Cómo afecta a tu estado de ánimo la dieta vegana

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el fisioterapeuta Abel Verdejo el 21 marzo, 2019
Francisco María García · 21 marzo, 2019
Aunque el veganismo está entre las últimas tendencias en lo que a alimentación se refiere, es necesario atender ciertas pautas importantes. Se trata de evitar algunos riesgos para que esto no afecte nuestra calidad de vida.

El veganismo está de moda y cada vez más. El eje de esta nueva forma de alimentación, denominada dieta vegana, es la premisa de llevar una dieta sin ningún alimento de origen animal.

Junto a los beneficios saludables y a la conciencia por los derechos de los animales, están la tendencia y la moda. En internet hay páginas web enteras dedicadas al tema, foros especializados, y no olvidemos las redes sociales. Instagram, Facebook y otras plataformas son el espacio ideal para que el veganismo se extienda.

Beneficios de la dieta vegana para la salud

A continuación, veremos algunas razones que justifican el éxito de la dieta vegana:

¿Mejora del sueño?

El consumo de vitaminas y minerales fomenta el sueño más regulado y un mayor descanso. Minerales como el calcio y el magnesio nos ayudan a que el ciclo de sueño sea constante y de calidad. Ambos tipos de nutrientes se pueden encontrar en un buen número de vegetales.

Disminución del estrés

Cuando estamos estresados, se produce una alteración de los llamados ‘radicales libres’. Precisamente, esta situación se puede prevenir mediante los antioxidantes que se localizan en algunas vitaminas, como la C, E o la A.

Además de la reducción del estrés, con una dieta vegana conseguimos beneficios inherentes a la presión arterial alta, el control del peso y el nivel de colesterol.

Ayuda contra la depresión

¿Son más felices las personas que siguen una dieta vegana que las que comen carne? Realmente, la alimentación vegana incide en el nivel de hidratos de carbono complejos, lo que incrementa la serotonina en el cerebro. Es esta una sustancia responsable del equilibrio mental y la prevención de la depresión.

La dieta vegana conlleva varios beneficios para el organismo.

Por otra parte, los ácidos grasos que contienen los productos cárnicos, como es el caso del ácido araquidónico, también suben el riesgo de patologías depresivas.

Un mejor estado de salud general

La dieta vegana está llena de vitaminas; se trata de nutrientes que ayudan a combatir muchas enfermedades. Es el caso de la vitamina C, que facilita la producción de anticuerpos en el organismo. Por lo tanto, con esta alimentación adquirimos importantes refuerzos para el sistema inmunitario.

Iniciar una dieta vegana demanda asesoramiento

Cuando comenzamos una dieta vegana, es fundamental asesorarse e informarse bien primero. Realmente, no apreciaremos cambios inmediatos en nuestro cuerpo porque dejemos de comer carne.

Para pasarse al vegetarianismo o a la alimentación vegana, no solo se trata de eliminar alimentos con proteínas necesarias. Se debe sustituir este tipo de proteínas esenciales por otras, y eso nos lo planificará un profesional.

Hay que recordar que una dieta vegana mal planteada puede ser el origen déficits alimenticios y de una falta de nutrientes muy perjudicial para el cuerpo. Esto, a la larga, conlleva el riesgo de generar más de un problema para nuestra salud.

El control del peso en la dieta vegana

En realidad, cuando se pierde peso de forma rápida con una dieta vegana es porque se está comiendo menos de lo necesario. Esto no es saludable, porque al cuerpo le faltarán estos nutrientes que necesita.

También puede suceder lo contrario. Es decir, que se sustituya la carne, los huevos y el pescado por productos cien por cien de origen vegetal y se gane peso. Son muchas las razones por las que esto ocurre: un mayor consumo de alimento, salsas con mayor porcentaje graso, etc.

Con una dieta vegana poco equilibrada, se suele dar el caso de veganos obesos. Para conseguir un aporte de proteínas similares a las de la carne o el pescado, es necesario la proteína vegetal. Esto debe combinarse con la práctica de ejercicio regular; entre otras cosas, para compensar la pérdida de masa muscular.

Algunas consecuencias de la dieta vegana

Una mala planificación, la elección incorrecta de los alimentos o el exceso en el consumo de productos de origen vegetal puede tener estas consecuencias negativas:

Agotamiento o cansancio

La ausencia de vitamina B12, presente en la carne y el pescado, puede originar una mayor sensación de cansancio muscular. Sin embargo, el cansancio puede venir también por muchas otras causas, y no hay que asociarlo necesariamente a la dieta vegana.

Por la falta de nutrientes, la dieta vegana puede generar una sensación de cansancio.

Sensación de hinchazón

El exceso de legumbres y otros alimentos de origen vegetal puede generar la sensación de hinchazón en muchas personas. Con ello, se da también la aparición de la aerofagia, que es una ingestión de aire que causa flatulencias y otros malestares.

Problemas con las excreciones

Aunque no lo parezca, el abuso de productos vegetales origina problemas a la hora de ir al baño. La adaptación del cuerpo a una mayor ingesta de vegetales y minerales producirá el aumento de la absorción y una bajada de la excreción.

Para concluir, la dieta vegana es un tipo de alimentación que fácilmente generará riesgos importantes en nuestro organismo. Por lo tanto, se hace imprescindible un control y una buena planificación.

  • María Teresa Comas Zamora; Julio Basulto Marset. 2015. Dieta vegana equilibrada: de la teoría a la práctica. Extraído de: https://unionvegetariana.org/wp-content/uploads/2017/08/dieta_vegetariana_equilibrada.pdf
  • Montse Mulé. 2017. Claves para llevar una dieta vegana. Extraído de: https://www.buenoyvegano.com/wp-content/uploads/2017/05/buenoyvegano_junio_17.pdf