Aporte del kiwi en la alimentación

4 mayo, 2018
Pese a su origen tropical, la cosecha del kiwi se produce mejor en climas templados y húmedos y a día de hoy, los líderes mundiales en la producción y exportación de este fruto son China, Italia, Chile, Francia, Japón y Estados Unidos

Muchos nutricionistas evitan considerar a algunos alimentos como milagrosos. Sin embargo, hay excepciones. Una de ellas es el kiwi, una fruta que se acerca y mucho a la idea de ingrediente prodigioso y extraordinario.

Son muchos los aportes de esta fruta de piel delgada color verde, recubierta de pequeños pelos marrones. No es por casualidad que en China, durante la antigüedad, lo que más se demandaba de ella eran sus capacidades medicinales. Y ello a pesar de la creencia más o menos extendida, de ubicar su origen en Nueva Zelanda.

El kiwi: rey de la Vitamina C

Tradicionalmente se piensa que los cítricos, en especial la naranja, son las frutas que ofrecen mayor cantidad de vitamina C al organismo. En realidad, la fruta con mayor aporte de vitamina C, y además con diferencia, es el kiwi.

Cesto con kiwis.

Una taza de Yang Tao, nombre con el que se le conoce al kiwi en China, contiene hasta 273% más del mínimo diario requerido de este nutriente esencial para el ser humano. Y esto representa cinco veces más de lo que ofrece la misma poción de naranja.

Por su composición, el kiwi es un poderoso antioxidante que elimina radicales libres presentes en el organismo. Estos elementos son los responsables del envejecimiento prematuro de algunos órganos, como la piel. También sirve para fortificar el sistema inmunológico y reducir la incidencia de virus, bacterias e infecciones.

La vitamina C regula la presión sanguínea y disminuye la presencia de colesterol malo. En líneas generales, el kiwi es un aliado imprescindible para evitar problemas del corazón; adicionalmente, reduce el riesgo de padecer cataratas.

Otro aporte del kiwi: un aliado del sistema nervioso

Se recomienda tomar esta fruta en personas sometidas a mucha presión; su eficiencia a la hora de reducir los niveles de estrés y ansiedad está más que comprobada. De igual forma, tomar un par de piezas de kiwi justo antes de una entrevista de trabajo es una buena idea para mantener la calma.

Sin incidencias en la báscula

Un ejemplar de tamaño promedio (unos 6,2 centímetros de largo) aporta apenas 54 calorías; además de 0,4 gramos de grasa y la misma cantidad de azúcar de una piña grande. Todo esto complementado con abundante fibra, por lo que es un producto también recomendado para controlar el peso corporal.

¿Debemos fijarnos en el peso?

Rico en Omega 3

Este es un ácido graso esencial, que el organismo es incapaz de producirlo por sí mismo. Su presencia en el cuerpo es imprescindible para el correcto funcionamiento de las membranas celulares, especialmente en el cerebro y la retina.

El Omega 3 contribuye en la reducción del colesterol malo, además de ofrecer amplias propiedades antiinflamatorias y autoinmunes. Por esto, el kiwi favorece el tratamiento de enfermedades como cáncer, artritis y lupus. Así mismo, reduce el riesgo de padecer aterosclerosis o trombosis, entre otras patologías.

Evita el estreñimiento

Su alta tasa de fibra soluble también facilita la digestión y el tránsito intestinal; reduce los molestos síntomas del colon irritable, diarrea o dolores en la zona abdominal. Para favorecer la expulsión de las heces fecales, se recomienda incluirlo regularmente en el desayuno, en combinación con yogur natural o cereales.

Protege la piel

Comer kiwi está especialmente recomendado durante los días soleados de la época estival. Otro de sus ingredientes, la luteína (compuesto químico también conocido como vitamina carotinoide), tiene la capacidad de filtrar los rayos UV.

Beneficios de agua con limón.

En lo relativo a su uso en cremas cosméticas, es útil para combatir el acné, marcas derivadas de una mala cicatrización o manchas sobre la dermis. También es utilizado en tratamientos capilares. Tiene la facultad de hidratar profundamente cualquier tipo de cabello, sin endurecerlo ni apiñarlo.

Ideal para mujeres embarazadas o en periodos de lactancia

El aporte del kiwi una fuente importante de ácido fólico. Esta vitamina hidrosoluble es necesaria, entre otras cosas, para la maduración de la hemoglobina, por lo que es particularmente necesaria al momento de combatir o evitar cuadros de anemias.

La conocida como la vitamina B9, juega un papel fundamental en mujeres en estado de gestación o durante el amamantamiento. Entre otros beneficios, previene deformaciones en la placenta y la anencefalia; además, ayuda en los daños en la columna vertebral de los bebés.

Te puede gustar