Importancia de los minerales en la dieta de un deportista

Jorge Camon · 21 octubre, 2018
Toda buena dieta tiene que llevar un aporte equilibrado de minerales para preservar nuestra salud, por lo que es bueno conocer los alimentos que podemos y debemos incluir y en qué medida

Como ya sabemos, una alimentación correcta se basa en una dieta variada en la que se deben incluir hidratos de carbono, proteínas, grasas y vitaminas. Pero además, para llevar una correcta nutrición, no podemos olvidarnos de los minerales.

Para empezar, tenemos que describir a los minerales como unos componentes inorgánicos. Esto significa que son elementos que no forman parte de los seres vivos, sino que se encuentran en la naturaleza. Aun así, son indispensables para el organismo, debido a que intervienen en muchas funciones vitales. Conoce las principales:

  • Se trata de componentes estructurales de diferentes órganos y tejidos corporales. Algunos de estos minerales son el fósforo, el calcio, el flúor, el magnesio o el silicio, que forman parte de los dientes.
  • También actúan como componentes de líquidos corporales en forma de electrolitos, además de intervenir en el mantenimiento y conservación de la presión sanguínea y el equilibrio ácido-base de nuestro cuerpo.

Ya hemos comentado que todos los minerales son importantes para el desarrollo de la vida, sin embargo, tenemos que destacar la importancia de los que explicamos a continuación:

Calcio

El calcio es un mineral que se encuentra en el tejido conjuntivo, en los músculos y sobre todo en los huesos. Además, junto con el potasio y el magnesio, forma unos complejos que son esenciales para la circulación de la sangre.

Alimentos para tener los huesos fuertes.

También tiene un papel fundamental en la contracción y relajación de los músculos, algo importantísimo para los deportistas, así como hacer de transmisor químico en los impulsos nerviosos. Se encuentra principalmente en alimentos como las verduras, los frutos secos y los productos lácteos.

Sodio

El sodio es muy importante para el reparto del agua por las diferentes partes del cuerpo. Un nivel de sodio elevado en el organismo, produce un aumento en la presión de las arterias, lo que conocemos comúnmente como hipertensión, lo que provoca retención de líquidos. Por otra parte, un nivel demasiado bajo de sodio provoca náuseas, vómitos, dolores de cabeza y alteraciones visuales.

La fuente principal de este mineral es la sal común, alimento que podemos encontrar de forma natural en la mayoría de los alimentos. Por ello, debemos tener cuidado con la sal que añadimos a los diferentes alimentos como condimentos y comidas preparadas.

Potasio

El potasio, al igual que el sodio, participa en la regulación del agua en el organismo, además de en la contracción del corazón y la transmisión del impulso nervioso. Tener bajos niveles de potasio en el organismo, produce síntomas como el dolor muscular, debilidad, cansancio y astenia. La falta de este mineral puede ser debida a la práctica de un ejercicio intenso, debido a la gran cantidad de sudor que expulsamos.

Variadas recetas de berenjenas.

Lo podemos encontrar en alimentos como las verduras, el brócoli, la berenjena, la coliflor, y en frutas como el aguacate, el plátano, el melocotón, el albaricoque, la ciruela y la cereza.

Fósforo

El fósforo también es un elemento que forma parte de los huesos, aunque también lo podemos encontrar en los lípidos, que son componentes esenciales de la membrana de las diferentes células del organismo y del tejido nervioso. Su concentración en la sangre está directamente relacionada con la concentración de calcio.

Normalmente encontramos este mineral en los mismos alimentos que puede haber calcio, como son los frutos secos, la yema del huevo, el queso y la soja.

Magnesio

El magnesio es beneficioso para la absorción de calcio, además de ser indispensable para el funcionamiento normal del corazón y de los músculos, gracias a que tiene la función de relajarlos una vez que el calcio ha estimulado su contracción. Otra de sus funciones es ayudar a mantener la estructura ósea. El magnesio podemos encontrarlo en alimentos como las avellanas, las almendras, las pipas, los cacahuetes, los piñones, las nueces, los cereales, las legumbres y en diferentes frutas.

Beneficios de las almendras.

Hierro

El hierro es un metal necesario para la síntesis de la hemoglobina, molécula que transporta el oxígeno desde los pulmones hasta los glóbulos rojos, desde donde se traslada a los órganos y los músculos, además de realizar una utilización correcta de la vitamina B. Su déficit produce anemia. Podemos encontrarlo en alimentos como el pescado, el marisco, la carne roja, los cereales, las legumbres, las frutas y los frutos secos.

Garbanzos con bacalao.

En conclusión, hemos visto un gran número de minerales que son indispensables en la dieta de cualquier persona, pero sobre todo para los deportistas, ya que aportan grandes beneficios a nuestro cuerpo, en especial a los músculos.