¿Hay que eliminar los hidratos de nuestra dieta?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 31 enero, 2019
Virginia Duque · 23 mayo, 2018
En muchas dietas, se propone eliminar los hidratos de la alimentación diaria, pero estos también cumplen con una función importante que no podemos obviar

Uno de los primeros pasos que muchos suelen dar al comenzar a entrenar e incluir una buena nutrición en su dieta es eliminar los hidratos de carbono. Hay muchos mitos alrededor de este tema, pero hoy vamos a contarte la verdad. Veamos si hay que eliminar los hidratos de nuestra dieta.

¿Son necesarios los hidratos?

Sí, los hidratos son necesarios para nuestro organismo. Hacen una función primordial en este que tiene que ver con:

  • Energética. Cuando consumimos hidratos estos se usan como reserva energética y producirán la glucosa que podamos necesitar en un momento dado. Esto quiere decir que si consumimos la cantidad adecuada de hidratos, estos se quemarán fácilmente.
  • Ahorran proteínas. Al usar los hidratos como el combustible de nuestro cuerpo cuando se requiere mayor energía, las proteínas se mantienen pudiendo ser usadas para alimentar el músculo por ejemplo.
  • Se necesitan para los tejidos. Gran parte de los hidratos de carbonos se usan para formar tejidos de nuestro organismo que tienen que ver con el sistema nervioso.
La importancia de consumir hidratos de carbono.

  • Ayuda a prevenir los cuerpos cetónicos. Cuando no consumimos carbohidratos, el cuerpo usa la grasa para obtener energía y esto conlleva a que se creen unos desechos conocidos como cetónicos que a la larga pueden producir arritmias cardíacas y osteoporosis entre otras complicaciones. Estos cuerpos cetónicos son imposibles de eliminar por sí solos.
  • La celulosa que se encuentra en los hidratos regula el tránsito intestinal, lo cual es beneficioso para otras muchas cosas como evitar el cáncer de colon por ejemplo.

¿Qué pasa al ‘casi’ eliminar los hidratos de nuestra dieta?

Hay que tener en cuenta que no todos los hidratos son iguales, y que unos pueden perjudicar más nuestra salud que otros, especialmente porque pueden causar obesidad cuando se consumen en exceso.

Si cambiamos los excesos, NO HABLAMOS DE ELIMINAR TODOS LOS HIDRATOS SINO COMERLOS CON MODERACIÓN, el pan, el arroz, las pastas y la harina, y comemos más legumbres, cereales integrales y frutos secos, daremos a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios y obtendremos estos beneficios:

Quemaremos grasa

Como hemos dicho, los hidratos se almacenan para crear una reserva de energía, pero cuando consumimos menos excesos de ellos, el cuerpo comenzará también a quemar grasa, lo cual se verá reflejado en nuestro cuerpo. 

No obstante, ya vimos que esto es un arma de doble filo, pues los cuerpos cetónicos aparecen si solo quemamos grasa. Por eso, hay que encontrar el equilibrio entre las grasas que quemamos y los hidratos que consumimos.

Reducir la grasa en el abdomen se puede lograr mediante el ejercicio y la dieta.

Estarás más saciado

Aunque muchos creen que para perder peso hay que pasar hambre, esto es una gran mentira. La idea está en sentirse saciado comiendo menos. Uno de los motivos por el que queremos comer más es porque nuestros niveles de azúcar bajan debido a alimentos que generan insulina, como sucede con los hidratos de carbono.

Por ello, limitar el consumo de hidratos y aumentar el de grasas saludables puede llevarnos a sentirnos con menos apetito comiendo menos cantidad. Un buen aliado para esto son los frutos secos por ejemplo, que nos aportan ambas cosas y que son un excelente snack para picar entre horas.

Alimentarás tus músculos

Seguro que esta es una de las partes que más te gusta, reducir la cantidad de hidratos y comer más proteínas alimentará tus músculos. Los hidratos no tienen ningún tanto por ciento de proteínas, así que no te ayudarán a ganar masa muscular.

Siempre que hablamos de evitar o eliminar los hidratos nos referimos a los de tipos refinados que vienen de la harina, el azúcar o el almidón. Como hemos visto, los hidratos son necesarios para nuestro organismo, así que hay que reducir la ingesta de los refinados, pero aumentar los que se encuentran en los cereales, los frutos secos, las verduras y las frutas.

Si sigues estos consejos tu organismo marchará como un reloj a la vez que bajas de peso, que al final era tu objetivo, ¿no?