Cómo empezar una dieta saludable para adelgazar

Pilar · 30 agosto, 2018
Empezar una dieta supone un periodo de planificación y adaptación, de lo contrario puede que consigamos el efecto adverso al que buscamos; conoce algunas pautas para empezar una dieta saludable para adelgazar

Si tienes unos kilos de más y estás pensando en empezar una dieta saludable para adelgazar, estás en el sitio correcto. A continuación te damos una serie de consejos para que logres tus objetivos de la forma más sencilla posible. 

1. Motivación

Lo primero que debes hacer antes de empezar una dieta saludable para adelgazar es estar motivado. La motivación es la clave para conseguir cualquier meta que nos propongamos y en el caso de las dietas no iba a ser menos.

Planificación dietética a la hora de hacer deporte.

Habitualmente, la motivación suele estar presente en los primeros días de la dieta. A medida que va avanzando la motivación desaparece y la dieta se abandona. Para que esto no ocurra te recomendamos que te marques objetivos semanales como los que te proponemos a continuación:

  • Elige un día a la semana para pesarte y anota tu progresión.
  • Anota la distancia que corres o andas cada día. Comprobar que tu resistencia aumenta será una gran motivación para seguir perdiendo peso.
  • Instala en tu teléfono móvil aplicaciones en las que puedas ver de una forma visual y motivadora estos datos. 

Si no estás lo suficientemente motivado te recomendamos que no comiences la dieta. Al cabo de pocos días la abandonarás y lo único que conseguirás será el temido efecto rebote. Busca la motivación y después comienza la dieta saludable para encontrar tu peso ideal.

2. Comienza a hacer ejercicio

Habitualmente, cuando pensamos en hacer dieta lo primero que nos viene a la cabeza es cambiar nuestros hábitos alimenticios. Este cambio es fundamental, ya que es necesario disminuir la ingesta de calorías y eliminar aquellos alimentos poco saludables. De todos modos, hay que tener en cuenta que la alimentación no lo es todo y que el ejercicio debe ser un pilar fundamental en cualquier tipo de dieta.

Consecuencias de hacer running.

Si no practicas ningún tipo de ejercicio lo mejor será que empieces a realizarlo a baja intensidad. Caminar durante una hora al día o alternar varios metros corriendo y otros andando es una buena forma de empezar. En apenas unos días podrás comprobar como tu resistencia aumenta y eres capaz de prolongar el tiempo de la actividad y realizarla con mayor intensidad.

Además, te animamos a que realices ejercicio a través de diversas prácticas cotidianas como las que te proponemos a continuación:

  • Utiliza las escaleras en vez del ascensor
  • Ve caminando hasta el supermercado, el colegio de tus hijos o a hacer recados
  • Camina hasta tu lugar de trabajo y si no es posible intenta no aparcar el coche en la puerta.

3. Haz 5 comidas al día

Todos hemos oído en infinidad de ocasiones lo importante que es hacer 5 comidas al día. En la práctica diaria son muy pocas las personas que lo llevan a cabo. Lo mismo ocurre con aquellas personas que realizan algún tipo de dieta, ya que piensan que por comer más veces la pérdida de peso va a ser menor.

En realidad, comer 5 veces al día regula la sensación de hambre y evita los atracones. El desayuno, la comida y la cena son las más importantes. Para acabar con la sensación de ansiedad y regular la sensación de apetito a lo largo del día, el almuerzo y la merienda son totalmente necesarios.

Consejos y trucos para acelerar el metabolismo.

4. Trucos para comer menos y calmar la ansiedad

Para que perder peso sea más llevadero y puedas cumplir tu objetivo, a continuación te proponemos una serie de trucos que te harán comer menos. Basta con que cambies algunos hábitos para conseguir con un esfuerzo mínimo una pérdida de peso mayor.

  • Come en plato de postre. Cada vez es más común comer en boles, esto hace que ingiramos más comida y que no controlemos la cantidad que comemos. Nuestra recomendación es que comas en platos de postre. Es una forma sencilla de tomar porciones más pequeñas y apenas lo notarás porque a la vista el plato seguirá estando lleno.
  • Toma pocos alimentos en cada comida. Cuando tenemos en la mesa diferentes tipos de alimentos sentimos la necesidad de probarlos todos y acabamos comiendo más de la cuenta. Esto suele ocurrir en las cenas de picoteo. Es por ello que te recomendamos que elabores uno o dos platos y así te limitarás a comer la ración necesaria.
  • Ve a comprar después de haber comido. Seguro que te ha pasado. Vas a comprar antes de comer y tienes hambre. Esta sensación provoca que compres más alimentos de los que necesitas y además poco saludables. Para que no ocurra la mejor hora para ir a comprar es minutos después de haber terminado de comer.

Si cuentas con la motivación necesaria, perder peso es posible. Además, siguiendo los pasos que te proponemos lograrás que el proceso sea mucho más fácil.

Pinto, J., & Carbajal, Á. (2010). Dieta Equilibrada, Prudente o Saludable. Nutrición y Salud. Garcia-Continente, X., Allué, N., Pérez-Giménez, A., Ariza, C., Sánchez-Martínez, F., López, M. J., & Nebot, M. (2015). Hábitos alimentarios, conductas sedentarias y sobrepeso y obesidad en adolescentes de Barcelona. Anales de Pediatría. http://doi.org/10.1016/j.anpedi.2014.07.006