Descubre el aporte diario que trae el consumo de la vitamina B

En el mundo del fitness, este complemento es un nutriente del más alto nivel, y va más allá del simple mantenimiento muscular; su ingesta contribuye a nuestro desarrollo integral

La mayoría de los deportistas seguramente han escuchado sobre las maravillas de las vitaminas B. Cualquier entrenador nos recomendará ingerirlas en pastillas o mediante vía intravenosa, pero… ¿sabemos realmente cuál es su contribución a nuestra salud?

¿Qué son las vitaminas del grupo B?

Básicamente, todas las vitaminas son sustancias orgánicas que intervienen en los procesos metabólicos de los seres vivos. Pero sobre todo las del grupo B son esenciales en nuestra alimentación, energía y constitución muscular.

Generalmente estos nutrientes se pueden conseguir en algunos alimentos. El problema está en que, al ser hidrosolubles, una buena parte de las vitaminas se pierden en los procesos de cocción de alimentos. Esto ocurre sobre todo cuando abusamos de alimentos hervidos.

Alimentos con vitamina B.

Para compensar, siempre se recomienda el consumo complementario de vitaminas del grupo B. Sobre todo cuando realizamos actividades físicas exigentes, nuestro organismo es proclive a la perder tanto las sustancias vitamínicas, como sus minerales. Y, como veremos a continuación, el grupo B es necesario sobre todo para sintetizar bien nuestros alimentos.

Un breve repaso por las funciones de las vitaminas B

  • Vitamina B1, B2 Y B3: La B1 transforma el azúcar del cuerpo y por ello tiene importancia en las labores del sistema nervioso y el cerebro. Por su parte, la B2 permite la absorción de proteínas, carbohidratos y grasas; la B3 fomenta el proceso de eliminación de toxinas.
  • Vitamina, B5, B6 Y B7: La B5 es fundamental para formar coenzima A, importante en el metabolismo y la sintonización de los nutrientes. Entre tanto, la B6 es importante para la conservación de las células y la B7 interviene en el metabolismo de aminoácidos. Esta última también ayuda a sintetizar los hidratos de carbono, purinas y grasas.
  • Vitamina B9: esta sustancia orgánica es indispensable en la regeneración de células y evita enfermedades tan graves como el cáncer. La misma también cumple un papel fundamental en la generación de condiciones neurodegenerativas.

Vitamina B12: un elixir muscular que todo deportista debe usar

También llamada Cianocobalamina, la vitamina B12 influye positivamente en un gran número de funciones del metabolismo. Lo primero es que su ingesta ayuda a mantener la energía en los músculos; de esta forma, nuestro desempeño en el gimnasio o en cualquier disciplina deportiva se incrementará.

Otro beneficio es su participación en la sintonización de los ácidos grasos que consumimos. Gracias a la vitamina B12 transformamos esos elementos en energía y estimulamos la producción de material genético.

Estos beneficios se traducen en un mayor rendimiento muscular, menor sensación de fatiga y correcto funcionamiento del sistema nervioso. Esa es la razón por la cual los entrenadores recomiendan su ingesta como un complemento de nuestra alimentación.

Vitamina B.

¿Podemos tomar diariamente vitamina B12 sin consultar al médico?

Realmente, tanto las pastillas como la formula inyectada se recomiendan en casi todo tipo de personas. El producto ‘químico’ es bastante estable y no existe una dosis que pueda considerarse como toxica. Sin embargo, tampoco es recomendable un consumo excesivo.

La presentación de vitaminas del grupo B en pastillas se vende en la mayoría de las farmacias, sin ningún tipo de prescripción médica. El producto es muy estable al calor, por lo cual puede durar mucho tiempo almacenado sin dañarse.

A diario, cualquier persona puede ingerir una presentación que vaya de los 25 a los 100 mcg. Incluso podríamos ingerir dos pastillas por día, siempre que cumplamos con esas dosis. Una sería en el día y la otra en la noche.

Algunas consideraciones sobre tomar vitaminas B a diario

En la práctica, los diversos tipos de vitamina B se encuentran en los alimentos que ingerimos a diario. Por ejemplo, la B2 se encuentra en el queso roquefort y las almendras. El pescado también es un gran proveedor de todas las variaciones de este grupo.

Otro punto importante a considerar, es que no necesitamos tomar todas las opciones del grupo B para mejorar el desempeño muscular. Por ejemplo, con la vitamina B12 cubrimos la demanda corporal. Claro que esto cambiará si lo que queremos es tratar alguna enfermedad o situación puntual. En ese caso, el medico nos dirá que debemos hacer.