4 mejores consejos para preparar comida ligera y con pocas calorías

Pilar · 7 julio, 2018
Te damos los mejores consejos para preparar comida ligera y con pocas calorías, verás como es muy sencillo y tan solo es necesario cambiar algunos hábitos; cambiando un par de detalles conseguiremos comer de una forma mucho más saludable y nutritiva

En muchas ocasiones, preparar comida ligera y con pocas calorías es todo un reto. Lo que empieza siendo una elaboración saludable acaba siendo una preparación que poco tiene de comida sana. Esto es debido a que la cocinamos de una manera poco adecuada o a que añadimos ingredientes que suman muchas calorías y pocos nutrientes.

1. Cocina a la plancha

Lo primero que debes hacer para preparar una comida ligera y con pocas calorías es desterrar la freidora de la cocina. En su lugar coloca una plancha. Si no tienes una te recomendamos que la compres porque es uno de los elementos que no pueden faltar en la cocina.

Además de cocinar de forma saludable, cocinar a la plancha es mucho más rápido que con una freidora o sartén. Esto es debido a que no hay que esperar que el aceite se caliente. A la hora de limpiarla basta con pasar un trapo húmedo.

Se estás acostumbrado a comer alimentos rebozados y con salsas elaboradas seguro que la idea de cocinar a la plancha te parece aburrida. Para que eso no ocurra te recomendamos que utilices especias tales como el romero, el tomillo o el orégano. Descubrirás nuevos sabores y seguro que te quedas con ganas de repetir.

2. Cambia las salsas elaboradas por salsas caseras

De nada sirve comprar alimentos saludables si después los vamos a comer con salsas elaboradas. Esto ocurre a menudo con las ensaladas o con la carne o el pescado a la plancha. Nuestra recomendación es que elabores tus propias salsas tal y como te explicamos aquí. Como ves, son muy variadas y todas tienen en común que se preparan de forma rápida y con alimentos que todos tenemos en casa.

Salsas caseras.

Otra de las ventajas es que se conservan durante días en la nevera por lo que podrás guardarlas como si se tratara de salsas elaboradas. Así podrás disfrutar de las salsas sin añadir a tus platos una gran cantidad de calorías y de azúcares añadidos.

Lo mismo ocurre con las salsas calientes. Habitualmente tienen una base de harina que hace que sean poco saludables. Si sueles elaborar este tipo de salsas para acompañar carnes o pescados te recomendamos que eches un vistazo a estas otras que te proponemos porque seguro que son mucho más saludables. Puedes elaborarlas con antelación y calentarlas en el momento que las vayas a consumir.

3. Guarda siempre comida saludable en el congelador

Seguro que te sientes identificado con la situación que vamos a describirte a continuación. Llegas a casa tarde y cansado después de un largo día de trabajo. No tienes ganas de cocinar y acabas pidiendo comida a domicilio o comprando algún alimento precocinado.

Para que esto no ocurra te recomendamos que tengas siempre en el congelador comida saludable. Puedes guardarla ya elaborada o solamente preparada para que cocinarla sea más rápido. Aprovecha esos días en los que tienes tiempo de cocinar para congelar una parte.

Algunos alimentos que puedes congelar.

Puedes cortar tiras de cebolla, pimiento verde y rojo y congelarlas en una bolsa. Cuando llegues tarde a casa y no tengas tiempo de cocinar tan solo tienes que cocinarlas en la sartén directamente congeladas con un vaso de agua. Pasados 10 minutos, cuando estén cocinadas añade dos huevos y remueve. Así de sencillo se puede comer comida ligera y con pocas calorías aunque no se tenga tiempo.

4. Compra un dosificador de spray para el aceite

El aceite de oliva es un alimento fundamental en la cocina mediterránea. Pese a ello hay que utilizarlo siempre con moderación ya que su contenido calórico es muy alto. Para utilizar solo la cantidad adecuada te recomendamos que compres un dosificador de spray. Puedes encontrarlo en cualquier tienda de menaje del hogar o gran superficie.

En cuanto lo tengas lo único que pensarás será porqué no lo habías comprado antes. puedes sacarle mucho partido para elaborar cualquier preparación. También es muy útil para untar los moldes en los que se elaboran bizcochos u otros postres ya que aplican la cantidad justa y el resultado no es graso.

Como puedes ver, con tan solo 4 pequeños gestos tus recetas tendrán muchos más nutrientes y un número más bajo de calorías. Cambia tus hábitos y sigue disfrutando de la comida de una forma mucho más saludable.