Dieta hipercalórica saludable

Francisco María García · 29 octubre, 2018
Como su nombre lo indica, esta dieta se basa en aumentar el número de calorías que se ingieren en cada comida, el principio básico es ofrecer al organismo más energía de la requerida para sacar adelante todas las funciones vitales

Cuando el término ‘dieta’ aparece en medio de una frase, para muchos es inevitable hacer una analogía con pérdida de peso. Suele ser sinónimo de comer poco y casi siempre tener hambre. Pero esto no siempre es así, tal y como sucede en una dieta hipercalórica.

Una dieta hipercalórica saludable requiere de supervisión profesional. Entre otras razones, porque no todas las personas son iguales ni reaccionan de la misma manera a los alimentos. Lo que significa que cada caso debe tratarse de forma individual, siguiendo parámetros únicos.

Músculos definidos

Fuera de patologías y casos clínicos de gravedad moderada o alta, como desnutrición, SIDA o Cáncer, otro de los fines de quienes optan por este tipo de programas alimenticios es aumentar el tamaño de los músculos. Una vez alcanzado este objetivo, lo siguiente es tonificar y definir.

Trucos para ahorrarte calorías a la hora de comer.

Sin embargo, un riesgo que se debe considerar es que ganar kilos extras de forma desordenada es relativamente sencillo; se trata de excesos que después no son tan fáciles de revertir. Esta es una de las razones principales de por qué contar con el asesoramiento adecuado antes de embarcarse en estos planes.

El régimen de comidas debe ir de la mano con un plan de entrenamiento personal de obligatorio cumplimiento. En caso contrario, las consecuencias pueden ser nefastas.

Del mismo modo que los programas para perder peso deben mostrar resultados lentos y progresivos, las dietas hipocalóricas tienen que cumplir con sus metas de forma escalonada.

Claves del éxito

Para poder organizar un plan de comidas adecuado, conocer la tabla metabólica basal es imprescindible. Esto es: la cantidad mínima de calorías que requiere el organismo pueda cumplir con solvencia con cada una de las funciones vitales. Un índice que además es diferente en cada persona.

Con este tipo de información en la mano, se procede a aumentar la carga calórica de las comidas. Un aumento que debe oscilar entre el 20 y el 50% de lo que se considera como valores normales.

Como en cualquier otro régimen alimenticio, el equilibrio es un factor necesario. Es un concepto que debe tomarse en cuenta a la hora de combinar los macronutrientes esenciales (carbohidratos, proteínas y grasas) para aumentar la energía que se suministra al cuerpo.

Para ingerir más calorías, necesariamente hay que comer más. Las proteínas y las grasas, si bien no pueden desaparecer del menú, hay que tomarlas con moderación; ofrecen una sensación de saciedad mucho más rápida. Los hidratos de carbono son los que suelen elevarse en mayor medida.

Tapas bajas en calorías.

Al mismo tiempo, el proceso de digestión es más lento que con los carbohidratos. Lo que implica que el estómago se ‘llenará’ más rápido y se tardaré mucho más tiempo en ‘exigir’ nuevos alimentos.

Dieta hipercalórica, ¿qué comer?

Hay alimentos imprescindibles dentro de una dieta hipercalórica saludable. Son ingredientes que, más allá de energizar al organismo, están lejos de ser catalogados como calorías vacías.

  • La lista empieza con los huevos, una fuente invaluable de proteínas de calidad. Además, son versátiles; pueden prepararse en tortillas, revoltillos o cocidos. Incluso pueden agregarse como complemento en algunas ensaladas.
  • Algunos cereales como la avena contienen hidratos de carbono de lenta absorción.
  • Arroz y pasta son componentes casi obligados a la hora el almuerzo.
  • Para las meriendas una rebanada de pan integral con queso crema o alguna mermelada a base de frutas como piña y melocotón.
  • No es recomendable excluir las carnes, sin olvidar que las grasas deben ingerirse sin abusar de ellas.
  • Pollo, conejo y pavo son elementos para tener en cuenta en el menú.
  • Los pescados también son alimentos que también aportan proteínas y ácidos grasos saludables.
  • Por último, los lácteos conforman otro grupo alimenticio que no puede faltar. Los quesos bajos en sal y la leche completa son altamente recomendados.

En resumen, para aquellos casos en que se busca una dieta hipercalórica, es imprescindible que los alimentos a integrar sean cien por cien saludables.