Conoce los pasos esenciales para una buena nutrición

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 3 enero, 2019
Pilar · 6 enero, 2019
La alimentación es un factor primordial para el buen funcionamiento del organismo. Con estos pasos y recomendaciones, lograrás una buena salud y alcanzar tus objetivos deportivos.

Una buena nutrición es fundamental e imprescindible para gozar de buena salud. Además, la alimentación y el deporte van de la mano: sin una alimentación correcta, es imposible alcanzar los objetivos deseados. En este artículo, te explicamos cómo debe ser un plan de nutrición saludable paso a paso.

6 claves para una buena nutrición

1. Desayuno completo

¿Cuántas veces has escuchado hablar acerca de la importancia del desayuno? La realidad es que todos sabemos que es la comida más importante del día, aunque al mismo tiempo muchas personas no desayunan o lo hacen de forma poco saludable.

El desayuno es la primera comida del día y, por lo tanto, la que nos tiene que proporcionar energía para poder trabajar y realizar nuestras obligaciones hasta la hora del almuerzo.

Además, hay que tener en cuenta que, cuando nos levantamos, llevamos al menos 8 horas sin haber consumido ningún alimento. Entonces, necesitamos comer de forma contundente.

Un ejemplo de desayuno completo consistiría en un zumo natural, un café y una tostada. Las opciones son tan variadas que es imposible aburrirse; lo mejor de todo es que lo puedes elaborar en apenas 5 minutos.

2. Limita el azúcar

El azúcar se ha convertido en una verdadera plaga en el mundo de la alimentación. Prácticamente todos los alimentos lo contienen y, como consecuencia, los casos de diabetes y sobrepeso son cada vez mayores.

Nuestro consejo es que limites el azúcar y lo tomes siempre de la forma más natural posible. Un buen ejemplo es a través de la fruta o de los hidratos de carbono saludables.

Asimismo, restringe el consumo de bollería industrial, comida rápida y refrescos porque son alimentos con un alto contenido en azúcar y grasas trans. Además, debes tener especial cuidado al alimentar a tus hijos, puesto que estos alimentos gozan de gran popularidad entre los más jóvenes.

Mujer echa azúcar al café.

3. Comienza a ingerir fibra

La fibra es fundamental para el correcto funcionamiento del sistema digestivo y para el tránsito intestinal. Empezar a tomar alimentos ricos en fibra es muy sencillo, ya que tan solo debes sustituir el pan, las galletas del desayuno, la pasta o el arroz por su versión integral.

La diferencia se encuentra en que las opciones integrales conservan el grano entero; de ahí su característico tono marrón. En apenas unos días, notarás como las digestiones pesadas y lentas y los problemas como el estreñimiento desaparecen.

4. Toma frutas o verduras en todas las comidas

Los expertos coinciden en que hay que realizar cinco comidas al día. Esta es la mejor forma de regular la sensación de apetito y de sentirnos con energía a lo largo de toda la jornada. Es importante que, en cada una de estas comidas que realicemos, se encuentren presentes las frutas, las verduras o ambos.

Quizás en un primer momento te parezca complicado, pero en realidad es muy sencillo. Basta con tomar ensalada a la hora de cenar, verdura como primer plato al mediodía, un zumo para desayunar y una pieza de fruta para almorzar y merendar.

Se trata de alimentos muy variados y versátiles en la cocina; por ello, es muy fácil incorporarlos a cada una de las comidas. Además, hay tantas opciones que es imposible no encontrar una que nos agrade. De este modo, lograremos tomar una cantidad importante de vitaminas y minerales, entre otros nutrientes.

5. Elige grasas saludables

Las grasas son fundamentales para el correcto funcionamiento del organismo. Debes tener en cuenta que no todas son iguales y que provocan efectos muy diferentes en el cuerpo. Es por ello que hay que tomar siempre las más saludables.

Dentro de este grupo, encontramos el aceite de oliva, pescados como el salmón, los frutos secos, el aguacate o las semillas de girasol. Este tipo de alimentos no solo proporcionan grasas saludables, sino que también contienen una gran cantidad de nutrientes muy beneficiosos.

Demasiados alimentos altos en grasa añaden calorías a tu dieta.

6. Restringe el consumo de salsas

En muchos casos, elaboramos recetas saludables y acabamos tomando auténticas bombas calóricas. Las culpables de esta situación suelen ser las salsas industriales, que añadimos con frecuencia a ensaladas y platos de pasta.

La mejor recomendación es que dejes de comprar este tipo de salsas. Si analizas su contenido nutricional, podrás comprobar que se trata de alimentos que no aportan ningún beneficio al organismo. Además, contienen una cantidad desorbitada de grasas saturadas, azúcares añadidos y sal.

Si te gustan las salsas, no tienes porqué renunciar a ellas. En este artículo podrás encontrar varias recetas de salsas totalmente caseras y muy fáciles de elaborar. Comprobarás que se puede seguir disfrutando de ellas al mismo tiempo que cuidas tu alimentación.

En definitiva, conseguir una buena nutrición es sencillo y viable con tan solo seguir algunos pasos. Tan solo es cuestión de ser conscientes de los ingredientes que ingerimos y los hábitos poco saludables que adoptamos.

  • H. Amparo. (2013). Alimentacion Saludable. Alimentacion Saludable, 140. https://doi.org/10.1016/j.nbd.2011.09.008
  • OMS. (2012). OMS | Alimentación sana. Alimentacion Sana. https://doi.org/10.3746/jkfn.2014.43.11.1642