Beneficios de la yema de huevo

Hasta hace poco era común ver a mucha gente separando la clara del huevo para utilizarla en sus comidas y batidos, pero este mito sobre la yema de huevo se desterró con el paso del tiempo y empezó a considerarse como un alimento saludable

Siempre ha sido un alimento con ‘mala fama’ y el cual mucha gente recomendaba excluir de la dieta cotidiana. Sin embargo, la yema de huevo ha demostrado tener efectos positivos para la salud y su consumo es cada día más aconsejado. A continuación, te contamos sobre sus virtudes.

Beneficios de la yema de huevo

Más allá de lo que aquí comentaremos, es meritorio resaltar, en primer lugar, que se trata de un producto económico y altamente combinable con muchísimos otros. Esto lo hace un ingrediente ideal para una gran cantidad de recetas muy nutritivas. A continuación, detallaremos los diferentes aspectos en los que este alimento se destaca.

Diferentes formas de comer huevo.

La yema de huevo y su gran aporte de nutrientes

Como sabemos, los alimentos naturales tienen la facultad de ofrecer una amplia variedad de nutrientes a las personas. Estos, de diferentes tipos y con distintas funciones, permiten garantizar el óptimo funcionamiento de cada parte del organismo.

Estos son los principales grupos de nutrientes que podemos extraer de la yema de huevo:

  • Vitaminas: en ellas se encuentran las vitaminas A, E, D, B9 (ácido fólico), B12, B6, B2 y B1. En cuanto a la vitamina D, vale la pena remarcar que es uno de los alimentos en los que se encuentra en mayor proporción.
  • Minerales: la yema de huevo contiene hierro, potasio, fósforo y magnesio.
  • Proteínas: aporta una cantidad muy alta de proteínas; esto lo convierte en un alimento fenomenal a la hora de ganar masa muscular.

El componente ‘escondido’ de la yema de huevo

¿Sabes qué es la colina? Es uno de los tantos nutrientes que se encuentran en esta parte del huevo. Se trata de un nutriente esencial que se agrupa dentro de las vitaminas del grupo B. Las principales funciones en las que colabora son la memoria y el control del músculo.

La colina es un componente muy importante para combatir enfermedades como el Alzheimer y la demencia. Además, contribuye en la síntesis de componentes que forman las membranas celulares del cuerpo.

Por lo general, es un nutriente desconocido y subestimado. Sin embargo, sus virtudes son enormes y es muy importante cumplir con los requisitos en cuanto a su consumo.

Yema de huevo.

Otras ventajas de la yema de huevo

  • Ofrece muchas grasas positivas; más del 60% de ellas son no saturadas; es decir, del tipo bueno de grasas.
  • Aporta muy poco colesterol. Si bien es posible que aquellas personas que tienen colesterol muy elevado deban restringir un poco su consumo, no es necesario que lo eliminen, debido a su gran cantidad de nutrientes. De hecho, el nivel de colesterol aumenta debido a las grasas saturadas, que no abundan en la yema del huevo. Por el contrario, el que sí aumenta es el denominado ‘colesterol bueno’.
  • Es un elemento muy rico en lecitina. Esta, justamente, es la encargada de fusionarse con el colesterol para evitar que este sea totalmente absorbido por el organismo. Además, es fundamental para el cuidado de la médula ósea, el cerebro, el hígado, el corazón y el sistema nervioso.
  • Contiene luteína y zeaxantina; estos nos protegen de los radicales libres, que pueden ocasionar enfermedades del corazón y engrosamiento de las paredes de los vasos sanguíneos. También ofician de antioxidantes y previenen enfermedades oculares.

Por los beneficios antes citados, la yema de huevo es un alimento muy importante para cuidar nuestro salud cardíaca, el buen funcionamiento del sistema nervioso y el correcto estado de los músculos.

¿Crudas o cocidas?

Si bien mucha gente acostumbra a ingerir las yemas de los huevos en batidos u otros alimentos sin necesidad de cocinarlas, esta no es la mejor opción. Siempre es mejor cocinarlas primero; de lo contrario, nos expondremos a padecer enfermedades como la salmonelosis, entre otras. Además, sus propiedades no varían tras la cocción.

En última instancia, hay que destacar que incorporar la clara del huevo a la dieta también es muy saludable: no posee grasas, casi no aporta calorías y sí brinda muchos nutrientes. Por lo tanto, no será necesario que apartes la yema para consumirla por su cuenta.

Puedes hacerlo si lo deseas, pero no perderás nada al sumar la clara a tus preparaciones. Por el contrario, complementarás tu receta con un ingrediente igual de nutritivo e incluso más saludable que la propia yema.

Te puede gustar