.
  • Palitos de cangrejo. Suelen ser un ingrediente habitual de las ensaladas. Nuestro consejo es que los sustituyas por atún en conserva al natural. Los palitos de cangrejo contienen almidones, sales y están compuestos por pescados poco saludables.

3. No comes la cantidad adecuada

Hay que desterrar de una vez por todas la creencia de que comer una cantidad mínima de comida ayuda a perder peso. Si no comes la cantidad suficiente solo conseguirás tener muy poca energía, sentirte cansado y tener muchas posibilidades de tener enfermedades como la anemia.

Chica prepara comida antes de hacer deporte.

Debes comer la cantidad adecuada en cada una de las comidas. Esta cantidad debe estar en relación con el número de calorías que vas a quemar después de haber comido. Es por ello que el desayuno debe ser una comida contundente. Aquí te dejamos varias propuestas de desayunos saludables para que les eches un vistazo y sepas como empezar el día con energía.

Otro de los fallos que se suelen cometer a la hora de hacer una dieta y que es decisivo para no obtener los resultados deseados es tomar cenas muy pesadas. Hay que tener en cuenta que después de cenar no vamos a realizar ejercicio y tan solo vamos a descansar. Es por ello que las cenas deben ser ligeras. Las preparaciones más contundentes se deben reservar a la hora del desayuno y de la comida. Entre estas dos debes tomar algún aperitivo como una pieza de fruta, una pequeña tostada o algún alimento similar.

Debes hacer lo mismo entre la comida y la cena. Así, cuando llegue el turno de la última comida del día estarás saciado y te bastará con una cena ligera. Otro aspecto a tener en cuenta es que no debes saltarte ninguna comida. Lejos de perder más peso lo que conseguirás será no adelgazar de la forma deseada.