La verdad de los “Superalimentos”, ¿marketing o realidad?

Pilar · 24 octubre, 2018
Conoce el efecto real de los denominados Superalimentos, si son tan beneficiosos como predican o se trata más de una campaña de marketing para incentivar su consumo

Seguro que en los últimos años has escuchado hablar cientos de veces de los ‘superalimentos’. Seguro que también has oído hablar de todos los beneficios que tienen. ¿Es cierto que el consumo de estos productos es tan beneficioso para el organismo? A continuación nos proponemos conocer qué peso tiene el marketing en esta denominación que parece ha llegado para quedarse.

¿Qué son los superalimentos?

No existe una definición estricta para la denominación de ‘Superalimento’. De una manera general se podría decir que se trata de aquellos alimentos que contienen un gran número de propiedades y beneficios. Además, todos ellos tienen en común que no están procesados y son totalmente naturales.

Los superalimentos son sinónimo de dieta sana. Las marcas, los supermercados y la publicidad los han convertido en los protagonistas de cualquier plan de vida saludable. Seguro que has oído hablar de todas sus propiedades y beneficios tanto para la salud en general como para la cura de alguna dolencia o problema de salud en concreto.

La dieta vegetariana en el embarazo.

Nosotros cuestionamos si de verdad son tan milagrosos como las marcas nos quieren hacer creer. Así que nos preguntamos qué porcentaje pertenece a la realidad y cuál a las estrategias de marketing para maximizar las ventas y dar visibilidad a estos productos.

Algunos superalimentos

Son varios los alimentos que componen la lista de los ‘Superalimentos’. A continuación te explicamos cuales son y sus principales propiedades:

  • Aceite de oliva virgen extra. Es el alimento estrella de la dieta mediterránea. Se usa principalmente para freír y aliñar ensaladas. Tiene múltiples beneficios entre los que destacan sus propiedades antioxidantes. Algunas webs llegan a asegurar que ayuda a prevenir ciertos tipos de cáncer.
  • Chocolate negro. De todos los tipos de chocolate, el negro es el más beneficioso ya que es el que menos grasa contiene. Sus propiedades son beneficiosas para la salud del sistema circulatorio.
  • Semillas de chía. Se han popularizado en los últimos años por sus grandes beneficios tales como su contenido en Omega 3, fibra o cómo contribuyen a la pérdida de peso. Además, son depurativas y beneficiosas para el dolor articular.
  • Bayas de goji. Son uno de los ‘Superalimentos’ más conocidos aunque hasta hace unos años apenas eran consumidos. Entre sus propiedades destacan la prevención del cáncer, la ralentización del envejecimiento o la mejora de la salud ocular.
Alimentos ricos en grasas.

Estos son solo algunos de los ‘Superalimentos’ que podemos encontrar en el supermercado. La realidad es que cada vez son más los productos que se denominan de esta forma y que supuestamente gozan de gran cantidad de propiedades. 

¿De verdad son tan beneficiosos?

Viendo las propiedades de algunos de estos superalimentos podríamos calificarlos de milagrosos. Que un solo alimento contenga en su interior tantos nutrientes y beneficios es un poco sospechoso, al igual que con tal solo tomarlos de forma habitual nuestro cuerpo obtenga tantos beneficios.

Es cierto que los denominados ‘Superalimentos’ son productos muy saludables y totalmente recomendados en nuestro día a día. Lo que no es tan cierto es que contengan tantísimas propiedades ni que sean capaces de remediar ciertos problemas de salud.

No es posible que la ingesta de un alimento por sí solo repercuta en nuestro organismo de una forma tan potente. De algunos superalimentos se ha llegado a exageraciones tales como que previenen el cáncer u otras enfermedades graves. 

Hay que utilizar el sentido común para saber hasta qué punto un alimento es beneficioso. Es importante saber marcar la línea entre las propiedades y los milagros. Si se trata de una enfermedad crónica o grave un alimento no la va a curar por sí solo.

Para esos casos están los médicos, que son los verdaderos profesionales de la salud, y solo ellos te dirán que es lo que debes hacer para mejorar tu salud o prevenir enfermedades. No hay que pensar que estos alimentos son un sustitutivo a la medicación porque sería un error garrafal.

La alimentación es fundamental para gozar de una buena salud pero hay que ser conscientes que existen ciertos límites. Los milagros no existen y por lo tanto los alimentos no pueden curar o mejorar la salud de una forma tan drástica como muchas marcas nos quieren hacer creer.

La conclusión es clara: los superalimentos cuentan con un gran número de propiedades y su consumo está más que recomendado. De todos modos debes saber que un alimento por sí solo nunca va a lograr cambios en el organismo tan potentes como los que en muchos casos se aseguran.