Dieta cetogénica paso a paso: baja de peso en 30 días

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 16 diciembre, 2018
Yamila Papa Pintor · 23 septiembre, 2018
Conoce los pasos para seguir una dieta cetogénica para lograr bajar de peso en tan solo un mes; la fuerza de voluntad y la planificación serán esenciales

También llamada simplemente ‘keto’ la dieta cetogénica se ha convertido en una de las más usadas en los últimos tiempos, debido a sus múltiples beneficios. Pero sobre todo, porque nos permite bajar de peso más rápido sin ningún tratamiento ‘milagroso’ ni ‘mágico’. ¡Conoce la dieta cetogénica paso a paso!

¿Qué es la dieta cetogénica?

Como primera medida, es fundamental saber de qué se trata la dieta cetogénica. Básicamente es un tipo de alimentación en la cual se reducen al máximo los hidratos de carbono y se aumentan las proteínas y las grasas saludables.

De esta manera el cuerpo ingresa en lo que se conoce como ‘estado de cetosis’ a través del cual en lugar de quemar glucosa, el metabolismo consume las reservas de grasas y las usa como fuente de energía. Esto también se consigue en periodos de ayuno prolongado. Sin embargo, la ‘keto’ evita que pasemos hambre o nos sintamos mal por no ingerir comida.

Seguir la dieta cetogénica.

Aunque sea una dieta muy estricta e incluso considerada restrictiva, lo cierto es que sus resultados son más que interesantes. La pérdida de peso efectiva comienza a notarse a partir de los 15 días de cumplir el régimen.

¿Cómo seguir la dieta cetogénica?

Se recomienda seguir la dieta cetogénica por periodos cortos, debido a que cuando el organismo mantiene un estado de cetosis prolongado puede sufrir enfermedades coronarias o renales y diabetes.

Aquellas personas que quieren bajar algunos kilos de más pueden cumplir con este régimen durante un mes y luego de forma espaciada y menos estricta. Lo más importante es que este tipo de alimentación es más sano ya que los hidratos y las grasas trans son las que causan la mayoría de los problemas de salud que conocemos.

Como se ingieren mayores cantidades de proteínas, la saciedad dura más. También podemos destacar que la pérdida de peso es importante desde las primeras fases y que ayuda a reducir el colesterol en sangre.

Como inconvenientes, ten en cuenta que mientras lleves a cabo la dieta cetogénica tendrás cierta carencia de vitaminas y minerales, puede que sufras de estreñimiento, cambios de humor o mal aliento y que te falte fuerza para levantar cosas pesadas.

Dieta cetogénica paso a paso

Si te has convencido de llevar a cabo una dieta cetogénica, puedes realizarla durante un mes y dividirla en tres etapas (de 10 días cada una). Los porcentajes de nutrientes que debes incorporar son: 50% de grasa saludable, 40% de proteínas y 10% de hidratos de carbono simples (frutas y verduras).

La fase 1 es la más difícil, porque los cambios son radicales: comerás de forma completamente opuesta a lo que estás acostumbrado. Es común sentir cansancio y dolor de cabeza. Para contrarrestarlo, ingiere mucha agua. En esta etapa puedes consumir carnes, embutidos, quesos, yogur, frutos secos, verduras verdes, café y té. No están permitidos: leche, frutas, harina, azúcar, alcohol y salsas.

En la fase 2 se pueden añadir algunas verduras y frutas crudas, siempre dentro de los porcentajes permitidos. Probablemente sientas muchas ganas de comer cosas dulces, pero refrena esa ‘necesidad’, la cual es falsa: no proviene de tu estómago, sino de tu cerebro. Puedes añadir ayunos de 16 horas cada día, con 8 horas de ingesta libre.

Lavar frutas y verduras.

Para la fase 3 ya deberías empezar a ver los resultados y cambios en tu cuerpo. Además tienes mejor humor, más energía y mayor vitalidad. Puedes añadir postres sin azúcar y pastas integrales. Si te animas, añade algunos días de ayuno 16/8.

Al finalizar con el plan de 30 días de la dieta cetogénica tendrás que regresar poco a poco a una alimentación más variada, pero siempre tratando de reducir los hidratos de carbono. También elige grasas saludables, realiza ejercicio y bebe mucha agua.

Lo mejor de todo es que además de bajar de peso, habrás mejorado tu alimentación y dejado de lado los ingredientes que no son tan buenos para la salud. Ya que has hecho un esfuerzo tan grande durante un mes, no pierdas los resultados y mantén una dieta más sana. ¡Así no volverás a engordar!