Cómo detectar un alimento en mal estado

8 agosto, 2018
Tal y como vamos a ver es muy sencillo saber si un alimento es apto para el consumo o por el contrario debemos tirarlo; en apenas unos segundos podemos detectar su mal estado y ahorrarnos posteriores problemas de salud

Tomar un alimento en mal estado puede ser muy perjudicial para la salud. Por ello es importante saber detectar los signos que indican que el alimento no se encuentra en condiciones para ser consumido. En este post te explicamos como detectar estos alimentos y las consecuencias que podría tener consumirlos.

1. Comprobar la fecha de caducidad

Lo primero que hay que hacer siempre antes de consumir un producto es comprobar la fecha de caducidad. Si esta es anterior al día en la que vamos a consumir el producto lo mejor será no hacerlo.

Si han pasado pocos días desde que el alimento ha caducado probablemente siga teniendo un aspecto normal. Nuestra recomendación es que no te dejes llevar por su aspecto y no lo consumas porque habrá perdido propiedades y puede sentar mal pese a parecer que sigue siendo apto para el consumo.

Fecha de caducidad.

Hasta aquí todo parece muy sencillo. El problema es que no todos los alimentos incluyen fecha de caducidad. Si se trata de un producto fresco comprado a granel habrá que usar otras técnicas para saber si su consumo puede ocasionar algún problema en nuestro organismo.

Además, que un alimento no haya superado la fecha de caducidad no garantiza que esté en buen estado. Hay otros factores tales como la temperatura a la que haya estado, los daños que tenga como grietas o magulladuras o el modo de congelarlo que hacen que el alimento se haya caducado antes de tiempo.

A continuación te explicamos como saber si un alimento se encuentra en mal estado. Presta atención a los signos que te indicamos a continuación y líbrate de las consecuencias.

Productos lácteos en mal estado

Los productos lácteos son uno de los más delicados en cuanto a conservación. Es muy fácil que estén en mal estado si no se han conservado de la forma adecuada por lo que es importante comprobar si son aptos para el consumo. A continuación te explicamos como saber si están en mal estado.

  • Queso. Es uno de los alimentos que más fácil se puede ver si se encuentra en mal estado ya que aparece una capa de moho que cubre su superficie. Si la capa es solo superficial y no muy grande se puede retirar y el producto sigue estando en buen estado.
  • Leche. Su olor es muy fuerte y además su sabor se vuelve agrio. Basta con olerla para comprobar que está en mal estado.
Incluir la leche en la dieta de la menopausia.

Embutidos y comida elaborada

Muchas veces cocinamos bastante comida para no tener que pasar tiempo en la cocina durante los siguientes días. La comida sobrante queda en un tupper y se guarda en la nevera durante días. Nuestra recomendación es que la conserves de este modo si la vas a consumir en los dos siguientes días. 

Si quieres disponer de ella más tarde lo mejor será que la congeles. En el congelador podrá estar mucho más tiempo sin perder sus propiedades y lo único que tendrás que tener en cuenta es no congelarla nuevamente. 

Respecto a los embutidos, estos deben conservarse siempre en el frigorífico. Una vez abiertos deshecha el envase y guárdalos en un tupper o envueltos en papel de plata o film transparente. Para comprobar si están en mal estado debes tocarlos y si presentan una capa viscosa no son aptos para el consumo.

¿Qué puede pasar si tomo un alimento en mal estado?

Las consecuencias de tomar alimentos en mal estado pueden ser muy variadas. Depende del grado de descomposición del alimento y de la cantidad que se haya ingerido. Además, hay que tener en cuenta que no todos los alimentos resultan igual de perjudiciales para el organismo.

Alimentos que no caducan.

La consecuencia más leve sería un episodio breve de gastroenteritis o vómitos. También podía aparecer una reacción alérgica o una enfermedad de transmisión alimentaria. En casos muy graves la consecuencia podría ser hasta la muerte.

Con todo esto no queremos asustar a nadie, simplemente hacer ver lo importante que es perder unos segundos en comprobar si el alimento se encuentra en buen estado. Como has podido ver, cuesta muy poco y si lo haces siempre con el tiempo lo acabarás incorporando a tu rutina y lo harás sin darte cuenta.

Te puede gustar