Cenas light para después del gym

Virginia Duque · 7 mayo, 2018
De poco sirve matarse en el gimnasio si al llegar a casa no mantenemos el mismo respeto por el esfuerzo empleado; lo ideal después de un buen entrenamiento es reponer fuerzas con una cena ligera y dormir, para que los músculos se repongan cuanto antes

Uno de los errores más comunes que cometemos al hacer ejercicio, es comer más de lo necesario pensando que el ejercicio que hemos hecho lo compensa. Esto puede resultar si lo que queremos es mantener el peso que ya tenemos, pero si pretendemos bajar de peso, no tiene mucho sentido. Para que no caigas en este error, te traemos algunas recetas de cenas light para después del gym.

Recetas de cenas light para después del gym

Ensalada de quinoa

Ya sabes que la quinoa está de moda, pero además, es un ingrediente ideal para comer de noche pues es saciante pero muy bajo en carbohidratos. De hecho, el comente principal a mayor grado son las proteínas, por lo que podrán seguir alimentando al músculo incluso cuando hayas dejado de entrenar.

Recuerda que la quinoa debes lavarla bien antes de hervirla, y una vez hervida le puedes agregar cualquier cosa que te ocurra para hacer tu ensalada ideal. Eso sí, cuidado con los frutos secos y las grasas –aunque sean saludables– de noche, pues te podrían engordar.

Yogur con fruta

Si eres de los que cenas poco pero aun así necesitas meter algo en el cuerpo antes de ir a dormir, un yogur con frutas y algunos cereales puede ser una cena ideal. No mezcles la fruta, escoge la que más te guste y céntrate en ella y en algunas parecidas.

Cada fruta tiene distintos niveles de azúcar, por lo que puede aportar cosas diversas a nuestro cuerpo; mezclarlas no hará más que dificultar la digestión y es posible que incluso nos engorde.

Mezcla por ejemplo manzana, piña y pera, sandía y melón, melocotón y nectarina o níspero, y cosas similares. Intenta que el yogur sea desnatado y con 0% materia grasa para que sea una de las cenas light para después del gym.

Carnes magras o pollo

Chimichurri con carne.

Si eres de los que llega con mucha hambre tras el entrenamiento, no te preocupes, puedes hacerte un plato de carne de ternera, pollo o pavo y acompañarlo con una ensalada, verduras o quinoa. No engordarás pero te sentirás saciado, eso sí, con muy pocas calorías.

Pescados

El pescado aporta proteínas y ácidos grasos necesarios para nuestro organismo. No importa la hora en que lo comamos, siempre será beneficioso. Si te encanta el pescado y llegas con hambre del gym, escoge el que más te guste y cómelo a la plancha o al toro acompañado con verduras, setas, ensalada o quinoa.

Esta será una cena ideal para después del entrenamiento, pues te hará tener la sensación de haber comida suficiente pero sin inflarte de calorías.

Huevos

Los huevos tienen muchos beneficios para nuestro organismo como el aporte de pretinas y la disminución de la ansiedad. Puedes comerlos en tortilla, duros en una ensalada, o podrías hacer un revuelto con champiñones o espárragos y mezclaros con otros vegetales.

Lo cierto es que los huevos es uno de los alimentos más versátiles que existen; tan solo hace falta una pizca de tu imaginación, ¡y una buena sartén donde no se peguen!

Ensalada

Alimentos a evitar en tu ensalada para que sean más sanas.

Las ensaladas son el complemento ideal al ejercicio pues son saciantes y bajas en calorías. Puedes hacer muchas y variadas, aunque no te recomendamos las de arroz y pasta por la noche, pues los hidratos de noche no son muy digeribles y al no quemarse se transformarán en grasa.

Sin embargo, puedes hacer de lechugas varias, de brotes tiernos, de quinoa, solo de vegetales… Puedes agregar jamón de pavo o atún para un aporte de proteínas. En tu imaginación está el límite. Eso sí, olvida las salsas y aliña con una simple vinagreta compuesta por aceite de oliva, sal y pimienta, y vinagre o limón.

Como ves, las opciones de cenas light para después del gym son muchas, y seguro que estas ideas han despertado tu creatividad culinaria y ya sabes lo que vas a cenar esta noche después del gym, ¿a qué sí?