Claves nutricionales para mejorar en Triatlón

Francisco María García · 13 octubre, 2018
No basta solo entrenar para poder mejorar en Triatlón, también hay que mantener un régimen alimenticio siguiendo claves nutricionales específicas que permitirán cumplir con los objetivos

Participar en un Triatlón es una de las experiencias más exigentes a las cuales se puede someter un atleta. Cualquier persona, por muy buena capacidad física que posea, no tiene sin más la capacidad de competir en estas competiciones juntas: en ellas se debe nadar, pedalear y correr hasta llegar a la meta. ¡Conoce algunas claves nutricionales para el Triatlón!

Mucho más que una alimentación balanceada

Es imposible mantener una vida plena en salud si no se cuida la calidad de los alimentos que se llevan a la boca. Eventualmente se pueden obviar ciertas reglas y ‘darse algún capricho’. Sin embargo, ese es un lujo que los competidores de triatlones no se pueden dar; al menos, no con demasiada frecuencia.

La misma rigurosidad que se aplica a la planificación y el cumplimiento de los entrenamientos debe seguirse con la alimentación. La lista de ingredientes, así como cada una de las comidas que se van a tomar semanalmente, deben definirse con tiempo.

Los carbohidratos: más importantes que nunca

Los hidratos de carbono forman la columna vertebral del menú de estos competidores. Son el combustible necesario para el cuerpo. Sin ellos, el organismo no dispondrá de la energía suficiente para ponerse en marcha.

La preparación para estas competiciones y al mismo tiempo llevar un régimen alimenticio orientado a perder peso, no tiene mucho sentido. La mayoría de los programas destinados a disminuir la cifra mostrada por la báscula restringen algunos elementos; siendo los carbohidratos de los primeros.

No solo de pasta vive el hombre

Durante mucho tiempo se pensó que la más importante de las claves nutricionales para los triatletas era seguir una dieta con la pasta como ingrediente principal.

Algunos supuestos especialistas recomendaban tomar pasta de desayuno, almuerzo y cena, durante los días previos a una competición. Pero hay otras fuentes de hidratos de carbono, que adicionalmente aportan otros elementos.

La lista de alimentos pasa por el arroz, las patatas cocidas con su piel y el maíz natural. También algunas legumbres como la soja, lentejas y garbanzos; se trata de elementos que además incluyen fibras, proteínas, vitaminas y minerales.

Proteínas y minerales

Aunque los carbohidratos copen el menú, la alimentación de un competidor de triatlón no puede obviar otros nutrientes esenciales. Las proteínas de calidad son vitales.

Para un alimentación balanceada, las carnes son otros alimentos que deben aparecer entre los ingredientes. También aportan minerales como el hierro, necesario para evitar desequilibrios que pudiesen ocasionar cuadros de anemia.

Deben contemplarse alimentos ricos en vitamina B como sardinas y salmón, lo mismo que las legumbres, yema de huevo y vísceras. Esto es adecuado para propiciar el metabolismo de los hidratos de carbono y las proteínas; también para facilitar la formación de glóbulos rojos y ácido fólico.

Golosinas ‘naturales’

Con un régimen de entrenamientos tan demandante, es natural sentir mucha hambre. Para evitar caer en la desesperación, un buen plan es tener a la mano algunos frutos secos. Son ricos en grasas saludables, calcio y vitaminas del complejo B. También aportan vitaminas A, C y E, necesarias compensar la oxidación.

Agua, mucha agua

A la hora de elaborar una lista de las claves nutricionales para mejorar en el triatlón, la correcta hidratación es uno de los factores más importantes.

La pérdida de líquidos a través del sudor durante estas competiciones, así como en sus entrenamientos previos, alcanza niveles realmente altos. Es absolutamente imprescindible contar con una buena hidratación antes, durante y después del ejercicio.

Para hidratarse adecuadamente también es importante tomar alimentos con una tasa de agua elevada. La lista incluye pepino, naranja y tomate, al igual que sandía y melón, frutas que también pueden tomarse como aperitivos entre las comidas.

Claves nutricionales para antes y después de las competiciones

El día de la competición, se debe desayunar dos horas antes de iniciar la carrera. Una comida que debe ser rica en hidratos de carbono, moderada en proteínas y baja en fibra.

El del desayuno no es momento para experimentar; deben ser alimentos conocidos para evitar inconvenientes digestivos, que pudiesen echar por la borda toda la preparación previa.

Por otra parte, competir en ayuno es una terrible idea. El cuerpo se puede quedar sin combustible a mitad del trayecto (o antes), con resultados catastróficos.

La alimentación post competición también es clave. Para aquellos que no toleran los alimentos sólidos nada más terminar el ejercicio, el agua de coco es una excelente aliada. Una vez el organismo recobre la calma, es un buen momento para premiarse con algunas golosinas, preferiblemente naturales.