Alimentación en el baloncesto

Francisco María García · 30 octubre, 2018
Conoce la forma de adaptar tu alimentación a las necesidades nutricionales propias del baloncesto; cada deporte tiene sus características únicas y no debemos pasarlas por alto en ningún aspecto

Todos los deportes tienen una dieta característica y el baloncesto no es la excepción. A pesar de ser un deporte de corta distancia, sus jugadores deben mezclar fuerza con agilidad y salto. Además, un jugador de baloncesto puede correr hasta 5 kilómetros por partido.

Los ejercicios que debe afrontar este tipo de deportista son aeróbicos y anaeróbicos. En pocas palabras, es un deporte de fuerza, carrera, rapidez y mucha resistencia. Y ello sin contar que el cuerpo de sus practicantes es de dimensiones particularmente grandes.

Por todas estas razones, el organismo de un jugador de baloncesto debe permanecer bien alimentado.

Una dieta llena de hidratos de carbono

A diferencia de otras disciplinas, en el básquet sí está permitido comer todo tipo de carbohidratos. Desde los más pesados hasta los más digeribles, todos son fundamentales para energizar cuerpos de gran tamaño y volumen.

Receta de arroz basmati.

Así que los baloncestistas consumen mucho arroz, pasta, patatas, quínoa, pan y frutas pesadas como el cambur. La ingesta solo se reduce si hay entrenamiento matutino, aunque por lo general a este tipo de atleta se le permite invertir tiempo en su digestión.

La toma mínima de carbohidratos debe ser de 5g/kg. No obstante, estos porcentajes dependerán de la complexión propia del jugador. Esta definirá sobre todo su posición dentro de la cancha: alero, piloto, jugador defensivo, etc.

Proteínas para la recuperación muscular

El consumo de carnes también es importante para recuperar el musculo fatigado; hay que recordar que el peso del jugador favorece la actividad física.  Aquí no hay limitaciones: carne, pollo, pescado, etc.; el huevo también es un alimento central, como en casi todos los deportes.

Recetas de pescado.

Para la obtención de vitaminas, minerales y aminoácidos, es fundamental el diseño de una dieta variada. Este tipo de deportista no tiene que encerrarse en un grupo de alimentos y puede comer casi de todo. En cuanto a las grasas dañinas, deberán ser restringidas al máximo, sustituyéndolas por productos como el aceite de oliva.

Desde esta perspectiva, pareciera que la dieta del jugador de baloncesto es pesada en comparación con la de otros deportistas. Hay que recordar que hablamos de un deporte de 4 periodos de 10 minutos, descansos y sustituciones continuas; lo necesario parece ser la potencia, fuerza y rapidez del jugador por momentos.

Todo dependerá de la posición

Los equipos de baloncesto tienen diversas posiciones para ejercer funciones diferentes, y cada jugador ocupa determinado puesto en función a su fenotipo y características de juego. Evidentemente, la alimentación tiene mucho que ver en la naturaleza de cada función dentro del básquet.

Por ejemplo, el base y el escolta son los jugadores que se encuentra en toda la vanguardia del ataque. Ambos son rápidos, potentes y habilidosos con el balón, así que su dieta será un poco menos pesada; este tipo de jugador debe estar mucho más hidratado para aguantar las idas y venidas constantes.

Muy diferente es el estado físico del pívot y el ala-pívot. Ambos son jugadores de altura, pesados y con mucha fuerza; siendo posiciones de carácter defensivo, su contextura será mayor entendiendo además que estos dos correrán menos por la cancha. El cumplimiento de sus funciones les exige dietas y complexión más pesadas.

Baloncesto: especificaciones dietéticas por partido y temporada

Otro aspecto que influye en la planificación dietética es el torneo. Durante las fases iniciales los equipos tienden a jugar una vez por semana, pero con el paso a los Playoffs, las cosas cambian.

Una semana puede tener hasta 4 partidos, dependiendo de la configuración del campeonato. En estas fases, la dieta se vuelve más estricta y el desgaste energético es trepidante.

Otro elemento clave más que todo a nivel de hidratación, es la existencia de los entretiempos; en ellos los jugadores pueden tomar un respiro e hidratarse. El agua y las bebidas energéticas para deportistas no pueden faltar nunca, para evitar la deshidratación.

Botes de bebida isotónica.

Añadido a esto, la finalización de los partidos es un momento nutricional importante. En primera instancia, se deben consumir bebidas con una concentración de 6% de carbohidratos. El objetivo: reponer el glucógeno perdido durante la actividad física; en esta fase, también se recomienda el consumo de alimentos ricos en sodio (salados).

En resumen, la dieta del jugador de baloncesto está dirigida para una persona fuerte, potente y de grandes dimensiones y será muy diferente a la de un corredor de atletismo, o un nadador. La recuperación es esencial, así como el mantenimiento del peso y la musculatura.