La nutrición en el golf

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 14 diciembre, 2018
Jorge Camon · 11 octubre, 2018
Tenemos que ser conscientes de que al practicar golf durante unas horas, nuestro cuerpo demanda una gran cantidad de recursos físicos y psicológicos, y es necesario tener unos modelos de nutrición adecuados para mantener altos los niveles de energía durante la práctica del ejercicio físico

Hay mucha gente que no considera el golf como un deporte en el que haya que seguir una dieta en especial, sin embargo, una alimentación adecuada es un componente esencial para llevar una rutina de entrenamiento en este deporte.

A continuación, te damos unos consejos para llevar a cabo una nutrición adecuada en un deporte como el golf.

Mantener las exigencias energéticas

Al igual que en la mayoría de los deportes, se debe consumir energía en forma de hidratos de carbono complejos antes de la realización del ejercicio. Con ello conseguiremos tener una mayor resistencia física en el campo. Según la OMS, se han establecido las siguientes cantidades de macronutrientes en la dieta:

  • Las proteínas deben suponer al menos el 15% del aporte calórico total para nuestro organismo. Además, se recomienda que se consuma preferentemente carnes blancas, pescados blancos, frutos secos y legumbres.
  • En el caso de los hidratos de carbono, deben suponer entre el 55 y el 60% del aporte calórico total. Para conseguirlo, debemos alimentarnos de pan, pasta, arroz, frutas, cereales y tubérculos.
  • Por último, los lípidos y las grasas no deben suponer más del 25% del aporte calórico total. Para evitar que se sobrepasen estos niveles debemos evitar alimentos como la bollería industrial o las comidas rápidas (grasas saturadas) y la mantequilla o la mayonesa (grasas visibles).
Consejos de nutrición en el golf.

Hidratación en el golf

Se trata de otro de los factores importantes para este deporte, ya que como hemos comentado anteriormente, la resistencia es uno de los pilares fundamentales; un torneo puede durar más de seis horas, por lo que hay que mantenerse hidratado.

Además, un error común es esperar a beber agua cuando tenemos sed. Pero esto no es así. Debemos hidratarnos de manera continua para conseguir reponer todos los electrolitos que vamos perdiendo mediante el sudor.

Una de las ventajas del golf respecto a la mayoría de deportes, es que se tienen muchos momentos libres en los que no tienes que golpear para poder llevar una correcta hidratación y consumir algún alimento si es necesario.

Cada hoyo suele durar unos 20 minutos, por lo que podemos aprovechar el final de cada uno para consumir algún tipo de líquido. Lo más recomendable es beber agua, bebidas isotónicas o zumos naturales, ya que nos aportan vitaminas y azúcares; lo que nos ayuda a mantener nuestros niveles de energía y glucosa en sangre.

Mantener los niveles de glucosa estables

Para la realización de este deporte también es muy importante la concentración mental. Por ello, debemos consumir alimentos que aporten a nuestro organismo azúcares que se absorban de una manera rápida; con lo que podremos permanecer más concentrados durante el torneo.

Los alimentos recomendados para el golf son la fruta, los frutos secos, los cereales, chocolate e incluso geles energéticos, además del azúcar presente en las bebidas isotónicas. Una fruta muy adecuada para este deporte es el plátano, debido a que tienen un alto contenido en potasio y nos ayuda a la contracción muscular.

Evitar las digestiones pesadas

Debemos evitar comer grandes cantidades de alimento justo antes de salir al campo, debido a que una digestión pesada nos perjudicará en las reacciones físicas de los movimientos. Además, también nos provocará un aumento de la sudoración y de la temperatura corporal.

Por estas razones, antes de un torneo de golf debemos hacer una comida ligera como puede ser un plato de arroz o ensalada de pasta y acompañarlo con una pieza de fruta anteriormente nombrada.

Evitar el alcohol

El alcohol tiene características diuréticas, lo que puede dar lugar a una deshidratación durante la realización de la actividad física. Además de ayudar a la pérdida de líquidos, también produce una mayor pérdida de vitaminas y minerales esenciales para la práctica de deporte, como el potasio, el fósforo, el calcio o el magnesio.

Otro de los efectos negativos que produce sobre nuestro organismo, es la degradación de proteínas, lo que perjudica a nuestra masa muscular. Por todas estas razones, el alcohol disminuye nuestro rendimiento deportivo, nuestra fuerza y potencia y altera los movimientos normales de nuestro cuerpo.

Además, una vez terminado el torneo tampoco debemos tomar alcohol, ya que no nos ayudará a conseguir una adecuada rehidratación del organismo, algo que es fundamental tras la práctica de cualquier tipo de deporte.

Beneficios de la cerveza sin alcohol.

En conclusión, debemos llevar una adecuada alimentación para la práctica de un deporte como el golf. Además, esta alimentación no debe llevarse solamente cuando nos acerquemos a las fechas de un torneo, sino que debe ser de una manera constante para aumentar nuestro rendimiento deportivo en el campo.