Agrega granos, frutas y verduras en todas tus comidas

Francisco María García · 22 noviembre, 2018
Incluir granos, frutas y verduras en tu dieta habitual mejorará la alimentación de forma considerable, todos ellos son ingredientes muy versátiles, que podemos combinar como más nos gusten

Todos sabemos que llevar una alimentación sana no siempre es tarea fácil. No solo se necesita tiempo para cocinar, sino que además hay que saber qué productos comprar y cómo prepararlos. Las frutas, verduras y granos siempre son parte del plan. Ya sea para bajar de peso o para mantener una dieta equilibrada y sentirse mejor, es indispensable incorporar estos alimentos en nuestra dieta.

Las frutas y verduras contienen mucho¡as menos calorías y grasas que otros alimentos, y proveen al organismo de una gran cantidad de vitaminas, minerales y fibra. Por su parte los granos son bajos en grasa y son alimentos muy completos, ya que poseen muchos nutrientes y son ricos en fibra, especialmente si son granos integrales.

Agrega frutas, verduras y granos al desayuno

Para empezar el día de forma saludable y llenarse de energía consumiendo menos calorías, no es necesario quedarse con hambre. Basta con reemplazar alguno de los alimentos que se consumen normalmente por frutas, verduras y granos.

La importancia de desayunar saludable.

Unas rodajas de plátano, unos trozos de fresa o de manzana y algunos cereales integrales, como avena o salvado, en un bol de yogurt, harán una gran diferencia. También se puede se pueden añadir espinacas o algunas setas en una tortilla.

Otra buena manera de incorporar frutas, verduras y granos en el desayuno es preparar un zumo de naranja y zanahoria y añadirle un poco de avena o salvado. Esta receta es ideal para aquellas personas que no tienen mucho tiempo por las mañanas. <con un solo vaso obtendrán la energía que necesitan para enfrentar el día, además de ser un excelente aporte de fibra.

Los snacks saludables

Aunque parezca difícil, añadir frutas, verduras y granos a la hora del snack también es posible. Una porción de frutas frescas picadas a media mañana o a media tarde es siempre una gran alternativa.

Si se quiere algo un poco más contundente, también se puede preparar un sándwich con algún tipo de pan que contenga cereales enteros, una rebanada de jamón de pavo y agregarle tomate, lechuga y cebolla. Este snack además de ser muy saludable, no permitirá que tengamos hambre durante el día.

Manzana y nueces.

Las verduras a toda hora

Las verduras son grandes aliadas en una dieta saludable. Contienen pocas calorías, muchas vitaminas y nutrientes, y además son muy variadas y versátiles. Vale la pena atreverse a preparar verduras diferentes todos los días.

Son muchas las ideas que pueden llevarse a cabo. Por ejemplo, añadir una taza de brócoli o de fréjoles a un plato de sopa es una excelente manera de sentirse más lleno con menos calorías.

En todas las recetas se puede duplicar la cantidad de verduras. El secreto es la sustitución: no añadir las verduras a la porción normal de comida, sino reemplazar otros alimentos por ellas.

Aunque se necesite un poco de tiempo, siempre es bueno ser creativo en la cocina e inventar nuevas cosas. Las verduras no tienen por qué ser aburridas. Al contrario, son ideales para preparar todo tipo de recetas innovadoras y diferentes.

Por ejemplo, cambiar la clásica salsa de tomate por una salsa de berenjenas, pimientos, champiñones y tomates, traerá un aire nuevo a las comidas de todos los días.

Los granos integrales

Los granos integrales o enteros son mucho más saludables que los granos refinados. Al no haberse eliminado su salvado y germen, han conservado intactos sus nutrientes. Son también mejores fuentes de fibra y minerales, como el potasio, el magnesio y el selenio.

Algunos de los granos enteros más comunes que se pueden agregar a la dieta diaria son la cebada, el arroz integral, la avena o el salvado de trigo, entre otros. Una excelente forma de añadir cereales enteros a las comidas es reemplazar el pan blanco por pan integral.

Actualmente existe en el mercado una inmensa variedad de panes integrales, por lo que solo habrá que elegir el que más nos guste. De esta forma estamos cuidando nuestra salud y favoreciendo la función del aparato digestivo.

Otra forma de incorporar granos integrales a las comidas es reemplazar la miga de pan por avena o cereal de salvado. Además de deliciosos y diferentes, los platos serán mucho más saludables. El arroz blanco también se puede reemplazar por arroz integral o arroz salvaje.

No es difícil llevar a cabo una alimentación saludable y nutritiva; basta con tener un poco de cuidado con los ingredientes que se utilizan.