Los mejores desayunos para después de los 40

Francisco María García 8 junio, 2018
Cuando alcanzamos cierta madurez física debemos estar atentos a problemas de presión y colesterol alto, entre otros factores, por lo que hay que cuidar en mayor medida lo que comemos

A medida que cumplimos años, el cuerpo necesita cuidados especiales al pasar la cuarta década de vida. Igual que pasa en muchos otros momentos de nuestra vida, es muy importante contar con una alimentación balanceada.

¿Cuáles son los mejores desayunos para después de los 40? Las respuestas tienen que ver con la nutrición, la digestión y las necesidades de cada organismo.

Hábitos saludables y enfermedades para prevenir después de los 40

El cuerpo humano es un sistema complejo donde todo está, en mayor o menor medida, interconectado. Las articulaciones, el sistema inmune, los órganos vitales, la vista, la piel, todo ello comienza su desgaste con el paso de los años.

Qué desayunar después de los 40.

Incluso cáncer y los problemas cardiovasculares elevan su riesgo de aparición a partir de los 40 y 50 años. No sólo la alimentación es un elemento a cuidar, sino también factores como un medio ambiente cada vez más contaminado. El modo de prevención incluye, por tanto, una dieta saludable, ejercicios y una vida armoniosa.

Alimentación saludable para después de los 40

La dieta saludable depende de la edad y del estilo de vida. A partir de los cuarenta años, no se trata sólo de obtener fuentes de energía, sino de prevenir enfermedades.

También el metabolismo lento es otra de las situaciones que aparecen con los años. Los cambios hormonales producen modificaciones en el organismo que hay que atender.

Uno de los objetivos a conseguir es el equilibrio de la azúcar en la sangre. Por lo tanto, bajar el consumo de azúcar tiene que acompañarse con una reducción en la cantidad de grasas. En el caso de las mujeres, la retención de líquidos que surge por sus cambios hormonales, aconseja disminuir la ingesta de sal y carbohidratos refinados.

Preparar los mejores desayunos para después de los 40

Tanto hombres como mujeres deben cuidar su dieta después de los 40. El primer alimento del día da una buena oportunidad para reforzar los buenos hábitos alimenticios. Los cereales y frutos secos serán grandes aliados un desayuno muy saludable.

Los efectos de la fibra en el deporte.

La avena proporciona fibra soluble, que se traduce en una disminución de los niveles de colesterol. Cabe recordar, además, que sus antioxidantes reducen la posibilidad de contraer arteriosclerosis. En cuanto a los frutos secos, las almendras y las nueces son fuentes de salud insuperables.

Los mejores desayunos para después de los 40 pueden incluir infusiones de hierbas medicinales y de rodajas de jengibre. Siguiendo en la línea de las bebidas, conviene sustituir el azúcar por endulzantes naturales.

Las leches animales también pueden cambiarse por productos de ámbito vegetal: la leche de almendra o la de soja reducen el colesterol y tienen un delicioso sabor.

También hay algunas frutas especialmente recomendadas para cuidar la salud después de los 40. Los frutos rojos pueden incorporarse al natural o en mermeladas reducidas en calorías; tas frambuesas son excelentes diuréticos naturales. También se recomienda el consumo de semillas, ya sea solas, en panes o ensaladas.

Posibles opciones para cada día

Las mujeres y hombres de más de 40 necesitan entre 2 000 y 3 000 calorías diarias, como mínimo y dependiendo de sus características personales. La importancia del desayuno está en que aporta la posibilidad de incorporar alimentos ricos en hidratos de carbono, vitaminas, minerales y fibra. De esa forma, se regula el apetito con una mayor sensación de saciedad.

Dentro de los mejores desayunos para después de los 40 hay una gran variedad de productos muy saludables. Se puede incluir una taza de café con leche, un yogur, un exprimido de naranja y dos o tres rodajas de pan tostado con mermelada y mantequilla.

La ensalada de frutas es otra opción muy nutritiva, sobre todo acompañada de queso de untar y una infusión o un té. Por supuesto, los cereales son componentes muy positivos nutricionalmente, en los desayunos diarios.

Algunos especialistas recomiendan esperar una hora para desayunar. Se dice que, pasado ese tiempo, el metabolismo recibirá mejor los nutrientes. Una posibilidad es realizar ejercicios suaves como el yoga, darse una ducha y recién después acceder al alimento. En todo caso, lo ideal es ingerir abundante agua, sobre todo en las primeras horas del día.

Te puede gustar