Alimentarse según los ritmos circadianos, ¿sí o no?

Virginia 3 agosto, 2018
El objetivo es adecuar la ingesta de comida y calorías al momento del día y el ritmo normal, para cumplir con los tiempos de descanso adecuados y mantener la energía durante las horas de luz que es cuando más la necesitamos

Aquellos deportistas, que aman el deporte, pero que además lo hacen para perder peso y sentirse mejor por fuera y por dentro, seguro que han escuchado mil y una formas de bajar kilos. Por ejemplo,alimentarse según los ritmos circadianos, ¿en qué consiste? ¿Funciona?Vamos a verlo.

Qué son los ritmos circardianos

Esto puede ser un poco difícil de entender y también de explicar, así que vamos a intentar hacerlo de la forma más sencilla posible, por ti y por nosotros. Ya sabes que nuestra cuerpo funciona con los momentos del día y de la noche. Mientras que hay animales que viven de noche, nosotros somos seres diurnos.

Usar el horno en lugar de freír.

¿Que quiere decir esto? Que durante el día, todas nuestras funciones corporales, incluyendo el metabolismo, están funcionando al máximo, mientras que de noche se paralizan casi por completo.

Bien, este es el primer paso paso a entender. El segundo es que la luz solar que entra a través de nuestra retina manda señales al ‘reloj biológico’ principal que hay en nuestro organismo que es el hipotálamo, el cual tiene una enorme influencia en la rapidez o lentitud del metabolismo.

Esta se encarga de absorber esta luz y generar adrenalina durante el día para hacernos funcionar o melanina y serotonina por la noche para permitirnos descansar. ¿Cómo funciona nuestro metabolismo entonces durante estos ciclos?

Alimentarse según los ritmos circadianos, ¿funciona?

Pues bien, si queremos bajar de peso, todos sabemos el secreto: una dieta hipocalórica, agua y ejercicio. Ahora bien, si las calorías de nuestra dieta son tan pocas que no damos a nuestro cuerpo las necesarias para llevar a cabo sus funciones, el cuerpo irá acumulando estos déficits que nos llevarán a tener un hambre voraz a últimas horas de la noche.

Nuestra dieta hipocalórica debe ir relacionada con el tipo de trabajo que tenemos así como con las calorías que quemamos en el ejercicio que realizamos día a día. Si durante el día, que es cuando necesitamos que nuestro cuerpo convierte lo que comemos en energía, no le damos lo suficiente, por la noche tendremos que comer demasiado para suplir esto, justo cuando nuestro metabolismo se pondrá a dormir.

Receta de cena ligera para después del gimnasio.

Esto, sin duda, resultará en subida de peso, siempre que sea algo que se hace a largo plazo. Podría suceder que por la noche nuestro cuerpo nos pida de manera ansiosa consumir hidratos y azucares. Esto sucede porque en el desayuno no hemos comido suficiente.

Los hidratos y azúcares se pueden comer al desayunar sin ningún miedo a engordar, pues el cuerpo lo transformará en energía que irá gastando al cabo del día. El problema llega si lo hacemos de noche cuando no tenemos ningún movimiento. El cuerpo los convertirá en grasa que se irá acumulando en las zonas más problemáticas.

Con esto no estamos diciendo que porque un día comas hidratos por la noche o azúcares porque sales con tus amigos te vas a poner como una foca, pero no debe ser una costumbre.

Entonces, ¿funciona alimentarse según los ritmos circadianos? Sí, funciona y te contamos el secreto para conseguirlo.

¿Cuál es el secreto para alimentarse según los ritmos circadianos?

¿Has escuchado alguna vez la frase de “desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un pobre”? Pues este es básicamente el secreto de alimentarse según los ritmos circadianos.

Aunque parezca un simple refrán, tiene una base científica. A primeras horas del día nuestro nivel de insulina se dispara, así que el cuerpo tiene mayor capacidad de gestionar los hidratos y azúcares que ingerimos, pero al entrar la tarde, este nivel se reduce y el cuerpo no puede hacer más que acumularlos en forma de grasa.

Es por eso, que nunca se recomienda comer hidratos ni azúcares por la noche, pues el organismo no está preparado para procesarlos. Así, que sí, alimentarse según los ritmos circadianos es una opción ideal para perder peso, siempre y cuando sepas cuál es la tabla nutricional adecuada.

Recuerda que aunque ingieras menos calorías de las que debes, estas deben formar una alimentación equilibrada con todos los nutrientes necesarios. No sirve de nada comer 1 000 calorías si solo provienen de carbohidratos o azúcares procesados.

No obstante, si te formas una dieta hipocalórica equilibrada, en la que desayunas bien, comes normal y cenas mayormente proteínas y verduras, perderás peso de forma segura y lo mejor, podrás mantener resultados un tiempo prolongado.

Te puede gustar