Cualidades de la margarina

Pilar · 19 mayo, 2018
LA maragarina está considerada en el ideario colectivo como la opción saludable respecto a la mantequilla, pero analizamos que ventajas y desventajas reales aporta

Te contamos todo acerca de la margarina. Seguro que has oído decir en más de una ocasión que se trata de un alimento poco saludable, pero en realidad un consumo moderado está recomendado. A continuación te contamos todas las cualidades de la margarina.

Además resolvemos una duda que seguro que has tenido en más de una ocasión. La diferencia entre la mantequilla y la margarina. Sigue leyendo y despeja todas tus dudas.

¿Cuál es la diferencia entre la mantequilla y la margarina?

En muchas ocasiones utilizamos la mantequilla y la margarina de forma indistinta. En realidad se trata de dos alimentos diferentes, pero como se utilizan para realizar las mismas elaboraciones se tiende a pensar que son iguales.

La principal diferencia entre la mantequilla y la margarina es el producto a partir del cual están elaboradas. La mantequilla está elaborada a partir de grasas animales mientras que la margarina cuenta como principal ingrediente las grasas vegetales. Respecto a sus propiedades, las dos son muy similares. Ambas cuentan con un contenido en grasas superior al 90% y un alto nivel de calorías.

Mantequilla y margarina, diferencias.

Muchas veces sea plantea la cuestión sobre cual de las dos es más saludable. La mayoría de la gente cree que la margarina, al estar elaborada a base de aceite vegetal. Esto no es de todo cierto, ya que algunos tipos de margarina están elaboradas a partir de grasas saturadas. Por otro lado, no es cierto que la mantequilla sea perjudicial para la salud.

Lo que está claro, tomes margarina o mantequilla es que lo tienes que hacer en pequeña cantidad. Sean del tipo que sean, ambas tienen un alto contenido en grasas y por ello no es aconsejable abusar de su consumo.

Contiene Omega 3 y Omega 6

Aunque en pequeña cantidad, la margarina contiene tanto Omega 3 como Omega 6. Este tipo de grasa es la encargada de evitar la coagulación de la sangre, por lo que su papel en el aparato circulatorio es fundamental.

Además regula los niveles de insulina, por lo que su consumo está especialmente recomendado para personas diabéticas. Es importante que los niveles de omega 3 y 6 sean los indicados para mantener un correcto bienestar del organismo.

Algunos alimentos ricos en Omega 3 y 6 además de la margarina son los frutos secos, las semillas y las algas. Además algunos tipos de pescado también son ricos en esta grasa saludable. Como ves, es muy sencillo consumir alimentos ricos en estas grasas saludables. Puedes hacerlo a la hora del desayuno, la cena o tomarlos como snacks

Rica en vitaminas A y D

Aunque hemos comentado anteriormente que la margarina es rica en grasas y que estas son su principal ingrediente, también podemos encontrar vitaminas tanto del grupo A como del D.

La vitamina A es fundamental para mantener la salud ósea y ocular. También participa en el regeneramiento celular y favorece el correcto funcionamiento de las membranas existentes en el aparato circulatorio.

Por su parte, la vitamina D es fundamental para la absorción del fósforo y el hierro y por lo tanto para prevenir enfermedades como la anemia. al igual que la vitamina A es importante para el desarrollo y mantenimiento de los huesos y dientes.

Diferencias entre margarina y mantequilla.

Además de en la margarina, también podemos encontrar este tipo de vitaminas en el aceite de hígado de bacalao y los productos lácteos y sus derivados. 

Limitar su consumo

A pesar de que la margarina contiene nutrientes saludable tales como las vitaminas A y D y el Omega 3 y 6 no debemos abusar de su consumo. No hay que olvidar que la base de este alimento es la grasa, que aunque sea de origen vegetal no deja de ser perjudicial en grandes cantidades. 

Por ello es importante limitar su consumo, sobretodo en aquellas personas que sufran sobrepeso u obesidad, ya que provoca que todavía se acumule más grasa en el organismo. Con esto no queremos decir que sean perjudiciales y que haya que dejar de consumirlos, sino que hay que tomarlos en pequeñas cantidades y con moderación.