El chocolate y el deporte

Francisco María García · 4 octubre, 2018
Los especialistas lo confirman: el chocolate y el deporte forman una combinación que ofrece buenos resultados y excelentes rendimientos, otra cosa distinta será controlar la dosis que se toma, y evitar excesos

Se trata de un alimento rico en grasas vegetales de gran calidad. Unido a eso, no contiene azúcares en su forma natural, al tiempo que aporta proteínas y minerales, elementos imprescindibles para la salud de cualquier persona y vitales en el rendimiento deportivo.

Sabor tropical

El chocolate es el principal derivado del cacao, una fruta que se estima se originó hace 5000 años en la Selva Amazónica. En el mercado hay diversas marcas, que no siempre son de la mejor calidad.

Muchos de estos derivados del chocolate contienen elevadas cantidades de azúcares y otros aditivos. Elementos que por sí solos pueden resultar bastante dañinos; además, integran todo lo bueno que tiene este ingrediente para ofrecer.

Beneficios del chocolate.

Beneficios en detalle

La inclusión del chocolate en las dietas es positiva. Una de las formas más efectivas de consumirlo es en combinación con frutos secos, ya que la energía que otorgan al organismo es superior. La absorción de vitaminas, minerales y grasas saludables se realiza de manera óptima.

Por otra parte, el cacao lidera el listado de los alimentos con propiedades antioxidantes de alto valor. Es igualmente rico en vitamina C y en fibras, por lo que su capacidad de saciar el hambre es de las más elevadas.

Algunos especialistas colocan el cacao entre los aliados en la prevención de enfermedades cardiovasculares; también para mejorar las capacidades cognitivas y el trabajo de la memoria. Especialmente entre personas de edades avanzadas o quienes muestran síntomas de demencia temprana.

El chocolate y el deporte, mayor rendimiento

Cuanto más oscura sea la barra de chocolate, mejores serán sus aportes. Es un alimento que al entrar al organismo provoca los mismos efectos que la cafeína: aporta energía suficiente para incrementar las respuestas físicas y neurológicas.

Aunque son reconocidos los efectos de la cafeína,  tomar una taza de café no estimula al sistema muscular de la misma forma que sí lo hace el derivado del cacao.

Chocolate derretido cayendo.

El chocolate oscuro facilita suficientes nutrientes al cuerpo, como para resistir las pruebas físicas de más alto impacto. Algunos especialistas recomiendan tomar una pequeña porción justo antes de iniciar los ejercicios; el objetivo es optimizar el trabajo de los tejidos y de todo el sistema circulatorio.

Por otra parte, el cacao es un aliado contra la fatiga. Esto gracias a su alto contenido de flavonoide, un pigmento que protege al organismo frente a los agentes antioxidantes.

Estos beneficios llevan a muchos atletas de alto rendimiento a ingerir pequeñas porciones de chocolate durante sus momentos de descanso o en medio de las propias actividades.

No cualquier chocolate

Cuando se habla de los excelentes resultados de combinar el chocolate y el deporte, no se trata de cualquier presentación de la que es una de las golosinas más consumidas en el mundo. Está referido exclusivamente al chocolate negro, conocido también como fondant.

Los productos que combinan cacao con leche, por ejemplo, suelen también incluir una cantidad muy elevada de azúcares y aditivos. Sin dejar de mencionar compuestos químicos como los saborizantes.

En cualquier caso, el chocolate siempre es un alimento que debe ser consumido con suma moderación. La ingesta diaria no debe situarse por encima de los 40 gramos; de lo contrario, se pueden presentar episodios de sobrepeso. Y dejaría de ser una opción saludable para los deportistas.

Un merecido regalo para después del ejercicio

Al finalizar una competición o después de una ardua jornada de entrenamiento, el cuerpo requiere de alimentos que lo ayuden a recuperarse del esfuerzo físico.

Después de todo, para completar con éxito una demandante sesión de ejercicios son muchas las calorías y nutrientes que el organismo utiliza. Elementos que deben reingresar en el cuerpo en el menor tiempo posible.

El chocolate no solo aporta una alta cantidad y variedad de los componentes cuyos niveles necesitan recuperarse. También ayuda a superar el cansancio psicológico después de someter a músculos, huesos, articulaciones y hasta al cerebro a altos niveles de estrés.

En este sentido, quizá lo más importante sea que su agradable sabor trae consigo una inigualable sensación reconfortante. Una señal inequívoca de que los objetivos propuestos a nivel del trabajo físico fueron alcanzados o superados.

En definitiva, el chocolate es un premio después de haberlo dado todo. Una de las razones principales para no dejar de combinar el chocolate y el deporte.