Aprende a lavar las frutas y verduras antes de comerlas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 16 enero, 2019
Francisco María García · 8 junio, 2018
Muchas veces nos fiamos de nuestros ojos para determinar si un producto está limpio o sucio, pero hay bacterias y químicos que escapan a este simple análisis y por los que siempre conviene lavar a conciencia tanto la fruta como la verdura que vayamos a ingerir

Las frutas y verduras ofrecen cantidad de nutrientes esenciales al cuerpo. Sin embargo, sin una adecuada higiene pueden transformarse en las peores enemigas. Lavar las frutas y verduras antes de comerlas es indispensable para evitar la ingesta de toxinas, gérmenes y bacterias.

Cuando en la casa hay niños o ancianos, el lavado de los vegetales es muy importante. Actualmente, a los peligros propios de la suciedad y la tierra se ha sumado la amenaza de los agroquímicos en los alimentos. El uso indiscriminado de estas sustancias puede provocar verdaderos estragos en el tracto digestivo.

¿Por qué lavar las frutas y verduras antes de comerlas?

Como hemos visto, algunas personas corren mayor riesgo de intoxicación por frutas y verduras mal lavadas. La toxoplasmosis afecta en mayor medida a embarazadas, ancianos y niños. Por ejemplo, el hábito de comprar frutas por la calle y comerlas, realmente puede ser muy peligroso.

Cómo lavar frutas y verduras.

Será necesario limpiar las verduras de pesticidas, bacterias y químicos que puedan formar parte del proceso de embalaje. Aunque el porcentaje de enfermos por no lavar las frutas y verduras antes de comerlas sea mínimo, las repercusiones en el organismo pueden existir.

Cada cierto tiempo escuchamos la noticia de que un supermercado vendía alguna verdura infectada con la bacteria E. Coli. Esto sucede porque, aunque el cultivo esté limpio, no está exento de factores contaminantes propios del entorno. Los vegetales pueden ensuciarse con salmonela y otras bacterias presentes en la granja y el campo.

De este modo, incluso los productos orgánicos deben ser lavados adecuadamente. Aunque estén libres de pesticidas, siguen expuestos a la contaminación sanitaria del ambiente.

¿Cómo lavar las frutas y verduras antes de comerlas

Existe un remedio casero para usar en la limpieza de las frutas y las verduras; es una opción que se puede elaborar de forma casera. Basta con mezclar agua y jugo de limón en una taza y se obtiene un eficaz desinfectante. Asimismo, el lavado puede realizarse directamente reemplazando el limón por el vinagre.

Las frutas y verduras de cáscara comestible deben guardarse limpias en el refrigerador; lo ideal es hacerlo en compartimentos separados de carnes, huevos y otros alimentos.

Algunos ejemplos de limpieza de vegetales

La lechuga y el puerro son un caso especial a la hora del lavado; la lechuga, al consumirse cruda, ofrece mayores riesgos de intoxicación. Para estas hojas verdes, 20 minutos de remojo en agua con limón es el tiempo recomendado para una total desinfección. Transcurrido este tiempo, se debe enjuagar y volver a lavar.

Un modo de garantizar la limpieza en la lechuga es retirar las hojas externas. Suele ocurrir que las hojas en contacto con el exterior presentan mayor exposición a la contaminación y las bacterias. Estos detalles parecen simples, pero marcan la diferencia; en realidad, es un procedimiento aplicable a todos los vegetales que se extraen de la tierra.

Con respecto a las ensaladas envasadas que se venden en los comercios, generalmente están listas para el consumo. Quizá lavarlas no sea necesario, pero pueden echarse unas gotas de limón para despejar cualquier rastro mínimo de gérmenes. Sobre todo en el caso de que serán ancianos, embarazadas o niños quienes las consuman.

Otro vegetal que ofrece dificultades a la hora del lavado es el puerro. Algunos grandes nutricionistas y cocineros, simplemente eligen cortar el puerro por la mitad antes de limpiarlo. Esto permite un mejor acceso del agua a cualquier pizca de tierra. Después de cortarlo, deberá ir, al igual que las hortalizas y las hojas, a unos minutos de remojo.

Manojo de zanahorias frescas.

¿Qué pasa si no puedo lavar las frutas y verduras antes de comerlas?

Normalmente las intoxicaciones por comer frutas y verduras mal lavadas son muy leves. En el caso de la toxoplasmosis, rara vez provoca más que lo que genera una gripe: dolor de cabeza, fiebre, malestar general. No es nada recomendable tomar verduras contaminadas durante el embarazo, dado que puede verse afectado severamente el feto.

De todos modos, hay que aclarar que una vez que se internaliza el agente tóxico, el cuerpo se inmuniza contra la toxoplasmosis. Por tanto, en caso de embarazo el riesgo de volver a enfermar disminuye considerablemente.

Se pueden padecer otras enfermedades por la ingesta de frutas y verduras contaminadas. Algunas de ellas son: la fiebre tifoidea, la salmonella, la gastroenteritis, la diarrea, la amibiasis, el dolor abdominal, entre otras.