Alimentación del surfista

Francisco María García · 6 octubre, 2018
El hecho de someter al cuerpo a la fuerza y peso constante del mar es de las actividades más agotadoras que existen; el peso de la tabla y la potencia de la marea generan una resistencia considerable, pero la buena noticia es que una adecuada planificación alimenticia puede ayudarnos a remontar olas

Aunque no lo parezca, el surf es una práctica de exigencias físicas complejas. Los riesgos en el agua suponen el seguimiento de una dieta diferente al resto de las disciplinas. La alimentación del surfista debe orientarse a la recuperación del glucógeno muscular.

Siguiendo la dieta del pescador

Si lo analizamos bien, el surf es un deporte que se practica naturalmente en las zonas playeras y costeras. Allí podemos ver a surfistas con una morfología corporal adecuada para este deporte. Esto no es obra de la fortuna: su dieta cotidiana les da un rendimiento óptimo.

Chico subido a una tabla de surf.

De hecho, la dieta del pescador o del poblador playero está influenciada por el mar. En estas localidades, las personas comen mayormente pescado que es una carne blanda y poco pesada. Los cortes de vacuno o incluso el pollo no forman parte de la dieta dominante.

También será más adecuado tomar carbohidratos como el arroz y la pasta, que legumbres. Estas características confluyen en la capacidad que tienen este tipo de personas para desenvolverse bien en el mar. Evidentemente, esta dieta protege a sus organismos.

Alimentación del surfista: muchos carbohidratos

A diferencia de otros deportes en donde se requiere más proteína, la alimentación del surfista consta de muchos carbohidratos. Entre el 60% o 70% de esta planificación alimenticia está compuesta por carbohidratos simples y complejos. Harinas, arroz, pasta y pan deben comerse en grandes cantidades.

En otro tipo de deportes esto podría generar un exceso de azúcares que se pueden convertir en bancos de grasa. No obstante, el ejercicio acuático es tan intenso que todas estas calorías son quemadas instantáneamente. Además, se trata de un deporte que puede durar horas por cada competición o práctica.

Por otro lado, los alimentos de alta carga proteínica pueden ser problemáticos. Estos pueden ser causantes de indigestiones, mareos y otros problemas gastrointestinales. Los surfistas deben recurrir a fuentes alternativas de proteínas como la fruta y la leche.

Desayuno con fruta.

¿Cómo debe ser el consumo de hidratos de carbono?

Todo dependerá de la complexión y peso de cada practicante. En el caso de los surfistas ocasionales o amateur, siete gramos por kilo pesado será suficiente. Esto entendiendo que cada sesión durará de 30 a 60 minutos aproximadamente.

En el caso de un deportista más experimentado la cifra se eleva hasta el doble. Este tipo de dietas funciona para casi todos los deportes que requieren un esfuerzo constante de horas.

Todo lo dicho aquí no significa que se emprenderá una dieta poco controlada. En realidad, en este tipo de deporte se favorecen las dietas repartidas a lo largo del día. Lo correcto sería varias tomas de alimento en porciones reducidas. La comida antes de la competición debe ser energética, pero pequeña.

Cuidado con la deshidratación

Aunque estemos rodeados de mar, la alimentación del surfista debe ser rica en agua. El desgaste energético continuo y las altas temperaturas de la playa contribuyen a una rápida deshidratación. En medio del chapuzón, lo único que nos favorece es la sensación térmica agradable.

Un aspecto clave es evitar bebidas diuréticas, que contribuyen a la eliminación de los fluidos corporales. Al igual que en deportes como el buceo, la cafeína, las bebidas alcohólicas y gaseosas deben ser restringidas.

Un cuadro de deshidratación en el agua puede tener consecuencias peligrosas. El desvanecimiento o bajada de tensión puede conllevar a un ahogamiento. El cuerpo reaccionaría diferente en este entorno y la atención médica sería más complicada.

Dieta ligera antes de entrar al agua

Antes del entrenamiento o la competición, debemos velar por mantener una digestión ligera. El día previo debe ser utilizado para llenarnos de calorías, pero estando en la tabla lo correcto es estar ligeros. Lo más necesario en estos casos: tener recursos energéticos adecuados.

El desayuno de los surfistas tiene leche, jugos naturales y frutas enteras. A esto podemos añadir vegetales verdes y frescos, ricos en agua. Después de competir habrá tiempo para una recuperación proteica donde no puede faltar el pescado, el huevo y los embutidos.