Efectos secundarios de la dieta cetogénica

Jorge Camon · 20 junio, 2018
La cetosis es un proceso por el cual el cuerpo transforma las grasas acumuladas en cuerpos cetogénicos para ser usado como combustible por el cuerpo humano

La dieta cetogénica está basada en consumir una cantidad muy baja en carbohidratos, lo que obliga al hígado a producir cetonas para su utilización como fuente energética.

La dieta cetogénica no es una dieta alta en proteínas, sí en grasas con una ingesta moderada de estas y una restricción de los carbohidratos. La dieta consiste en el consumo de grasas naturales y en la ingesta de proteínas idóneas para alcanzar el estado de cetosis óptima.

El consumo de carbohidratos debe representar entre el 2 % y el 5 % de las calorías totales, a diferencia de la alimentación occidental en la que las personas obtienen entre 45 % y 65 % de sus calorías de hidratos de carbono.

Es muy importante tener el proceso de la cetosis bastante controlado y nunca pasar mucho tiempo con estas dietas, pues las cetonas que se producen pueden ser tan problemáticas para el músculo como beneficiosas para quemar la grasa.

Seguir la dieta cetogénica.

Cómo funciona nuestro organismo

Los hidratos de carbono son la fuente principal de energía de nuestro organismo, debido a que al ser digeridos se transforman en glucosa, la cual se transporta por la sangre para posteriormente transformarse en glucógeno; que se almacena en el hígado y músculos, y es la energía instantánea para nuestro movimiento.

Aunque pasemos por encima todo lo referente a la glucogénesis, se debe puntualizar que para contrarrestar la glucosa en sangre, el páncreas genera insulina que activa el paso de glucosa a glucógeno. A más hidratos simples, más picos de insulina más glucosa se trasforma y llega un momento que como no se puede almacenar más, se transforma en grasa.

Cetosis: definición

Cuando reducimos la cantidad consumida de hidratos de carbono, la cantidad de glucógeno baja considerablemente por lo que el cuerpo tiene que tirar de las reservas energéticas para generar glucógeno, y estas reservas con la grasa.

Para transformar la grasa en cuerpos cetogénicos, el páncreas sintetiza una hormona llamada glucagón, y empieza un proceso llamado cetogénesis. Este proceso libera los cuerpos cetónicos. Si esta situación se mantiene durante varios días los cuerpo cetónicos se acumulan en sangre y esto es lo que se conoce como cetosis.

Está claro que entonces si lo que conseguimos con la cetosis es quemar la grasa para usarla como combustible, es normal que existan dietas que se basen en este principio, por tanto basen su comidas en alimentos proteicos y en nada de hidratos, pero hay que tener en cuenta las consecuencias o efectos secundarios que puede provocar la cetosis.

Efectos secundarios

  • Mareos y dolores de cabeza: este efecto pasa a partir del del tercer día y es el peor, ya que el cuerpo no tiene energía e incluso si uno se levanta rápido puede marearse. El cerebro necesita glucógeno -o cuerpos cetónicos- para funcionar de ahí este efecto.
  • Orina con olor muy fuerte: los cuerpos cetónicos también se eliminan por la orina, así que el olor de la misma se vuelve más fuerte, al igual que ocurre con el aliento.
  • Mal aliento: cuando nuestro cuerpo tiene un exceso de cuerpo cetónicos, estos se liberan a través del aliento, por lo que se recomienda beber mucha agua, ya que hay personas que llegan a experimentar un sabor metálico en su boca.
  • Sudor fuerte: también se eliminan cuerpos cetónicos por el sudor, así que es normal que su olor se vuelva desagradable, como en los casos anteriores.
Exceso de sudor.

  • Falta de apetito: las proteínas y las grasas sacian mucho a nuestro organismo, además de que cuestan mucho más ser digeridos que los hidratos de carbono, de ahí que el apetito baje considerablemente.
  • Nauseas, vómitos, dolor abdominal, dificultad respiratoria y decaimiento general.
  • Posibles arritmias: es posible que produzcan problemas del sistema de conducción eléctrica cardiaco y arritmias.
  • Pérdida de calcio: el exceso de proteínas favorece la pérdida de calcio por el riñón (que previamente se ha extraído de los huesos) y se puede favorecer la osteoporosis.
  • Pérdida de músculo: si se está mucho tiempo en cetosis, primero se tira de la grasa, pero cuando esta va bajando, se empieza a degradar el músculo para usar sus aminoácidos como combustible
  • Problemas en el funcionamiento del cerebro, ya que su alimento principal es la glucosa y con estas dietas desaparece y tiene que alimentarse de cuerpos cetónicos. Al no alimentar al cerebro como se debe, puedes sufrir algunos problemas.