Los ácidos grasos y el deporte

Francisco María García · 25 octubre, 2018
Sin embargo, algunos tipos de grasas no solo traen consigo beneficios para la salud en general, sino que también son necesarias para el buen funcionamiento del organismo, especialmente cuando se realiza algún tipo de actividad física

En muchas ocasiones los ácidos grasos y el deporte han sido palabras consideradas antagónicas. La razón es que muchas personas consideran a las grasas férreas enemigas del ejercicio, dieta sana y bienestar general, pero no tiene por qué ser así.

La importante relación entre los ácidos grasos y el deporte 

Los ácidos grasos y el deporte son elementos que deben tener una estrecha relación. La razón para ello radica en que los ácidos grasos proporcionan el combustible que el cuerpo necesita para enfrentar los retos que se presentan en el día a día.

Se trata de nutrientes muy recomendados para rendir más ante una extenuante sesión de entrenamiento, ya que estos ácidos favorecen la captación de oxígeno. De hecho, algunos tipos de grasas son tan o más importantes para el deportista que incluso las proteínas.

Los ácidos grasos considerados como esenciales cumplen una función importante de protección del sistema cardiovascular e inmune. Además, son sumamente importantes para regular las funciones hormonales y reproductoras; así como también para mejorar la respiración y mejorar la salud de las células del organismo.

Tipos de grasas 

Las grasas son importantes y necesarias para mantener una dieta saludable y balanceada. Sin embargo, es fundamental diferenciar las grasas buenas de las malas para poder reducir el consumo de las perjudiciales.

Grasas saludables para ganar masa muscular.

En efecto, las grasas de origen vegetal y animal, pese a tener el mismo aporte calórico tienen diferencias importantes en sus características fisiológicas.

Es importante determinar las diferencias entre los diferentes tipos de grasas y así poder seleccionar aquellas que realmente van a contribuir al aporte energético del cuerpo. En este sentido,  las grasas pueden dividirse en dos grandes grupos: saturadas e insaturadas.

  • Las grasas saturadas son aquellas perjudiciales para la salud en general. El consumo regular de las mismas se encuentra asociado a un aumento del colesterol malo (LDL). También aumentan las probabilidades de desarrollar problemas cardíacos y algunos tipos de cáncer; de ahí que su consumo deba ser moderado.
  • Por otra parte, las grasas insaturadas son las que pertenecen al grupo bueno. Al contrario de las anteriores, el consumo regular trae beneficios a la salud, tales como: control de los niveles de colesterol (aumenta los niveles de colesterol HDL, denominado como el bueno), mayor energía y prevención de enfermedades. Cabe destacar que las grasas insaturadas también pueden ser monoinsaturadas y poliinsaturadas.

Alimentos ricos en ácidos grasos buenos para el organismo

Pescados

Los pescados, especialmente los azules, son uno de los alimentos más ricos en grasa insaturada. De hecho, el ácido graso ampliamente conocido como omega-3 se encuentra presenta en grandes cantidades en este alimento. Es importante recordar que el omega-3 es un excelente aliado para controlar los niveles de colesterol malo en la sangre.

Beneficios del Omega 3.
Sardinas, salmón, arenques o atún, entre otros pescados azules, son fuente de omega 3.

Aceite de oliva extra virgen

El aceite de olive se constituye como uno de los alimentos claves en la saludable dieta mediterránea. Puede ser utilizado de formas muy variadas, pero es particularmente ideal para aderezar platos y ensaladas.

El aceite de oliva es un maravilloso aliado para prevenir enfermedades cardíacas. Además, contiene altos niveles de vitamina E y fitoesteroles, los cuales también ayudan a controlar los niveles de colesterol. Hay que tener en cuenta que debemos evitar consumirlo en fritos.

Aceite de girasol

Otro ingrediente esencial que no puede faltar en la cocina es el aceite de girasol. Éste está elaborado a base de ácidos grasos poliinsaturados, los cuales ayudan a reducir no solo el colesterol sino también los triglicéridos. Tiene además el efecto positivo de que reduce la formación de coágulos en la sangre.

Frutos secos

Los frutos secos también constituyen el otro grupo de alimentos que contienen ácidos grasos saludables. Su consumo, siempre y cuando sea bajo en sal, es ampliamente recomendado por especialistas en el área de la nutrición.

Los frutos secos son, además, ideales para tomar un snack saludable que baje los niveles de ansiedad o para combinarlos en ensaladas y otras comidas ligeras.

Los ácidos grasos y el deporte siempre deberían mantener una buena relación. Lo más importante es aprender a diferenciar los tipos de grasas y consumir de forma regular las buenas y de forma moderada o esporádica las malas.

Es importante no ver con malos ojos el tema de las grasas, puesto que son necesarias para que el cuerpo pueda desarrollarse de forma saludable y muy especialmente cuando se realizar fuertes sesiones de entrenamiento.