6 mitos sobre la alimentación, ¿has caído en alguno de ellos?

Oscar Dorado 29 agosto, 2018
La comida es un tema muy importante en nuestra vida cotidiana. Por ello, en el siguiente artículo vamos a descifrar algunos mitos populares sobre la alimentación. 

Los mitos sobre la alimentación han estado siempre presentes en la sociedad. De hecho, la incertidumbre y la falta de información son unas de las razones por las cuales los hábitos alimenticios se mueven en la dirección incorrecta.

Sin embargo, es posible que incluso, en algunas casos, estés confundido porque ya no sabes a quién creer. Por ello, vamos a presentarte una lista con 6 mitos sobre la alimentación con el objetivo de descifrar algunas teorías y dar respuesta a todos tus interrogantes. ¡Toma nota!

6 mitos sobre la alimentación

1.-Comer después de las 18h es una mala idea

El primero de los mitos sobre la alimentación que te presentamos es uno de los más extendidos. Sin embargo, es totalmente erróneo que comer después de las 18h es una mala opción. ¡Ten en cuenta que tu cuerpo no tiene ni idea de qué hora es!

Por este motivo, no importa si son las 18h o las 20h, lo importante es que la cantidad de calorías que ingieras no sea mayor de la que necesitas. Recuerda que si deseas perder peso, el mejor método para lograrlo es comer con más frecuencia, a ser posible en horarios fijos y en cantidades pequeñas.

2.-La espinaca es rica en hierro

En segundo lugar, te presentamos otro mito que ha acompañado a muchos niños durante la niñez y seguro que ha provocado que se terminen muchos platos. Sin embargo, la espinaca no es un alimento rico en hierro.

Recetas de espinacas

De hecho, las espinacas aportan un nivel muy bajo de hierro, por lo que no son suficientes como para cubrir tus necesidades. Este mineral lo encontrarás más bien en carnes rojas, en el tomillo, las almejas, los berberechos o en legumbres como las lentejas.

3.-Los dulces están prohibidos si quieres perder peso

Lo primero que debes saber es que nunca es bueno prohibir completamente ciertos alimentos, ya que todo es cuestión de moderación. Cuanto más te prives de alimentos, más te arriesgas a aumentar la sensación de frustración que conduce a los excesos. En última instancia, esto puede producir el efecto opuesto y entorpecer la pérdida de peso.

Por lo tanto, es importante permitirse pequeños caprichos de vez en cuando. Si deseas planear una salida a tu restaurante favorito o comer algún dulce, siempre puedes compensar aumentando la frecuencia de tu entrenamiento. Conservarás tu déficit calórico mientras saboreas tu plato o postre favorito. Así que si quieres permitirte algún producto azucarado, te recomendamos intensificar tu entrenamiento físico.

“Somos lo que comemos, pero lo que comemos nos puede ayudar a ser mucho más de lo que somos”

–Alice May Brock–

4.-Las verduras congeladas contienen menos nutrientes

Las verduras frescas que acaban de ser recolectadas obviamente contienen más nutrientes. Sin embargo, cuanto mayor sea el tiempo entre la recolección y el plato, menos vitaminas y minerales tendrán.

Por contra, este problema no ocurre con las verduras congeladas, ya que generalmente se congelan inmediatamente después de la cosecha para preservar su apariencia visual y las cualidades nutricionales. Es obvio que pierden algunas vitaminas en el proceso de congelación, pero aún conservan otras. Como resultado, las verduras congeladas a menudo son más ricas en nutrientes que algunas verduras frescas.

5.-El azúcar crea adicción

En quinto lugar, debes saber que es una realidad que el azúcar crea adicción. Ten en cuenta que aunque los dulces no son esenciales, proporcionan una sensación de placer en el cerebro. Es cierto que el azúcar no causa dependencia física, pero su consumo causa fluctuaciones en el azúcar de la sangre, lo que puede provocar antojos o pérdida de energía si no se consume. Por lo tanto, te recomendamos comer productos azucarados con moderación.

Mujer echa azúcar al café.

6.-Omitir el almuerzo te hace perder peso

Por último, te presentamos el mito erróneo de omitir el almuerzo con el objetivo de perder peso. Ten en cuenta que omitir el almuerzo obliga al metabolismo a disminuir la velocidad para ahorrar combustible. Al hacerlo, almacena grasa. Además, la omisión de la primera ingesta de calorías favorece los antojos. A largo plazo, esto puede traer consigo sobrepeso o incluso el doble de riesgo de obesidad.

En definitiva, gracias a este artículo puedes saber la realidad sobre algunos mitos en la alimentación más populares. ¡Esperamos haberte dado los argumentos necesarios como para convencerte y poner punto y final a algunos mitos que seguro que te han acompañado hasta la fecha!

Te puede gustar