Diferencias del arroz blanco e integral

Francisco María García · 3 febrero, 2018
El arroz es un alimento esencial en la dieta, considerado como básico por su accesibilidad y beneficios nutritivos

La mayoría de las personas asocian los alimentos integrales a comidas más ligeras y dietéticas. Lo cierto es que no siempre así; en el caso de los cereales, las diferencias del arroz blanco e integral son un ejemplo de ello.

El arroz blando y el integral son uno de los alimentos más nutritivos y consumidos por el hombre, por lo que no extraña que sea la base de la dieta en la mitad de la población mundial. Su valor nutricional incluye proteínas, fibras, vitaminas y minerales.

Se trata de un alimento que no contiene gluten lo que beneficie a las personas celíacas. Carece de colesterol, grasas saturadas o sodio y representa una gran fuente de energía por su contenido de almidón, sin que constituya un exceso de calorías.

Arroz blanco y el integral: sabor, cáscara, color

Existe un preconcepto sobre el color y origen de los alimentos al momento de escogerlos para una dieta balanceada. Éste consiste en que si son alimentos blancos, engordan o son dañinos, mientras que si son pardos, son más sanos.

Esta condición no siempre es así, ya que en muchos casos los alimentos integrales contienen grandes cantidades de azúcares. En caso del arroz, la versión blanca ha pasado por un proceso de refinamiento; por su parte, el arroz integral conserva la cáscara natural del cereal, de ahí el aspecto que tienen.

Otro mito es que el arroz blanco posee más calorías que el integral, lo que resulta totalmente opuesto. Una taza de arroz blanco cocido tiene aproximadamente 103 calorías; por lo que respecta al integral, una taza de arroz integral cocido posee 108 calorías.

Diferencias entre arroz blanco e integral.

Diferencias del arroz blanco e integral

La consulta más común en personas que desean cuidar su alimentación es qué tipo de arroz deben consumir. La realidad es que la mayoría de las clases de arroz tienen muchas propiedades y nutrientes.

Las diferencias del arroz blanco e integral se establecen, en principio, en el valor nutricional de cada uno; sin embargo, está demostrado que ambos son beneficiosos para el organismo.

Tratamiento

Después de su cosecha, el arroz blanco pasa por un proceso de refinamiento donde se le quita el salvado. Lo que lo convierte en un grano de apariencia blanco, más ligero y de rápida cocción.

 Sin embargo, en algunos casos durante este proceso el arroz recibe aditivos comerciales para mejorar su comportamiento. Por ejemplo, hierro y vitaminas que ya posee el arroz integral de forma natural.

Proceso de cocción

Debido a que conserva su cáscara natural, el arroz integral tarda más tiempo en cocinar. Además, requiere de mayor cantidad de agua para hacerse; una vez cocido, tiene una contextura más dura que el arroz tradicional. Por su ligereza y textura, el arroz blanco es más versátil en la cocina.

Valor nutricional

En todos los aspectos, el arroz integral es mucho más nutritivo que el blanco. Esto tiene su origen en el proceso de refinamiento, ya que el arroz blanco pierde muchos nutrientes en el tratamiento.

El arroz integral es rico en magnesio, selenio y fósforos. Son nutrientes que refuerzan el sistema nervioso, reproductivo y disminuyen el riesgo de cáncer. También ofrece un alto aporte en potasio, cobre y vitamina B.

Beneficios para la alimentación

Es cierto que el arroz integral ayuda a la pérdida de peso. Pero esto no se debe a su contenido calórico, sino a su contribución al sistema digestivo. Entre otras razones, porque ayuda al funcionamiento intestinal y además disminuye los riesgos de cáncer de colon.

Diferencias entre arroz blanco e integral.

Consideraciones entre el arroz blanco y el integral

Algunos beneficios de los arroces pueden resultar contraproducentes para el organismo. Por ejemplo, el arroz integral posee alto contenido de calorías debido a los carbohidratos. Además, tiene más grasa que el arroz blanco.

El arroz tradicional posee un índice glucémico alto, lo que resulta en un riesgo para pacientes con diabetes tipo dos. En cambio, el arroz integral tiene una liberación lenta y constante del azúcar y esto puede ser beneficioso para personas con riesgo de diabetes tipo dos.

En líneas generales, las diferencias del arroz blanco e integral no afectan en mayor medida la dieta diaria. La selección de una especie a otra dependerá más del gusto del comensal; igual que la forma de digestión de cada uno y la tolerancia a la fibra.