Cómo mantener una dieta equilibrada para cuidar tu salud

Adrián Pérez · 6 noviembre, 2018
Iniciar y mantener una dieta equilibrada es necesario para el organismo, sin embargo, la palabra dieta causa cierta aversión para muchas personas, ya que al oírla nos evoca sacrificios, privaciones y preparación tediosa de alimentos

Es importante prestar atención a la alimentación, ya que una dieta saludable te permitirá llevar una vida más placentera. Además, te dará beneficios a todo nivel, tanto físicos como emocionales, debido a que mejorara tu autoestima. Por lo tanto, aprende cómo mantener una dieta equilibrada y disfrutarás de los múltiples beneficios que genera.

¿Por qué seguir una dieta?

Son variadas las razones que tendrías para someterte a una dieta. Pero no solo iniciarla, sino que también que llegue a formar parte de tu vida. Entre las razones se destacan:

  • Quizás tengas sobrepeso o un problema de obesidad que a muchos les cueste aceptar.
  • Puede ser que seas una persona amante de la actividad física, y por ende, te interesa tu buen rendimiento, y tomaste la decisión de llevar una dieta equilibrada.
  • Una tercera razón que quizás has considerado, tiene que ver con tu aspecto físico. Todos de una u otra forma se fijan en eso. Claro, y ¿a quién no le gusta mostrar un aspecto atractivo?.
Evitar cometer errores en la dieta.

Problemas comunes al iniciar una dieta

La falta de asesoramiento es quizás el problema que más te puede afectar, y de allí se comienzan a derivar los demás. Es posible que hayas iniciado una dieta, pero si no tienes conocimiento del requerimiento correcto que necesita tu organismo, es muy probable que te vaya mal.

Por otra parte, es probable que hayas oído que las grasas son perjudiciales, pero una dieta sin grasa no es buena para tu salud. Lo mismo aplica a los carbohidratos. También, es probable que hayas considerado que lo que debes hacer es comer menos comida. Pero eso tampoco es sinónimo de una dieta equilibrada.

El resultado es otro factor que no hace que termines de sentirte bien contigo mismo. Es más el sacrificio que los resultados. Comienzas a presentar en tu organismo lo que se conoce como efecto rebote, en el cual tu cuerpo después de perder unos kilos buscará estabilizarse a su peso habitual.

Todo esto podría desencadenar un desequilibrio hormonal y afectarse de tal manera que, genere en ti un trastorno alimenticio.

Enfrenta el desafío de iniciar una dieta equilibrada

Uno de los primeros pasos que debes afrontar, es acudir a un profesional de la salud. Pudiese ser un nutricionista que te evalué.

A través de él, podrás informarte lo que en verdad requieres, tomando en cuenta tu condición actual. No es igual que seas un adolescente, o que ya seas un adulto, o quizás un niño. Las dietas pueden, y de hecho varían bajo este aspecto.

Lo más probable es que también te anime a complementar la dieta equilibrada con alguna actividad física.

Errores más comunes al hacer una dieta.
Tener en cuenta el consejo médico a la hora de elaborar y seguir una dieta es fundamental para prevenir posibles inconvenientes derivados de ella.

Cómo satisfacer las demandas de tu organismo

Después de ser evaluado y constatar que en verdad si necesitas una dieta equilibrada, debes meditar y poner manos a la obra. Llénate de optimismo y mantén una buena actitud. Por lo tanto, toma en cuenta los siguientes pasos para que logres una dieta equilibrada de forma sencilla:

  • La dieta no tiene que prohibirte todo. Si comienzas de esta forma, lo más seguro es que la dejes. Debes adecuar tu organismo para que progresivamente pierda peso en grasa y gane masa muscular.
  • No te saltes el desayuno. Es imprescindible para iniciar bien el día. Ingiere de forma equilibrada lácteos, frutas, pan y cereal.
  • Restringe las grasas animales en tu comida, tales como mantequilla, quesos y embutidos procesados. Pero recuerda “restringir no es prohibir”.
  • Sigue las indicaciones del profesional de la salud al cual acudiste. Quizás en el régimen que te estipuló te haya recomendado comer hasta 4 ó 5 veces al día. No lo veas como algo fuera de sí. La dieta equilibrada regulará la abundancia de alimentos no necesarios.
  • Incluye en tus comidas alimentos con fibra, sean verduras, o legumbres.
  • Ten disposición de cambiar la técnica de cocinar. Cocina a la plancha o al vapor.
  • Reduce, no restrinjas la sal y azúcar en tus comidas y bebidas.
  • Toma bastante agua, no solo te hidratará, sino que ayudará a tu organismo al buen metabolismo y absorción de nutrientes.

Como habrás notado, para lograr y mantener una dieta equilibrada debes trazarte un plan. Visualiza un objetivo y verás que al alcanzarlo te sentirás tan bien contigo mismo que tendrás el empeño suficiente para mantenerlo en el tiempo.