Beneficios de cambiar las frituras por comidas al horno

Francisco María García · 9 junio, 2018
Dentro de las distintas formas que tenemos de cocinar un alimento, freír agrega más grasa a los alimentos, sean estos orgánicos o procesados; en realidad, hornear y asar son una opción más sabia y menos costosa

En nuestra agitada vida moderna, tendemos a creer que usar la fritura como método de cocción de nuestros alimentos diarios es más rápido y menos costoso.

Si nos detenemos a pensar un poco, nos daremos cuenta de lo beneficioso que supone cambiar las frituras por comidas al horno. No solo ahorraremos tiempo y dinero, sino que también tendremos un estilo de vida más saludable.

8 Razones para cambiar las frituras por comidas al horno

Merluza al horno con verduras.

  1. Las grasas trans presentes en el aceite que usamos para freír, están asociadas al proceso de endurecimiento de las arterias; con ello se incrementa el riesgo de sufrir cardiopatías y accidentes cerebro-vasculares.
  2. Aumentan los niveles de colesterol denominado como ‘malo’ (LDL) y disminuye el colesterol bueno (HDL).
  3. Los alimentos grasos son causantes de la obesidad y aumenta el riesgo de padecer Diabetes tipo 2.
  4. La mayoría de los alimentos fritos contienen MSG (sales tóxicas), una sustancia que descompone el calcio creando problemas en las articulaciones.
  5. Los aceites que usamos para freír son ricos en grasas polisaturadas; se descomponen rápidamente para formar los compuestos aldehídos, que aumentan el riesgo de trastornos neurológicos.
  6. La fritura destruye los nutrientes de los alimentos, agregando grasas y calorías vacías.
  7. La comida frita hace que los filtros naturales del organismo, particularmente los riñones, funcionen de forma deficiente.
  8. Cuando los productos ricos en carbohidratos se calientan a altas temperaturas al freír, producen acrilamida, un elemento considerado como carcinógeno.

 Ventajas de cocinar al horno

El principal beneficio de cambiar las frituras por comidas al horno es que los alimentos conservan intactos sus valores nutricionales, haciendo posible cocinar con menos grasa y menos calorías.

Freír pollo.

La cocción en el horno es segura, el calor es seco y uniforme, los alimentos se sellan en el exterior, conservando sus jugos y nutrientes (vitaminas, minerales). Como no necesitan aceite agregado, no afectarán a nuestros niveles de colesterol.

Es importante conocer la temperatura necesaria y los tiempos de cocción de los alimentos que prepararemos; también es recomendable precalentar el horno antes de usarlo, así estabilizaremos la temperatura y lograremos que sea constante.

Son muchos los alimentos que puedes cocinar al horno: aves, pescados, cerdo, cordero, panes, pizzas, pastas, vegetales, arroces, galletas, bizcochos, galletas, etc.

Una alternativa saludable: freír en el horno

Es innegable lo apetecible que pueden resultar ciertos alimentos fritos, en particular por su distintiva textura crujiente. Sin embargo, esto lo podemos lograr utilizando el horno convencional, con el añadido de que ingeriremos muchas menos calorías.

Hay una gran variedad de alimentos que puedes freír en el horno: huevos, croquetas, patatas, deditos de pescado o empanadas entre otros muchos. Con este método de cocción los alimentos conservarán su sabor y textura original.

Una excelente y saludable idea es preparar un delicioso pollo frito al horno, siguiendo esta sencilla receta:

  • Ingredientes:1/4 de taza de mantequilla,1/2 taza de harina todo uso,1 pizca de paprika, pizca de sal, pimienta, pollo cortado en piezas.
  • Elaboración: precalentar el horno a 190 grados y derretir la mantequilla en un molde para hornear. En un bol, mezclar la harina, la paprika, la sal y la pimienta. Envolver al pollo con la mezcla y hornear durante unos 30 minutos de cada lado.
Alitas de pollo a la barbacoa.

 

Otras opciones

Otra alternativa es asar los alimentos a la barbacoa o a la parrilla, es bastante fácil y solo requieres de leña seca o carbón y una parrilla. Los alimentos conservan sus vitaminas y minerales y no necesitas agregar aceite u otro tipo de grasas.

La comida adquiere una textura crujiente mientras se mantiene húmeda y jugosa en su interior. No solo puedes asar carnes blancas y rojas, también puedes asar frutas: la piña, plátano, manzana, las fresas y muchas otras.

La parrilla le agrega un sabor especial a ciertos alimentos que puedes usar como guarnición para tu plato principal. Este es el caso de los pimientos, ricos en antioxidantes, cebollas, setas, espárragos y aguacates.

Cocinar a la plancha es otra alternativa fácil, rápida y económica para cuando optamos por una vida más saludable. La mayoría de los alimentos admiten esta técnica para su cocinado.

La decisión de cambiar nuestro régimen alimenticio, ensayando nuevos métodos de cocción, definitivamente nos permitirá proteger nuestra salud y alargar nuestra vida.