Diferencias entre margarina y mantequilla

Jorge 2 mayo, 2018
Ideales para el desayuno o preparar salsas, la decisión puede ser cuestión de gustos, pero también en salud si nos detenemos a analizar sus diferencias

La principal de las diferencias entre margarina y mantequilla es su origen, pues la margarina es un cuerpo graso creado industrialmente a partir de aceites vegetales mientras que la mantequilla es de origen animal.

Principales diferencias entre margarina y mantequilla

La mantequilla posee un porcentaje superior de grasas (99%), entre las que predominan las saturadas, sin embargo la margarina posee un 80% de grasas que son en su mayoría monoinsaturadas, y grasas hidrogenadas propias del proceso industrial que recibe para volver sólidos los aceites vegetales.

Mantequilla.

La mantequilla, al ser de origen animal contiene mayor cantidad de colesterol que la margarina, que puede tener entre cero y 100 mg de este compuesto.

Respecto a sus micronutrientes, ambas son grandes fuentes de sodio, ya que concentran alrededor de 800 mg del mineral por cada 100 gramos.

Además, la mantequilla es fuente natural de vitaminas liposolubles como por ejemplo la vitamina D, vitamina A y E y carotenos, que estos últimos junto a la vitamina A y minerales como el potasio, magnesio y calcio, se encuentran en mayores cantidades en la mantequilla que en la margarina.

Otras opciones que podemos encontrar en el mercado, son las margarinas enriquecidas con probióticos, minerales y esteroles, para favorecer la reducción del colesterol en el organismo.

Como conclusión, podemos decir que tanto la margarina tradicional como la mantequilla, son principalmente fuente de grasas, pero una de las diferencias entre margarina y mantequilla es que la primera con menos grasas saturadas pero con grasas trans y la última con más vitamina A y carotenos naturales en su composición, además de más colesterol.

Su efecto en la salud

Tradicionalmente, siempre se ha pensado que la margarina era mejor para la salud del organismo gracias a su origen vegetal, pero al descubrirse que las grasas trans son las más peligrosas para la salud y que las grasas saturadas no influyen negativamente, las opiniones cambiaron.

Mantequilla y margarina, diferencias.

Otros estudios, tambien han desvinculado el consumo de grasas saturadas de un mayor riesgo cardiovascular, y también se sabe que el colesterol que comemos no tiene nada que ver con el colesterol de nuestro cuerpo y tampoco afecta negativamente con la salud del corazón.

También se ha demostrado que el consumo de mantequilla y su relación con las enfermedades cardiovasculares es inexistentes, por lo que se ha convertido en una mejor opción que la margarina; sobretodo por su contenido en grasas trans.

Pero la verdad es que estamos ante de dos alimentos muy diferentes, aunque con utilizaciones muy parecidas.

Según los nutricionistas, todo tipo de alimento son aptos dentro de una alimentación equilibrada y variada. Lo importante es la moderación y la variación con la que se consume cada alimento. Y sobre todo deben abundar los alimentos que sean de origen vegetal como las verduras, la fruta, los cereales integrales y las legumbres.

Por tanto, al consumir margarina en lugar de mantequilla, colaboras al control del colesterol, ya que se reduce mucho el aporte de grasas saturadas a cambio de las insaturadas. De media, la margarina aporta casi un 70% menos de grasas saturadas y prácticamente un 60% más grasas insaturadas que la mantequilla convencional.

Por último, ¿cómo sabemos que tipo de aceite lleva? Aunque pueda parecer difícil, pero básicamente se sabe de la siguiente manera:

Si los ingredientes del envase vemos que pone “Aceites vegetales” y no especifica cuáles son, es de sospechar que son de los que lleva grasa saturada. Si vemos que especifican qué ‘aceites vegetales’ se han usado y ponen, cocopalmacacahuete, llevan grasas saturadas.

Si vemos que se ha hecho con  aceite de oliva, podemos comer esa margarina sin introducir grasa saturada en nuestro cuerpo y mejor si pone que se ha usado aceite de oliva virgen. Estas son las que realmente “cuidan nuestro corazón” y las podemos consumir sin problemas.

Te puede gustar