¿Cuánta sal puedo comer al día?

Francisco María García · 1 abril, 2018
La sal es una de las especiass o condimentos que más utilizamos para cocina, pero en exceso puede llegar a ser perjudicial para nuestra salud

Las actuales tendencias en materia de alimentación recomiendan un bajo consumo de sal. Es muy normal escuchar esta recomendación, pero siempre quedamos con la misma pregunta: “¿cuánta cantidad de sal puedo comer al día?”.

Nuestros padres y abuelos saben hoy en día que la sal está relacionada a la hipertensión arterial. Pero… ¿hay una medida o dosis correcta? Detrás de los problemas ocasionados por este alimento hay muchas cuestiones que aclarar.

El sodio: el principal problema detrás de la sal

La típica sal de mesa contiene al menos un 40% de sodio. El organismo humano requiere de ciertas cantidades de sodio para un correcto funcionamiento; a pesar de ello, esas cantidades requeridas son bajas.

De hecho, el sodio es considerado en términos nutricionales como un micronutriente. Su labor en el organismo es controlar la presión arterial, el volumen de sangre y la absorción de nutrientes. Además, este nutriente juega un papel central en la contracción muscular.

Siendo una sustancia reguladora, si la recibimos en exceso contribuimos al descontrol de variables que son vitales. El funcionamiento de los riñones también puede verse afectado, así como los niveles de absorción de calcio.

El problema de las cantidades

Mujer echando sal en la comida.

Un solo gramo de sal contiene 400 miligramos de sodio. El problema está en que este mineral no se encuentra únicamente en la sal de mesa. De hecho, el mismo abunda en productos de ingesta diaria como lo son los snacks, la salsa de soja, embutidos, quesos y carnes curadas, etc.

¿Qué es lo que está pasando en la actualidad? Ingerimos todos estos alimentos con regularidad y además exageramos con el salero. El resultado: niveles elevados de sodio en el organismo. La mayoría de las personas ni siquiera tienen una idea sobre las cantidades consumidas.

Según las estadísticas, el 90% de la población norteamericana consume unos 3.400 mg de sal por día. Las cifras son manejadas por Centro para el Control y Prevención de Enfermedades. Evidentemente, esta cantidad está por encima de lo recomendado. Pero la pregunta central sigue siendo: “¿Cuánta sal puedo comer al día?”.

¿Cuánta sal puedo comer al día? La OMS responde

Los organismos de salud recomiendan en su mayoría un límite superior que no debe ser rebasado. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona normal no debe consumir más de cinco gramos de sal al día. Esto equivaldría a una cucharadita rasa, con una sal bien tratada y yodada.

La medida que consideramos de sal, los cinco gramos, corresponden a unos 2300 mg de sodio diarias. También hay que decir que, aunque el salero podemos controlarlo, no solemos medir la cantidad de sales presentes en alimentos procesados. Y la principal dificultad radica en que al menos el 75% de nuestro consumo total de sal está en esos productos.

A pesar de todo, tampoco hay unanimidad. Investigadores de la Universidad McMaster ubicada en Canadá, sugieren que consumir menos de 3000 mg de sal diaria también puede conllevar riesgos. Los estudios continúan, pero se sabe que una ingesta muy baja en personas saludables es contraproducente.

Efectos dañinos de tener déficit de sodio

Al déficit de sodio en el organismo se le conoce como hiponatremia. Esta es considerada como un síntoma de sobrerhidratación, padecimiento presente en algunos organismos. En su estado más avanzado puede generar convulsiones, inducir el coma y provocar la muerte. Como vemos, la hidratación humana está relacionada a este mineral.

La mayoría de los expertos aconsejan un bajo consumo de sodio, salvo casos muy particulares. Los procesos productivos, dieta y calidad de alimentos actuales ya ofrecen un exceso de sales; su consumo indiscriminado puede ser peligroso para las personas hipertensas.

Recetas equilibradas para vegetarianos.
Los productos precocinados suelen tener un alto contenido en sal.

Por ello, las poblaciones con riesgos cardiacos tienen otra medida de sal recomendada. Es así como las personas mayores de 51 años, hipertensos y diabéticos deberían consumir un máximo de 1500 miligramos diarios. Esto se aplica también para pacientes con insuficiencias renales.

Algunas recomendaciones

Todo indica que nuestra salud depende del control que podamos tener sobre el consumo de sal. No solo debemos cuidar los alimentos caseros, sino el sodio que ingerimos mediante alimentos procesados; por ello, es necesario verificar las tablas nutricionales de cada producto.

Ya en la cocina, podemos optar por salar aquellos alimentos que lo necesitan, pero siempre con la dosis adecuada. También es una realidad que, a nivel gustativo, la sal potencia el sabor de las recetas culinarias.