Fruta de invierno: la idónea y sus alternativas

Jorge Camon · 17 febrero, 2018
Una de las ventajas de la fruta es que podemos disfrutar de sus variedades dependiendo de la temporada del año, el invierno ni mucho menos es un excepción

El invierno empieza a finales de diciembre y dura hasta mediados de marzo, es la estación más fría y con menos horas de luz al día, por lo que comer sano y equilibrado es una buena forma de conseguir mantener nuestra salud fuerte y sin coger ningún resfriado. En esa tarea, la fruta es uno de nuestros principales aliados.

La fruta más habitual de la estación fría

Las frutas más típicas de la temporada de invierno son las cítricas, que tienen un alto contenido en vitaminas, y esto hace que nos ayuden a no resfriarnos con facilidad, no coger gripe ni otras enfermedades infecciosas; como hemos comentado en el párrafo anterior.

Existen muchas formas de tomar fruta, como puede ser en zumo, batido, té o aceites esenciales, entre otras. Estas frutas son:

  • Mandarina: Se trata de una fruta adecuada para comer entre horas debido a su tamaño, además es rica en vitamina C y B y esto nos ayuda a aumentar las defensas. Es una fruta con un poder antioxidante elevando, lo que ayuda a prevenir el envejecimiento.
  • Naranja: Al igual que las mandarinas, contienen una importante cantidad de vitamina C, ayuda en la eliminación de toxinas, reduce el colesterol, es sumamente antioxidante y además, anticancerígena. Una buena opción es tomarla en zumo.
  • Limón: Es una fruta con gran cantidad de vitamina C, es perfecto para ayudar a nuestras defensas y prevenir la aparición de resfriados y gripes. También ayuda a la digestión, a bajar el nivel de azúcar en sangre y cura todo tipo de heridas, ya que ayuda a cicatrizarlas.
  • Lima: sus propiedades son similares a las del limón.
  • Pomelo: Ayuda a la absorción del hierro y a la prevención de anemia. Es antioxidante, proporciona vitaminas y fibra, y aporta energía debido a su contenido de hidratos de carbono. Mejora la salud de las encías y es bajo en calorías.
La mejor fruta en invierno.
Los cítricos son los protagonistas durante esta temporada.

Otras variedades de fruta

Aparte de los cítricos que hemos comentado, existen frutas alternativas para comer variado, algunas de estas frutas exóticas son:

  • Piña: Es una fruta con propiedades desintoxicantes y antiinflamatorias, que además nos aporta fibra. Es buena en dietas porque tiene muy pocas calorías y mucha agua, y es rica en vitaminas.
  • Plátano: aparte de las múltiples vitaminas, esta fruta es rica en potasio y magnesio, lo que hace que sea muy energética. Ayuda a reducir los niveles de colesterol, reduce calambres musculares, disminuye la hipertensión arterial…
  • Kiwi: favorece al sistema inmunitario y reduce el estreñimiento. Una pieza de esta fruta nos aporta más del 80% de la vitamina C necesaria al día. Ayuda a bajar la hipertensión, evita el cáncer, las alergias y resfriados.
  • Cocos: Tiene un alto porcentaje de agua y minerales que evitan las deshidratación. Es bajo en grasas y azúcares y también tiene propiedades antioxidantes y, uno de los beneficios principales, es que aporta nutrientes esenciales.
  • Caqui: nos ayuda a combatir el estreñimiento y mejora el tránsito intestinal debido al efecto laxante del fruto cuando está maduro. Gracias a su contenido en potasio, es una fruta beneficiosa para personas con hipertensión arterial. También aumenta la absorción del hierro y ayuda a la absorción de la vitamina A. Tiene un alto poder antioxidante.
La mejor fruta en invierno.
Los caquis son una opción más dulce en invierno.
  • Chirimoya: Es una fruta rica en agua, vitamina C y potasio, por lo que posee importantes propiedades diuréticas. Es tierna y aromática.
  • Granada: tiene elevado contenido en agua, por lo que su valor energético es muy bajo. Es una fruta rica en minerales, entre los que destaca el potasio, aunque también aporta fósforo, manganeso, calcio, hierro y magnesio. Entre las vitaminas, contiene principalmente vitaminas C, B1 y B2, aunque en pequeñas cantidades.
  • Fresa: es una excelente fuente de vitamina C y manganeso, además también contiene buenas cantidades de ácido fólico y potasio.

Aparte de las vitaminas que tienen estas frutas, las frutas tropicales ayudan a disolver las grasas de tu organismo. Por eso en época de invierno, donde están las navidades entre otras fechas, son una buena forma de equilibrar las comidas.