¿Cuánto tiempo debes hacer dieta?

Cuando comienzas a hacer dieta no debes pensar en adelgazar rápidamente para poder dejarla, una dieta debe ser un proceso de aprendizaje en el que se aprende a llevar a cabo una rutina saludable

Las dietas son en la mayoría de ocasiones sinónimo de hambre, fuerza de voluntad y cansancio. Es por ello que en cuanto se comienza a realizarla solo se piensa en el día en el que se haya cumplido el objetivo y poder abandonarla. En este post te explicamos cuanto tiempo debes hacer dieta, si puede abandonarse y como debe ser la rutina después de haber logrado el peso ideal.

Según el peso que quieras perder

Lo primero que debes hacer cuando decidas empezar una dieta es calcular cuanto peso debes perder. Para ello debes ayudarte del IMC. Introduciendo tan solo el peso y la altura sabrás más o menos cual es tu peso ideal y en que franja debes estar.

También importante que lo consultes con algún especialista o con tu médico de cabecera. Estos expertos te orientarán acerca de tu peso saludable. Esta cifra debe ser algo orientativo ya que no hay que obsesionarse con una cifra en concreto sino que hay que encontrar el bienestar y la salud.

Duración de una dieta.

Una vez que comiences la dieta debes saber que no es recomendable adelgazar más de medio kilo a la semana. Olvida las dietas milagro y pierde peso de manera lenta y constante. Es la única forma de evitar el efecto rebote y conseguir tus objetivos.

Más que dieta, aprender a comer sano

Una dieta es mucho más que perder peso. Es aprender a disfrutar de la comida sana, del deporte y apreciar los beneficios que reporta al organismo todo ello.

Seguro que en un primer momento te parece difícil llegar a este punto pero la realidad es que estando a dieta se puede seguir disfrutando igualmente de las comidas. Aprende nuevas recetas, descubre nuevos productos e incorpora en tu día a día algún tipo de ejercicio.

Con esto no queremos decir que debas estar toda tu vida a dieta. Una vez que hayas logrado el peso deseado puedes relajarte un poco y no tener una rutina tan estricta.

Esto no significa volver a la vida anterior ya que entonces va a aparecer el efecto rebote y la dieta no habrá servido de nada. Busca un punto medio en el que mantengas tu peso y a la vez puedas darte un capricho de vez en cuando.

Países son la peor dieta.

Si durante la dieta consigues aficionarte a algún deporte será perfecto. Busca algún ejercicio que se adapte a tus gustos y así al mismo tiempo que te mantienes en forma te diviertes y liberas el estrés acumulado durante la semana. Hay tantos deportes como gustos así que anímate a practicar alguno de ellos. Además, es una actividad que podrás realizar con tu pareja, amigos o en familia.

Deja de lado las dietas rígidas

Como hemos comentado anteriormente, las dietas no tienen que tener un punto y final. En todo caso un punto y seguido que marque la llegada al peso deseado y continúe con una vida saludable. Cada cuerpo es un mundo y por ello unas semanas se adelgaza más y otras menos. El ritmo a lo largo de la semana, los cambios hormonales u otros motivos pueden contribuir a una menor pérdida de peso.

Es por ello que no hay que marcar una dieta rígida en la que cada semana haya que perder una cantidad concreta. Lo importante es no dejar de adelgazar, porque una vez que estás a dieta no importa que tardes un par de semanas más en conseguir tu objetivo.

Tampoco debes realizar una dieta muy rígida que te prohíba comer muchos alimentos o poder seguir disfrutando de una cena entre amigos o de una celebración familiar. No pasa nada si un día a la semana nos saltamos un poco la dieta si al día siguiente la retomamos con más fuerza.

Una dieta rígida lo único que consigue es que perdamos la motivación y que no nos sintamos con fuerza para seguir llevándola a cabo. Puede que sea muy efectiva durante las primeras semanas, pero a largo plazo no es recomendable porque va a ser muy difícil mantenerla.

Te puede gustar