En ocasiones las dietas sin grasa traen consigo impactos negativos a tu salud

Pilar · 20 noviembre, 2018
Conoce algunos detalles en profundidad sobre las grasas y cómo son fundamentales en la nutrición; su ausencia en la dieta puede provocar graves problemas de salud

Ciertos tipos de grasas son los principales enemigos de cualquier plan de alimentación saludable. De hecho, este nutriente está asociado al sobrepeso, la obesidad y se suele pensar que es perjudicial para la salud. Por ello, las dietas sin grasa son las más populares entre aquellas personas que quieren adelgazar o simplemente llevar a cabo un estilo de vida más sano.

En realidad, las dietas sin grasa no son tan beneficiosas como puede parecer. Este nutriente se ha ganado con el paso del tiempo una mala fama que ha provocado que muchas personas lo excluyan de su día a día, pero este tipo de alimentación puede conllevar impactos negativos para la salud.

Sigue leyendo y descubre lo perjudicial que puede llegar a ser una dieta sin grasas. También te explicamos la importancia de incluir algunas grasas en tu menú.

Importancia de las grasas

Las grasas se han convertido en las enemigas de la alimentación de muchas personas. Solo hay que ver como cada vez son más populares las opciones light o bajas en grasas. Es importante destacar que estas denominaciones no son sinónimo de alimentos saludables, ya que tan solo indican que se trata de un producto con menor grasas que el mismo producto elaborado de la forma convencional.

Hay que ser conscientes de que nuestro cuerpo necesita todos los nutrientes para funcionar correctamente. No hay nutrientes buenos y nutrientes malos, sino que todos son necesarios y por lo tanto no es es adecuado excluir ninguno de la dieta.

En el caso de las grasas, son las principales suministradoras de energía al organismo. Si no las tomamos nos sentiremos cansados y faltos de energía. Además, sin las grasas es imposible que todas las vitaminas se asimilen, ya que participan de manera importante en el proceso.

Impactos en la salud de las dietas sin grasa

Ahora que ha quedado claro que las grasas son un nutriente fundamental y que deben estar presentes en todas las dietas, vamos a explicarte qué ocurre si dejas de tomarlas. Te va a sorprender el gran impacto que tienen sobre la salud: la carencia de este nutriente puede derivar en graves problemas.

Déficit de vitaminas

Muchas personas desconocen que las grasas son fundamentales en el proceso de absorción de vitaminas. Concretamente, las pertenecientes a los grupos A, D, E y K se absorben gracias a la grasa. Si la eliminamos de nuestra alimentación se producirá un problema de absorción y aparecerán problemas como consecuencia del déficit de vitaminas.

Problemas cutáneos

Las vitaminas del grupo E y K son las encargadas de mantener la piel en buen estado, prevenir el envejecimiento y la sequedad. La ausencia de estas vitaminas hará que la piel muestre un aspecto desmejorado.

Alteración hormonal

La grasa juega un papel fundamental en la regulación hormonal. Si el cuerpo tiene déficit de este nutriente es muy probable que las hormonas se alteren y el organismo se encuentre descompensado. Un síntoma muy habitual en las mujeres es la inestabilidad o ausencia del ciclo menstrual.

No todas las grasas son iguales

Que las grasas sean un nutriente fundamental y necesario para el correcto funcionamiento del organismo no quiere decir que puedas empezar a comer todos los alimentos grasos que quieras. Debes saber que no todas las grasas son iguales y que mientras unas son muy saludables las otras deben de estar totalmente desterradas de la dieta.

De una forma muy simple, las grasas se pueden clasificar siguiendo este criterio:

  • Grasas buenas. Dentro de las grasas buenas encontramos las poliinsaturadas y las monoinsaturadas. Los frutos secos, el aceite de oliva, la mantequilla, los aguacates o las legumbres forman parte de este grupo.
  • Grasas malas. Son las también denominadas grasas saturadas y trans. Los alimentos que contienen este tipo de grasas son principalmente la comida rápida, los snacks salados y la comida precocinada. La mayoría de estos alimentos están elaborados con una gran cantidad de aceite de palma.
Uno de los ingredientes a evitar en la comida son las grasas trans.

La grasa es fundamental para el correcto funcionamiento del organismo y resulta muy perjudicial eliminarla de la dieta. Tal y como hemos analizado, el impacto para la salud sería muy negativo. Esto no quiere decir que podamos ingerir una gran cantidad de grasa de cualquier tipo, sino que hay que medir muy bien la cantidad adecuada y dejar de lado las consideradas como “grasas malas”.