Consejos para recuperarse más rápido del ejercicio en una dieta vegana

Francisco María García · 25 marzo, 2019
Quienes están realizando una dieta vegana deben mantener rutinas de relajamiento muscular, hidratación, descanso y alimentación adecuadas. Es muy importante llevar a cabo una buena recuperación tras el ejercicio físico.

Las rutinas de entrenamiento requieren de esfuerzo físico y, por supuesto, producen desgaste y cansancio. Ante este consumo de energía y recursos del organismo, es necesario tener en mente qué se necesita para la recuperación tras el ejercicio en una dieta vegana.

Los veganos no tienen por qué eximirse de hacer deportes por razones alimenticias. De hecho, sin importar el régimen de comidas que se siga, si no está perfectamente balanceado produce consecuencias negativas en la salud.

Rutina de relajamiento muscular

Después de intensos esfuerzos físicos, es necesario saber relajarse y deshacerse de la tensión corporal acumulada. Así, la mente se serena, los músculos fatigados descansan y esta distensión permite vivir una sensación de paz. También alivia la presión del cuerpo y facilita la asimilación del esfuerzo con menor dolor; se incrementan, de este modo, la fuerza y el vigor.

La técnica de relajamiento contempla una serie de prácticas que evitan contracturas y dolencias al flexibilizar los músculos y las articulaciones. Antes y después de los ejercicios, se debe practicar la elongación suave para preparar correctamente al cuerpo.

Si la sesión de trabajo ha sido extenuante, es válido recurrir a masajes relajantes. Por otra parte, para los casos de inflamación, esta suele ceder al aplicar hielo y alternar con calor para incrementar el flujo sanguíneo.

Descanso activo tras el ejercicio en una dieta vegana

El descanso activo implica una serie de tácticas que constituyen una pausa para recuperar energías y continuar con otras actividades. Una de ellas es caminar sin correr, rutina que ayuda a soltar la musculatura. Es, además, un ejercicio cardiovascular ligero que permite activar la circulación.

Otra opción muy recomendada para acelerar los procesos de recuperación del cuerpo después de un gran esfuerzo físico es hacer ejercicios de respiración. Inspirar y expirar lentamente, tomando conciencia de que el aire cope la máxima capacidad de los pulmones. Con esto, se consigue llevar el oxígeno a todo el cuerpo, lo que a su vez proporciona un efecto de sosiego.

Aprender a respirar.

Por otra parte, un sueño reparador es fundamental para las personas de cualquier edad que asumen una dieta vegana y son deportistas. Dormir profundamente un mínimo de 7 horas relaja de forma integral el cuerpo y prepara los músculos para la actividad.

No tener en cuenta estas pautas conlleva que las toxinas no eliminadas mantengan la tensión corporal. Esto, a su vez, puede traer efectos negativos, que llegan hasta alterar el estado de ánimo de las personas.

Los períodos de descanso y recuperación no implican que las personas se limitarán a no hacer nada. Al contrario, se requiere disciplina para seguir y mantener actividades que sean de provecho para el organismo.

Esta opciones también pasan por sesiones de meditación o yoga. Después de todo, el cuerpo y la mente forman una unidad que demanda una renovación constante de energías.

Adecuada hidratación

El agua es vital. Es común plantear esta idea, pero no deja de ser una gran verdad; para un deportista, lo es todavía más. Un elevado porcentaje del peso corporal es H2O; en los ejercicios, se puede llegar a perder hasta 1,5 litros. Esto se da principalmente a través de la transpiración, que cumple con la primordial misión de mantener el cuerpo fresco.

Para recuperarse rápidamente de una sesión deportiva, es fundamental estar hidratado. Beber agua antes, durante y después del ejercicio es obligatorio, sin importar si se siente sed o no. Hay que recordar que la hidratación conlleva fatiga, calambres y mareos.

Luego de realizar ejercicio en una dieta vegana, podemos recurrir a excelentes bebidas como la limonada casera y agua de coco, que aportan las sales y electrolitos imprescindibles.

De igual forma, reponerse de actividades deportivas es más fácil con zumos que no contengan azúcares, ya que estos no favorecen la compensación energética. En su lugar, la fructosa y stevia son opciones óptimas; además de endulzar, aportan los carbohidratos que requieren los músculos para su restablecimiento.

La dieta vegana influye en varios aspectos de la vida y el funcionamiento del organismo.

Alimentación para hacer ejercicio en una dieta vegana

Alimentarse adecuadamente después de hacer deporte es imprescindible para facilitar la regeneración muscular. Después de recuperar líquidos, se recomienda una comida fuerte compuesta por granos, legumbres y cereales, como la soja, el garbanzo, las papas, el maíz, la avena o el trigo.

Todos estos que nombramos son ingredientes que aportan las proteínas necesarias para una recuperación más rápida y eficiente. No hay que olvidar que se puede hacer una dieta vegana y también ganar peso; el punto clave es elegir las comidas adecuadas.

Un aspecto a resaltar es el papel de las vitaminas y los minerales que aportan verduras como el brócoli. Lo mismo pasa con algunas frutas, especialmente los cítricos. Estos últimos también facilitan la asimilación del hierro por la hemoglobina, encargada de oxigenar las células y de la regeneración muscular.

  • Patricia Jáuregui. Dietas vegetarianas en adolescentes deportistas. 2016. Extraído de: https://www.sap.org.ar/docs/Congresos2016/2016Mes6%20Deporte%20PDFs/Jauregui_Dietas%20Vegetarianas.pdf
  • Fátima Torres Flores; Fernando Mata Ordoñez. 2009. Dieta vegetariana y rendimiento deportivo. Extraído de: https://emasf.webcindario.com/Dieta_vegetariana_y_rendimiento_deportivo.pdf